¿Cuánto vale una medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020? Muchísimo menos de lo que imaginas

Rafael Nadal y Mark López mordiendo sus medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 2016.
Rafael Nadal y Mark López mordiendo sus medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 2016.
Getty
  • Las medallas de oro de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (o 2021 según se mire) valen menos de lo que imaginas. El motivo detrás de su "bajo" precio es muy, muy práctico.
  • Independientemente del precio objetivo y real de estas medallas, algunos deportistas olímpicas las han acabado vendiendo a precios elevados gracias a su carga simbólica.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cuánto vale una medalla de oro los Juegos Olímpicos? Si preguntas a los deportistas de élite que participan en los Juegos de Tokio 2020 (o 2021, según se mire), seguramente la respuesta será "incalculable" debido a toda la carga emocional y a todo el esfuerzo que representa el poder llevar una. Pero a efectos más prácticos se le puede poner precio. Y queda muy por debajo de todo lo que simbólicamente abanderan.

Para empezar, un poquito de historia que nunca va mal para ganar un quesito en el Trivial. Las medallas no siempre han sido de oro. En la primera edición moderna de los Juegos Olímpicos, que se celebró en 1896, a los deportistas que quedaron primero se les dieron medallas de plata y a los segundos de bronce. Luego, en la siguiente edición, en 1990, se produjo un cambio radical y se ofrecieron trofeos y copas en lugar de medallas.

Las medallas de oro, plata y bronce que tanto te suenan no debutaron completamente hasta 1904. Durante unas pocas ediciones, las medallas para los primeros eran de oro macizo. Pero a partir de 1912, y hasta el presente, las medallas actuales son en realidad de plata con cobertura de oro.

¿Cuál fue el motivo de este cambio? Seguro que ya has pensado algunas razones obvias. La primera es su precio: ten en cuenta que una medalla olímpica mide alrededor de 60 milímetros de diámetro y unos 3 milímetros de grosor. Eso equivale a unos 8.482 milímetros cúbicos de oro que hoy en día podrían costar 7.200 euros. 

Pero hay otro motivo: el oro es mucho más frágil y maleable que la plata, así que las medallas 100% de oro se acababan deteriorando con demasiada facilidad. No era justo que duraran menos que las de plata o bronce.

Y así se llega a la realidad actual, donde las medallas de oro en realidad es plata con una capa adicional. En concreto, según apunta Mental Floss, las medallas de oro para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, creadas por el diseñador Junichi Kawanishi, consisten en 6 gramos de oro que cubren cerca de 550 gramos de plata.

A partir de aquí, es difícil calcular un precio exacto porque este dependerá del precio del oro y de la plata, y estos fluctúan a cada momento. En general, si quieres quedar como alguien que sabe cosas curiosas, puedes decir que cuestan alrededor de 680 euros y no estarás mintiendo.

Y si quieres ser más exacto, puedes explicar que, según CNBC, el 23 de julio a las 6 de la tarde una medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 costaba exactamente 694,84 euros. 

A modo de anécdota, el precio se ha incrementado con respecto a las medallas de oro de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018. En aquel entonces, tanto el precio del oro como el de la plata eran muchos más bajos. Como resultado una medalla, en el día de la ceremonia de los Juegos de 2018, costaba 470,29 euros.

Las medallas de Tokio
AP

Ahora bien, este es el valor objetivo y práctico de una medalla de oro. Si la aislaras de todo su contexto, en un mundo teórico podrías comprarla por ese precio tan módico. En el mundo real la cosa cambia.

La realidad es que muchos campeones olímpicos han acabado vendiendo sus medallas de oro por mucho más que 680-470 euros. Y es que simbólicamente pesan más que 6 gramos de oro.

Por ejemplo, Mark Wells, miembro del equipo de hockey de Estados Unidos de los Juegos de 1980, vendió la suya a un coleccionista privado por 263.600 euros en 2010. Su compañero de equipo, Mark Pavelich, vendió la suya por 222.800 euros 4 años después. Mientras tanto, en 2013 se vendió una de las medallas de oro de Jesse Owens (atleta que consiguió 4 en los Juegos de Berlín 1936) por 1,25 millones de euros.

Como apunte final, puede que en algún momento de la retransmisión de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 te hayas preguntado por qué los campeones olímpicos muerden sus medallas.

Intenta adivinarlo antes de descubrir la respuesta. ¿Es quizás una tradición que viene de cuando las medallas sí eran de oro? ¿Es puro gesto juguetón de los deportistas?

Ni una cosa ni la otra: el motivo por el que los deportistas muerden sus medallas es simplemente porque lo piden los fotógrafos.

"Se ha convertido en una obsesión", explica para CNN David Wallechinsky, presidente de la Sociedad Internacional de Historiadores Olímpicos. "Lo hacen porque es una pose icónica y llamativa que venderá portadas. No es algo que los deportistas harían por iniciativa propia si pudieran elegir".

Es una obsesión que a más de una mandíbula le ha salido cara. Por ejemplo, David Möller, deportista alemán que obtuvo medalla de plata en Vancouver 2010, se acabó rompiendo un diente al realizar esta pose tan vista peor por lo visto aun atrayente.

Otros artículos interesantes:

Cómo ver gratis los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en tu móvil, tablet u ordenador

Por primera vez en la historia, existirán unos juegos olímpicos de eSports organizados por el COI

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se posponen a 2021 debido a la pandemia de coronavirus

Te recomendamos

Y además