"Éramos los niños mimados de Silicon Valley": el hilo de 32 tuits en el que el ex-CEO de FTX, Sam Bankman-Fried, se desahoga, explica lo sucedido y reconoce sus errores

Sam Bankman-Fried, ex-CEO de FTX.
Sam Bankman-Fried, ex-CEO de FTX.

BI España

  • El ex-CEO de FTX, Sam Bankman-Fried, ha hecho un hilo de 32 tuits en el que explica su versión de lo sucedido y asegura que solo quiere ayudar. 
  • Reconoce que cometió errores y que no conocía el apalancamiento real con el que estaban operando en FTX exchange: "Éramos el niño mimado de Silicon Valley y nos volvimos confiados y descuidados".

Es obvio que el ex-CEO de FTX, Sam Bankman-Fried (SFB), no está pasando un buen momento, aunque consiga conciliar el sueño. En una semana ha pasado de ser un ejemplo de emprendedor, que se llevaba portadas por su pericia empresarial, a la persona que ha hundido su intercambio de criptomonedas, y, por ende, a muchos de los inversores. 

Además, las dudas sobre presuntas actividades ilícitas se ciernen sobre su cabeza y la lista de víctimas del descalabro de FTX exchange no para de crecer: inversores, empresas, trabajadores. La bancarrota de su empresa ha provocado un 'criptoinvierno' gélido y todo apunta a que la ola seguirá llevándoselo todo por delante: incluso a bitcoin o ethereum. 

A modo de desahogo, como él mismo reconoce, Sam Bankman-Fried ha hecho un hilo de 32
tuits (para el que ha dedicado casi 70 horas) en el que reconoce, en parte, sus errores, y promete centrar sus esfuerzos en ayudar a los clientes y a los inversores de FTX.

Sam Bankman-Fried: "Ya he fallado bastante este mes"

El pasado lunes, el ya ex-CEO de FTX comenzó su extenso hilo de Twitter con un expresivo "What". Cada uno de los tuits hasta el 9 solo tienen una letra, para completar la expresión: "What happened" ("qué sucedió", en español). 

A continuación, subraya que el 7 de noviembre Alameda Research, una empresa de inversión creada por Bankman-Fried, y cuya gestión está en entredicho, tenía más activos que pasivos, que ostentaba una posición de margen en FTX y que FTX US tuvo suficiente dinero para pagar a todos los clientes. 

Antes de reconocer que cometió errores, afirma que ahora su único objetivo es hacer lo correcto por los clientes (después también por los inversores) y que, para ello, se reunirá en persona con los reguladores. 

 

Hace unas semanas, prosigue, FTX manejaba alrededor de 10.000 millones de dólares en volumen y miles de millones en transferencias. Pero había demasiado apalancamiento, "más del que yo creía", reconoce. A partir de ahí, resalta, "la corrida bancaria y la caída del mercado agotaron la liquidez". 

¿Y qué se puede hacer ahora? En su opinión: "Integrar a los clientes y reiniciar". Pero el propio SBF tiene muchas dudas de que salga bien. Lo demuestra en el siguiente tuit (el 16):

"Tal vez falle. Quizá no consiga nada más para los clientes de lo que ya hay. Ciertamente he fallado antes. Todos ustedes saben eso ahora. Pero todo lo que puedo hacer es intentarlo. Ya he fallado bastante este mes. Y una parte de mí piensa que podría llegar a alguna parte".

FTX era el niño mimado de Silicon Valley "y nos volvimos confiados y descuidados"

Hace un mes, recuerda Bankman-Fried sobre aquellos días felices, FTX era una empresa valiosa con aproximadamente 1.000 millones de dólares de ingresos anuales y 40.000 millones de valor. "Éramos un modelo de gestión eficaz". 

A la vez, rememora: "Yo aparecía en la portada de las revistas y FTX era el niño mimado de Silicon Valley. Eso nos volvió demasiado confiados y descuidados". 

En ese momento, señala, los problemas ya se estaban gestando. El apalancamiento acumulado entonces (creían) era de 5.000 millones de dólares, que estaban respaldados por 20.000 millones en activos. 

De repente (asevera SBF en el tuit 22), llegó el choque: "En un periodo de unos pocos días hubo una caída histórica: más de 50% en la mayoría de activos correlacionados, sin liquidez del lado de la oferta y, a la vez, una corrida bancaria". 

Cada día, agrega el (todavía en aquel momento) CEO de FTX, se retiraban el 25% de los activos de los clientes: 4.000 millones de dólares. Y descubrieron que el apalancamiento no era de 5.000, sino de 13.000 millones de dólares.

Sam Bankman-Fried se desahoga

En los últimos 5 tuits, Sam Bankman-Fried se humaniza y reconoce que necesitaba desahogarse: "Parte de lo que he dicho fue irreflexivo y demasiado fuerte, me estaba desahogando y no tenía intención de hacerlo público. Supongo que, en este punto, lo que escribo se filtrará de todos modos". 

Además, el ex-CEO de FTX exchange señala que es realmente difícil ser un regulador. "Tienen un trabajo imposible: regular industrias enteras que crecen más rápido de lo que les permite su mandato. Y muy habitualmente son incapaces de vigilar tan bien como deberían". 

El ascenso y la caída de Sam Bankman-Fried, de FTX: cómo se convirtió en criptomillonario en 4 años para perder la mayor parte de su riqueza en un solo día

Aun así, resalta que hay reguladores que le han sorprendido "profundamente" con su conocimiento y consideración.

Lo anterior, detalla, hace que interactuar con los reguladores sea realmente frustrante: "Tienen una enorme cantidad de trabajo, en gran parte arbitraria, y relativamente poca protección al cliente. A la mierda eso. Todos ustedes merecen marcos que permitan a los reguladores proteger a los clientes preservando su libertad". 

Otros artículos interesantes:

1.000 millones de dólares de clientes se volatilizan tras el desplome de la plataforma cripto FTX

La crisis de FTX: bancarrota, 'hackeo' y presunta corrupción

Puede ser Solana la próxima víctima de la bancarrota de FTX: así es cómo le afecta su quiebra al rival de Ether

Te recomendamos