Thomas Schäfer, CEO de Volkswagen: "España ha sido muy visionaria ayudando a la industria automotriz"

Thomas Schäfer, CEO de Volkswagen

Volkswagen

  • El CEO de la marca Volkswagen reconoce que España es, probablemente, el país que más ha avanzado dentro de Europa en la transformación de sus plantas hacia el coche eléctrico. 
  • El directivo, que también dirige la unidad de Marcas de Volumen del Grupo (Seat-Cupra, Skoda y Volkswagen Automóviles), subraya además en una entrevista con Business Insider España que el hidrógeno no es para ellos.

Thomas Schäfer es la persona que lleva las riendas de Volkswagen. Como CEO de la firma de Wolfsburgo, este alemán nacido en Marburg, en 1970, tiene el cometido de que la estrategia en electromovilidad siga experimentando una rápida progresión. Y lo está logrando, como demuestran las cerca de 330.000 unidades de vehículos eléctricos que han sido comercializados en 2022, un 23,6% más respecto al año anterior.

En nuestra visita al CES de Las Vegas tuvimos la oportunidad de entrevistar al que también es el director de Marcas de Volumen del Grupo Volkswagen (Seat, Skoda y VW), que ha estado presente en la puesta de largo —eso sí, con camuflaje digital que se ilumina— de la última novedad de la firma alemana: el Volkswagen ID.7. Este vehículo será la primera berlina eléctrica de la compañía y el sexto modelo de la familia ID. La hoja de ruta es clara: la estrategia ‘Accelerate’ traerá diez nuevos modelos eléctricos hasta 2026. 

A diferencia de otras marcas como Toyota, Hyundai o BMW, Volkswagen descarta por completo el hidrógeno: "El hidrógeno no es para nosotros. Ni siquiera a partir de 2026. El hidrógeno es física pura y es costoso. No es competitivo, y menos para los automóviles de pasajeros, cuyos tanques restan espacio en el habitáculo. Quizá para los vehículos comerciales, pero no en los coches de pasajeros. Así que no veo que esto suceda en esta década. No en Volkswagen”, reflexiona Schäfer, licenciado en ingeniería mecánica en 1994.

Los planes industriales del consorcio alemán en cuanto a electrificación también discurren por España, donde las plantas de Martorell y Landaben siguen con su proceso de cambio para poder fabricar coches eléctricos en un futuro muy próximo: “Vamos a traer los vehículos eléctricos pequeños a España. Vamos a dividirlos entre Martorell y Pamplona. Invertiremos en ellas”.

Planta de Navarra de Volkswagen

Y a ellas se sumará la de Sagunto, Valencia —se ha concretado una inversión de 10.000 millones de euros en España para las tres fábricas—, que estará en funcionamiento en 2026, se encargará de la fabricación de celdas de baterías y creará más de 3.000 empleos directos. 

Recientemente, el Grupo Volkswagen, a través de PowerCo, la empresa de baterías, ha comprado por 63,66 millones de euros una parcela de 1,3 millones de metros cuadrados en Parc Sagunt. 

“Al mismo tiempo construiremos la fábrica de baterías en Valencia. Eso es para España un gran éxito que, dentro del entorno actual, fue muy visionaria ayudando a la industria automotriz en su transformación. Yo diría que España es, probablemente, el país que más ha avanzado dentro de Europa en esa materia, y eso ha sido muy bueno”, asegura Thomas Schäfer a Business Insider España.

 

La industria del automóvil vive un periodo complicado debido a los numerosos cambios que está sufriendo, muchos a marchas forzadas y por obligación. Al coche eléctrico también se le suma el conectado: "Es un reto manejar ambos a la vez. Tienes que seguir con el desarrollo de los vehículos clásicos, pero también con el de los conectados: software, arquitectura y seguridad. Pero a la vez tienes que invertir en la producción de baterías. Es cierto que una vez que esto termine, se trata de una tecnología que se tiene que observar y desarrollar más, pero que cuando podamos centrarnos únicamente en ella, será sencillo".

Pero quizá la mayor amenaza a la que se enfrenta Volkswagen es el crecimiento en territorio europeo de las marcas chinas y, a diferencia de antaño, con productos de calidad. 

De hecho, según la Asociación China de Fabricantes de Automóviles, el país asiático exportó 3,11 millones de vehículos en 2022, un 54% más que en 2021, cifra que le ha servido para superar a Alemania, con 2,61 millones de vehículos —un 10% más que en el ejercicio anterior—, y robarle la segunda plaza, situándose solo por detrás de Japón, con 3,2 millones de vehículos exportados en los once primeros meses —aún no hay datos del año completo en el país del 'Sol Naciente'—.

Thomas Schäfer

“Siempre estuvo claro que la competencia china llegaría a Europa. Lo mismo ocurrió con la llegada de las japonesas o las coreanas. Los chinos han hecho un gran avance con nuevas empresas que están creciendo muy rápido. Siempre estuvo claro que eventualmente vendrían a Europa, y la electrificación es, obviamente, su oportunidad también para poner un pie en Europa e invertir aquí”, expresa el CEO de la marca Volkswagen.

“La competencia es buena. Es lo que nos mantiene en nuestro estado de ánimo de lucha. Así que tienes que ayudar y luchar. Pero tampoco es fácil para ellos. Algunos necesitan comenzar desde cero en un mercado que entienden muy poco, y que, como ya sabes, nosotros tenemos una gran infraestructura en términos de concesionarios y de marcas con herencia que ellos no tienen. Es competencia. No es malo”, añade Thomas Schäfer.

Otros artículos interesantes:

Por qué el nuevo CEO de Volkswagen tiene dudas sobre los coches eléctricos

El CEO de la marca Volkswagen asegura que si no apostaran por desarrollar su propio software dejarían de existir en 20 años superados por Google y compañía

Te recomendamos