Un experto en salud pública explica la diferencia entre las pruebas rápidas de COVID-19 y sostiene que habría que someterse a test cada tres días

BI
  • Las pruebas rápidas de detección de antígenos se han convertido en un elemento fundamental para detener la propagación del coronavirus, pero algunos expertos han cuestionado su precisión.
  • Iain Buchan, un destacado profesor de salud pública, ha hablado con Business Insider sobre las diferencias entre las pruebas rápidas y las pruebas de PCR "de referencia".
  • Afirma que las pruebas rápidas de antígenos son una herramienta valiosa para reducir la propagación del coronavirus, especialmente cuando se utilizan con frecuencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Las pruebas rápidas de antígenos de COVID-19, que dan resultados en media hora o menos, se han convertido en un elemento central de la lucha contra el coronavirus, pero algunos expertos cuestionan su precisión.

El pasado domingo, el Gobierno del Reino Unido incrementó las pruebas rápidas de antígenos, que permiten detectar la presencia actual del virus en el sistema, mediante un plan que permite a las empresas realizar pruebas periódicas a los trabajadores aunque no presenten síntomas. La idea es identificar a las personas que no son conscientes de que son infecciosas, para poder aislarlas, y evitar que el virus se propague.

En Estados Unidos, la administración del presidente Donald Trump confió en las pruebas rápidas de antígenos, y los estadounidenses pueden obtener la prueba en algunas farmacias. El consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos, dijo en abril que Amazon estaba trabajando en la construcción de su propio laboratorio de test para que la empresa pueda hacer pruebas a sus empleados, incluso a los que no tienen síntomas. El presidente Joe Biden ha dicho que aumentará el uso de estas pruebas en su estrategia de COVID-19. 

Reactivar la vacunación, combatir la tercera ola y conseguir una gestión más transparente: 9 desafíos a los que se enfrenta Carolina Darias, nueva ministra de Sanidad

¿Qué es una prueba rápida de antígenos, a diferencia de una prueba PCR?

Una prueba rápida de antígenos, también llamada prueba de flujo lateral, da resultados en unos 15 a 30 minutos. Funciona detectando fragmentos del material genético del virus. Es diferente a las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que se envían a un laboratorio para detectar las partículas del virus, y se consideran el estándar de oro. Ambas pruebas requieren la realización de un frotis nasal.

Los expertos han planteado dudas sobre la precisión de las pruebas rápidas de antígenos en personas asintomáticas. 

Un ensayo piloto de pruebas masivas realizado en Liverpool reveló que las pruebas de antígenos de Innova, unas de las más utilizadas en el Reino Unido, detectó el 40% de las personas que no presentaban síntomas. Los científicos de Birmingham probaron el mismo dispositivo en estudiantes sin síntomas, y al parecer solo detectaron el 3% de los casos positivos en comparación con la PCR. 

En Estados Unidos, el test de antígenos de Abbott detectó el 64,2% de las personas con síntomas, pero el 35,8% sin ellos.

Moderna está desarrollando una versión mejorada de su vacuna para combatir la cepa sudafricana

John Deeks, catedrático de bioestadística de la Universidad de Birmingham, afirmó en una declaración al Science Media Centre que las pruebas rápidas de antígenos deberían someterse a pruebas rigurosas para cada propósito diferente, como si se tratara de un nuevo medicamento, antes de que se realicen pruebas masivas. 

Iain Buchan, profesor clínico de Informática de Salud Pública de la Universidad de Liverpool, que participó en el proyecto piloto de Liverpool, explica a Business Insider la diferencia entre las pruebas rápidas de COVID-19 y las de PCR, y por qué cree que la gente debería hacerse la prueba dos veces por semana.

Iain Buchan, profesor clínico de Informática de Salud Pública en la Universidad de Liverpool.

Iain Buchan.

Las preguntas y respuestas han sido ligeramente editadas para mayor claridad.

Dra. Catherine Schuster Bruce: ¿Cuál es la diferencia entre la PCR y las pruebas rápidas de antígenos?

Profesor Iain Buchan: Los test de antígenos tienen un papel diferente al de la PCR. Con esta prueba, se obtienen resultados rápidos. El test llega a la gente, en lugar de que la gente vaya a hacerse la prueba. 

Hay suficiente evidencia biológica de que se trata de una prueba útil de infecciosidad.

La PCR detecta si te has infectado.

¿Cuál es el papel de las pruebas rápidas masivas de antígenos?

Las medidas de salud pública tienen que ser capaces de identificar rápidamente a los que tienen el virus y son infecciosos, para que las personas infectadas puedan autoaislarse rápidamente [durante al menos 10 días], y los contactos cercanos también se autoaíslen rápidamente.

¿Importa la marca del test?

La tecnología subyacente es prácticamente la misma. No quiero hacer comentarios sobre marcas concretas.

¿Por qué los diferentes estudios con test similares parecen ofrecer conclusiones diferentes?

