Las empresas europeas necesitarán 600.000 millones de euros más para recuperarse del coronavirus

2 empleados de una tienda de helados de Barcelona echan el cierre antes del toque de queda

Reuters

  • El impacto del coronavirus en las empresas europeas alcanzará el billón de euros, según un informe de la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME), que asegura que las ayudas públicas y privadas solo aportarán entre 400.000 y 550.000 millones.
  • Además de esa brecha de capital, el estudio desvela que el 10% de las empresas europeas solo tiene reservas de efectivo para los próximos 6 meses y que España es el segundo país de la UE en el que más se redujeron las quiebras en la primera mitad de 2020.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cuántas empresas lograrán sobrevivir a la crisis provocada por el coronavirus? Según las estimaciones que publicó en diciembre el Banco de España, 1 de cada 10 está en riesgo de quiebra a causa de la pandemia, un dato que se suma a las cerca de 68.000 compañías que cerraron entre enero y octubre del año pasado, un 4,59% de los 1,4 millones de empresas que existían en España al inicio de 2020.

El futuro de esos negocios en riesgo de bancarrota depende ahora de la recuperación económica, marcada por la evolución de la vacunación contra el coronavirus, el mantenimiento de las ayudas estatales y la llegada de los fondos europeos para la recuperación del coronavirus. Sin embargo, esas ayudas comunitarias podrían no ser suficientes para cubrir las necesidades de las empresas, según un reciente estudio.

Así, la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME) ha publicado este martes un informe sobre la recapitalización de las empresas comunitarias tras la pandemia, en el que cifra que el impacto del coronavirus en el tejido corporativo en 1 billón de euros, según PwC. El texto señala que esta previsión está en línea con las de la Comisión Europea, que valoró el impacto entre los 700.000 millones y los 1,2 billones de euros en 2020 y 2021.

11 fechas que marcarán la economía española en 2021, desde el fin de los ERTE hasta el final del calendario de vacunación del coronavirus

Las pérdidas empresariales duplican los fondos para su recuperación

Así, PwC ha valorado las pérdidas empresariales totales en 936.000 millones de euros y precisa que esta cantidad tenderá probablemente al alza si persiste el impacto económico de la pandemia. El texto considera que estas perdidas se detraen del capital empresarial "que deberá ser reemplazado, y la venta y el ritmo de reemplazo determinarán la velocidad de la recuperación", según los expertos de la AFME.

El informe asegura que los programas de ayuda estatal, los fondos europeos y la financiación privada no serán capaces de cubrir esas necesidades empresariales, destacando que "las estimaciones de capital del sector público y privado disponible en la UE oscilan entre 400.000 millones de euros y 550.000 millones de euros dependiendo de si se trata de previsiones conservadoras u optimistas".

La AFME afirma que dado que "las necesidades de capital se sitúan en torno al billón de euros, estimamos un déficit de entre 450.000 millones de euros y 600.000 millones de euros en el capital público y privado a escala comunitaria" durante los próximos 2 años, aunque precisando que esta estimación excluye la financiación directa o a través de avales estatales al crédito que se ha otorgado a las pymes.

"Solventar esa brecha será un desafío para los bancos en los estados miembros o en los mercados de la UE", destaca el estudio, "en un momento en el que las finanzas públicas se han tensado y los mercados están menos desarrollados". Además, advierte de que sin estos fondos extra "la recuperación será más lenta si el sector empresarial se ve obligado a reconstruir su base de capital y su capacidad inversora a partir de los ingresos que retenga".

La AFME defiende en el informe que es necesaria una recapitalización para acelerar la recuperación, destacando que hasta ahora las empresas han recurrido a la deuda para mantener su solvencia durante la pandemia. Así, destaca que "el capital adicional o el capital híbrido puede ayudar a las empresas a sobrevivir a través de los desafíos restantes del coronavirus", especialmente en el caso de las pymes que considera que tendrán "una mayor necesidad de recapitalización".

El director ejecutivo de la AFME, Adam Farkas, ha asegurado que “si bien la deuda y el apoyo estatal han supuesto el rescate a corto plazo de empresas de toda Europa, ahora tenemos que ir más allá de la financiación puente a corto plazo y centrarnos en la reparación y recuperación a largo plazo", instando a las administraciones estatales y europeas a garantizar recursos a las pymes y las empresas de mediana capitalización.

