Por qué Elon Musk no puede abandonar su acuerdo para comprar Twitter

Elon Musk.

Reuters

Elon Musk tuiteó este mes que su acuerdo cifrado en 41.000 millones de euros para comprar Twitter quedaba "temporalmente en pausa" mientras estudiaba el verdadero porcentaje de cuentas falsas en la red social

Pero si la resistencia de Musk amenaza con modificar sustancialmente o echar por tierra el acuerdo, Twitter puede pedir a los tribunales que lo pongan en vereda, según explican varios expertos legales a Busines Insider. Según los términos del acuerdo anunciado en abril, Musk y Twitter acordaron resolver cualquier disputa en el estado de Delaware, la sede de los litigios de fusiones y adquisiciones que es famosa por dar facilidades a las empresas. 

"La respuesta corta es que será demandado", dice Karen Woody, profesora asociada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Washington y Lee. "Aquí existe un contrato, y es vinculante". 

Si Musk se echara atrás, Twitter tiene dos vías principales de litigio, señala Woody. La empresa podría demandar a Musk por los casi 1.000 millones de euros de rescisión establecidos en los términos del acuerdo, o podría demandarlo para obligar a que el acuerdo se lleve a cabo de cualquier manera. En ese caso, Twitter pediría a un tribunal que aplicara lo que se conoce como cláusula de "cumplimiento específico" en los contratos de compraventa, que obliga a las partes a hacer lo que dijeron que harían para cerrar el trato.   

Un representante de Twitter ha declinado hacer comentarios. Musk no ha respondido inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Los contratos de fusiones y adquisiciones suelen estar diseñados para proteger a cada una de las partes contra el riesgo de que la otra se eche atrás. Este tipo de contratos se ha endurecido después de que una serie de cancelaciones de eventos durante la pandemia pusiera a prueba la fuerza de las cláusulas de "fuerza mayor" en los acuerdos, según los expertos en Derecho Mercantil. Este tipo de cláusulas suelen permitir a las partes señalar acontecimientos imprevistos, como el inicio de la pandemia de COVID-19, para argumentar que deben ser liberadas de sus contratos. 

Desde entonces, los abogados que redactan los acuerdos han sido muy inteligentes a la hora de establecer una lista exhaustiva de excusas que los posibles compradores no pueden utilizar para echarse atrás en los acuerdos, explica Alon Kapen, socio de transacciones de Farrell Fritz.

Todas las empresas lideradas por Elon Musk y qué hace exactamente cada una: desde cavar túneles hasta fabricar implantes cerebrales

En este caso, el lenguaje del acuerdo de Twitter enumera una larga lista de acontecimientos que no contarían como un "cambio material adverso" —la jerga de los abogados para cualquier acontecimiento que perjudique al negocio— que permitiría a Musk dar un paso atrás. 

Por ejemplo, el actual desplome del mercado que afecta a las acciones tecnológicas probablemente no pueda alegarse como una razón para romper el acuerdo, ya que el contrato de Musk excluye cualquier "circunstancia que afecte en general a cualquiera de las industrias o mercados en los que operan la empresa o sus subsidiarias". 

Las acciones de Twitter han llegado a caer por debajo de los 37 dólares por acción a partir del 19 de mayo, un descenso desde la oferta de Musk de 54,20 dólares por acción a finales de abril. 

No obstante, los abogados de Twitter tuvieron cuidado de redactar el contrato para "minimizar la oportunidad de que alguien como Musk se retirara alegando que había un cambio material adverso", según Kapen. 

Sin embargo, la postura pública de Musk muestra cómo puede estar ya intentando construir una defensa contra Twitter, anticipan los expertos. A principios de este mes, Musk dijo que el acuerdo estaba en pausa mientras verificaba si las cuentas falsas en Twitter realmente representan menos del 5%, como ha dicho Twitter. 

Cuando dos partes se unen para un acuerdo, las declaraciones y garantías que hacen tienen que ser verdaderas. Musk podría argumentar que Twitter subestimó el verdadero porcentaje de cuentas de bots en su plataforma. 

"Musk podría decir: 'No te debo 1.000 millones de dólares, porque no has cumplido con todas las obligaciones requeridas por el acuerdo de fusión, o las 'representaciones y garantías' no eran exactas, o ha habido un cambio material adverso de la compañía'", indica Usha Rodrigues, profesora de Derecho de la Universidad de Georgia. 

Los tribunales de Delaware no son conocidos por ser especialmente comprensivos con ese tipo de argumentos. En cualquier caso, es probable que Musk presente batalla.

Otros artículos interesantes:

SpaceX habría pagado 240.000 euros para 'silenciar' a una azafata que acusó a Elon Musk de acoso sexual

Más del 23% de los seguidores de Elon Musk en Twitter son spam o cuentas falsas, según un nuevo análisis

Trump cree que Elon Musk no acabará comprando Twitter "de ninguna manera"

Te recomendamos