No hay una prueba mágica que sea 100% precisa, pero el test de antígenos es una prueba de salud pública útil, que detecta al menos dos tercios de los que podrían transmitir el virus, y probablemente más del 80% de los que tienen más probabilidades de transmitirlo. Los resultados son consistentes en todos los estudios si se tienen en cuenta las diferencias entre los laboratorios y la fase de la epidemia en la que se realizó el estudio.

La información es confusa porque los estudios comparan contra las pruebas de PCR positivas, en lugar de cómo de infeccioso es alguien.

No se pueden comparar los resultados de las pruebas. La PCR es exquisitamente sensible para detectar a las personas que han tenido coronavirus, pero en el mejor de los casos tiene un 40% de sensibilidad para detectar a las personas infectadas con coronavirus [lo que significa que detecta el 40% de las personas que realmente tienen coronavirus].

España sumará más dosis a la campaña de vacunación: estas son las vacunas que podrían ser aprobadas antes de verano

Es bien sabido que la PCR detecta fragmentos de ARN [virus] no viables, así como virus viables, lo que significa que una gran proporción de personas que dan positivo en la prueba de PCR ya no serán infecciosas. 

Esto significa que las personas podrían aislarse de forma inadecuada.  

Además, las pruebas dependen de la prevalencia de fondo: cuantas más personas tengan el virus, más sensible será la prueba.

Para entender lo que está sucediendo en la población en general, podría ser útil tener los resultados de la prueba PCR en personas con síntomas y los resultados del test de antígenos en tantas personas como sea posible sin síntomas. Esto proporciona un sistema de alerta temprana de lo que está ocurriendo con la transmisión del virus en la comunidad.

Los científicos de Oxford preparan versiones de su vacuna para combatir las variantes emergentes

¿Cree que tenemos suficientes pruebas para extender las pruebas de antígenos a gran escala? 

Hay suficientes pruebas biológicas de que es una prueba útil de infecciosidad.

Pero no son solo las pruebas biológicas, sino las conductuales y las sistémicas las que necesitamos. No se trata de una prueba única para todos. 

Se trata de una gestión y una aplicación de buena calidad, no solo de una ciencia a distancia.

Hay que implementar los test, comprender la comunidad local y el contexto en el que se utiliza la prueba. Y eso se debe a una buena práctica de salud pública. 

¿Con qué frecuencia debemos hacer pruebas a la gente?

Si yo dirigiera un negocio y quisiera proteger a los clientes y a los trabajadores, animaría al personal a hacerse las pruebas al menos dos veces por semana. Las pruebas cada tres días son valiosas.

Creo que deberíamos "hacer la prueba antes de ir" a los lugares de trabajo donde se producen la mayoría de las reuniones. Y en lugares como los supermercados. Los trabajadores de los supermercados se beneficiarán de la protección del cliente y de la comunidad local. 

¿Podría hacer que las personas que obtienen un resultado negativo sean imprudentes?

Podemos aprender eso de los lugares donde las pruebas se aplican por primera vez a un gran número de personas: ¿cuáles son los efectos en el comportamiento de obtener un resultado negativo? 

Pero no se trata solo del resultado negativo de la prueba. Se trata de toda la comunicación que lo acompaña. Los mensajes del centro de diagnóstico, del lugar de trabajo, de los compañeros de la comunidad local, de la publicidad, del ayuntamiento, del gobierno...

Así avanza la mayor campaña de vacunación de la historia mundial: de la celeridad israelí a los problemas para alcanzar el ritmo deseado en España

Es toda esa comunicación envolvente que afecta a lo que alguien hace cuando se somete al test. Creo que eso es importante. Y está cambiando todo el tiempo porque las circunstancias cambian. 

Como con cualquier programa [de salud pública], es complicado hacerlo bien. Hay que probar estas cosas antes de ampliarlas. Y las buenas prácticas de salud pública demuestran que hay que seguir escuchando a las comunidades. Hay que seguir observando lo que ocurre cuando se despliega una intervención de salud pública.

¿Qué le diría a alguien que estuviera preocupado por la falsa seguridad que podrían dar las pruebas?

Le diría que se fijara en los hechos, y no en las opiniones. Ahora hay evidencia que demuestra que se trata de una prueba realmente útil. Si quieres apoyar a tu comunidad, las pruebas regulares —dos veces por semana— supondrán una contribución realmente valiosa para todas las personas que te rodean. 

Pero no dejes de hacer otras cosas como la higiene de manos y el distanciamiento social.

Esto significará que se podrán abrir los pueblos y ciudades antes.

Son solo una herramienta más para que todo el mundo esté más seguro, no un sustituto de otras buenas prácticas de salud pública.

LEER TAMBIÉN: Alemania desaconseja ahora la vacuna de AstraZeneca en mayores de 65 años: todo lo que sabemos sobre su eficacia y sobre la batalla con la UE por la falta de dosis

LEER TAMBIÉN: Un informe alerta: las farmacéuticas no están preparadas para la próxima pandemia

LEER TAMBIÉN: La vacuna monodosis de Johnson & Johnson podría aprobarse en febrero, pero existen dudas sobre si llegarán los 1.000 millones de dosis prometidas para 2021 que acelerarían el fin de la pandemia

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”