Cómo afecta a España el conflicto entre Rusia y Ucrania: la economía española está en primera línea de impacto, según advierten los analistas de Mapfre

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.

Pablo Blazquez Dominguez/Pool vía Reuters

  • Para Mapfre, la tensión en Ucrania se ha convertido en la amenaza más peligrosa para la economía mundial, y alerta de que en España las consecuencias pueden ser peores.
  • La entidad ha rebajado en siete décimas su previsión de crecimiento para España en 2022.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El conflicto entre Rusia y Ucrania se ha convertido en la gran amenaza de 2022 de un día para otro, y España está en primera línea de impacto, según advierten desde Mapfre Economics.

"No es un cisne negro, pero se ha convertido en el riesgo más probable y con uno de los impactos macroeconómicos más importantes", avisa el director de Análisis Macroeconómico y Financiero del Servicio de Estudios de Mapfre, Gonzalo de Cadenas-Santiago.

Rusia ha atacado Ucrania en la madrugada de este jueves, lanzando una ofensiva que amenaza con matar a miles de personas, obligar a millones más a huir y desestabilizar gran parte de Europa, con consecuencias que seguramente repercutirán en todo el mundo. 

Para Mapfre, ésta se ha convertido en la amenaza más peligrosa para la economía mundial, y alerta de que en España las consecuencias pueden ser peores que en otros países. 

Es más, la entidad ha rebajado siete décimas su previsión de crecimiento para España en 2022.

Por qué España sufrirá más las consecuencias del conflicto

En primer lugar, porque se va a disparar el precio del petróleo, y la enorme dependencia energética de España hará que esta subida encarezca el precio de los productos. La inflación, por tanto, seguirá tensándose en los próximos meses y pesando sobre el bolsillo de los españoles.

En segundo lugar, por el delicado equilibrio geopolítico que España tiene que respetar si no quiere que los problemas de suministro energético empeoren.

La dependencia energética hará que la inflación siga disparada

Ha sido el tema de moda de los últimos meses...Y lo seguirá siendo. Cada vez es más difícil llegar a fin de mes. En 2021, la inflación aumentó un 3,1% en España, algo no visto desde principios de los 90.

Es la subida del precio de la energía la que ha estado empujando al alza la inflación. Los costes de producción para las empresas se disparan (una factura de la luz más alta, más costes de transporte por la gasolina...), lo que eleva el precio de los bienes que se venden y producen en España.

Pero el conflicto entre Rusia y Ucrania puede hacer que el precio de la energía se dispare todavía más. JPMorgan ha alertado de que el conflicto podría desembocar en un corte en el suministro de petróleo. Esto provocaría que haya menos oferta, con una demanda que no deja de aumentar, por lo que el precio del crudo podría dispararse un 75% en los próximos meses.

En ese sentido, "España tiene una debilidad estructural por su elevada dependencia energética", apunta De Cadenas-Santiago. Un 73,3% de los recursos petrolíferos, gasistas e incluso eléctricos que consume el país proceden del exterior, según el INE.

El peligroso equilibrio de España con Marruecos y Argelia

España tiene que lidiar con un equilibrio muy espinoso que la convierte en una de las economías más vulnerables al conflicto con Ucrania, según Mapfre Economics.

La mayoría de países europeos dependen del gas ruso, y por eso hay muchas cautelas, por ejemplo desde gobiernos como el de Alemania, a la hora de manejar el conflicto con Ucrania, ya que tiene que controlar a Rusia pero no enfadarla demasiado.

España, en cambio, "está muy interesada en dar señales a EEUU de que apoya sus acciones en la región, porque necesita el respaldo de EEUU para presionar a Marruecos", explica De Cadenas-Santiago. 

Al mismo tiempo, España depende del gas de Argelia, principal proveedor de gas a España. El problema es que Argelia es un país muy enfrentado a Marruecos. 

"Argelia y Marruecos están enfrentados y España quiere estar a bien con los dos. Esto plantea un entorno muy difícil de superar que puede tener una gran implicación en el suministro de gas, lo que a su vez puede impactar en la inflación en los próximos meses y, por ende, la demanda y el consumo", añade.

Te recomendamos