España, segundo país europeo que más redujo las quiebras en la primera mitad de 2020

El informe defiende que para solucionar el déficit de financiación de las empresas debido a la pandemia es necesario "utilizar herramientas del sector privado", como la creación de un instrumento híbrido similar al de los valores de renta variable, para atender a las empresas de mediana capitalización y las pymes que no tienen acceso a los mercados de capital", además de ampliar los planes de apoyo público en toda la UE para las empresas más pequeñas.

No obstante, el estudio de la AFME reconoce que los mercados de deuda "han proporcionado un salvavidas para muchas compañías, especialmente no cotizadas, que son la mayoría del tejido empresarial europeo", lo que se ha traducido en incrementos en el volumen de préstamos de un 5,5% en el segundo trimestre de 2020, mientras que el documento señala que el capital riesgo se redujo un tercio respecto a 2019. 

Según el informe, la suma de esas medidas y del apoyo estatal "ha ayudado a mantener a flote la mayoría de las empresas", destacando que "salvo en unos pocos estados miembros, el número de insolvencias en la UE en el primer semestre de 2020 en comparación con el mismo período en 2019 ha disminuido", atribuyéndolo también a los cambios en la legislación sobre quiebras, como la suspensión temporal de los concursos de acreedores.

Quiebras en el primer semestre de 2020 respecto al año anterior en 14 países europeos

AFME/Atradius

Como muestra la gráfica anterior, las quiebras empresariales se redujeron en la primera mitad de 2020, el período más afectado por las restricciones vinculadas al coronavirus en al menos 11 países comunitarios, liderados por Francia y con España situada en segunda posición, con más de un 30% menos de procedimientos de insolvencia empresarial que en el mismo período del año anterior.

Mientras, el porcentaje de quiebras empresariales se elevó en Suecia, a pesar de que el país no aplicó restricciones a la actividad económica o el movimiento de su población durante este período. De este modo, los países que más ayudas han invertido en frenar la destrucción de tejido empresarial han contenido la hemorragia de quiebras, al menos en la primera mitad de 2020, dado que el informe advierte de los posibles efectos de la segunda oleada del coronavirus.

1 de cada 10 empresas solo tiene liquidez para 6 meses más

En esta línea, el informe advierte de que el 10% de las empresas europeas solo tienen reservas de efectivo para cubrir los próximos 6 meses "en el peor de los casos", apuntando que en las entrevistas para realizar este documento, las compañías han reconocido que "las condiciones comerciales probablemente se vuelvan mucho más difíciles a medida que las medidas gubernamentales de apoyo disminuyan".

Así, la UE afrontaría un flujo aún mayor de quiebras empresariales, que podría centrarse especialmente en las pymes, teniendo en cuenta que una encuesta de McKinsey & Co. realizada en octubre mostraba que el 70% de las pequeñas y medianas empresas del Viejo Continente han visto reducirse sus ingresos y que el 50% preveían quebrar en 12 meses si su facturación no conseguía recuperarse del impacto de la pandemia. 

La AFME afirma que en los próximos meses "las malas perspectivas económicas ejercerán una presión significativa en las necesidades de efectivo y capital de trabajo de las empresas", concretamente durante el primer semestre de este año, en el que el estudio augura que las insolvencias corporativas podrían incrementarse a lo largo de 2021.

Por este motivo, Adam Frakas ha defendido que "los mercados híbridos y de renta variable pueden desempeñar un papel clave para respaldar la recuperación de Europa" debido a que "a medida que las empresas europeas se esfuerzan por recuperarse de la crisis económica, necesitarán tipos y fuentes de financiación alternativas para ayudar a mitigar la creciente carga de la deuda y, al mismo tiempo, poder invertir en su futuro".

Por su parte, el director de consultoría económica de PwC, Nick Forrest, ha destacado que la crisis provocada por el coronavirus podría dejar secuelas a largo plazo en Europa, recalcando que "esto significa que restaurar la base de capital social de las empresas europeas es fundamental para impulsar la inversión, la innovación y el crecimiento”. 

Otros artículos interesantes:

4 factores de incertidumbre que definirán la economía en 2021 y la recuperación del coronavirus

Bancos, aerolíneas, energéticas y hoteles: estas son las 11 empresas españolas que más han perdido en el primer semestre de 2020

Así son las empresas que están quebrando durante el coronavirus: pymes con pocos ingresos y empleados y más de 20 años de antigüedad