Pasar al contenido principal

La economía de Reino Unido podría haberse contraído en el segundo trimestre por primera vez en 7 años, según varios informes

Un cartel anti Brexit frente a las Casas del Parlamento Británico.
Reuters
  • La economía británica podría haberse contraído en el segundo trimestre un 0,1%, según 2 informes de expertos, uno de Bloomberg y el PMI de expectativas de los sectores manufacturero y constructor. 
  • De confirmarse este pronóstico, supondría la primera tasa negativa de crecimiento para el PIB de Reino Unido en los últimos 7 años.
  • Estas estimaciones se conocen después de que los datos oficiales de sector minorista muestren otro retroceso de sus ventas en junio, que se suma a la contracción que están experimentando tanto la construcción como la industria.
  • Los datos oficiales de PIB revelan que la economía británica ha sufrido un impacto del Brexit que ha reducido su PIB 4 veces más de lo inicialmente estimado.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Después de la entrada de Italia en recesión técnica en enero y de que Alemania haya coqueteado con ello durante todo el primer semestre, el frenazo al crecimiento económico tiene un nuevo, aunque poco sorprendente, protagonista: Reino Unido. Pese a las promesas de los euroescépticos, el país está sumido en una ralentización económica drástica cuando apenas quedan 3 meses y medio para que se concrete el Brexit.

Así lo muestra el último dato de PIB publicado por la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido, que reveló que en abril la economía del país se contrajo un 0,4%, atribuyendo este comportamiento a que "la parálisis del Brexit ya se ha instalado" en la economía británica.

Leer más: El Brexit ya le ha costado al Reino Unido 7.600 millones de euros más una inminente recesión y ni siquiera ha empezado

Este dato no solo supone el segundo mes consecutivo de contracción, sino que es 4 veces más grave de lo inicialmente estimado, según The Independent. Hace una semana, el dato de PIB de mayo ha dado un respiro con un repunte de 3 décimas, aunque como afirma el rotativo londinense, haría falta un crecimiento de 8 décimas para equilibrar las pérdidas de abril y cerrar el trimestre sin una contracción económica.

2 estudios condenan a Reino Unido a la contracción económica

Y, dado que el segundo trimestre ha empezado con una reducción de 4 décimas en el PIB, los analistas ya han comenzado a preguntarse si Reino Unido se encamina a una recesión. De hecho, 2 estudios de expertos, un sondeo entre economistas realizado por Bloomberg y el PMI del sector servicios que elabora Markit, ya dan por seguro que la economía británica se ha contraído entre abril y junio.

En primer lugar, el consenso de los economistas consultados por el medio económico estadounidense augura que el PIB de Reino Unido se reducirá un 0,1% en el segundo trimestre. Esto supone una opinión más pesimista que la expresada hace un mes, cuando su predicción apuntaba a un estancamiento.

Mientras, el PMI de los sectores manufacturero y constructor de Reino Unido, que recogen el clima de opinión entre los empresarios, ha revelado fuertes caídas en la producción en ambos segmentos durante el mes de junio que el sector servicios ha compensado a duras penas a pesar de que supone el 80% del PIB británico.

Leer más: El Banco de Inglaterra advierte que si no hay acuerdo para el Brexit la economía de Reino Unido se desplomaría un 8% en la peor crisis desde la IIGM

Para completar esta perspectiva tan poco halagüeña, el Consorcio del Comercio Minorista Británico ha informado este martes de que sus ventas han caído un 1,6% en junio. Su directora ejecutiva, Helen Dickinson ha publicado un comunicado en el que asegura que "el riesgo continuo de un Brexit sin acuerdo está dañando la confianza del consumidor y obliga a los minoristas a gastar millones de libras para reducir los daños".

Reino Unido podría entrar en recesión justo después del Brexit

La situación que vive la economía británica se explica fundamentalmente por la incertidumbre respecto al Brexit en la industria, el comercio y los consumidores británicos y a la falta de avances por parte del Gobierno británico a la hora de aprobar el acuerdo al que llegó con la Unión Europea. Todo ello, sumado a la ralentización económica global y, en especial de Europa, podría tener graves consecuencias para el país.

Así, deberá ser la oficina británica de estadísticas la que confirme en las próximas semanas si el PIB se ha contraído en el segundo trimestre, coincidiendo con la votación final de las primarias conservadoras en las que se elegirá al próximo primer ministro y con la cuenta atrás para la fecha oficial de salida de Reino Unido de la UE, el 31 de octubre, salvo que medie una tercera prórroga.

Dado que son necesarios 2 trimestres consecutivos de contracción para considerar que un país ha entrado oficialmente en recesión, Reino Unido podría encontrarse con una desagradable sorpresa poco después de que se haga oficial el Brexit, como adelantaba recientemente Financial Times.

Así, si se mantiene la tendencia actual, Londres podría acabar celebrando su salida de la UE con el amargo regalo de una recesión económica.

Y además