Pasar al contenido principal

Qué cabe esperar de la Cumbre del Clima de Madrid, llamada a convertirse en la "Cumbre de la Acción"

cambio climatico
Business Insider España
  • Esta semana arranca la vigésimo quinta Cumbre del Clima (COP25) en Madrid, en la que los líderes mundiales harán balance de los esfuerzos emprendidos para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.
  • El encuentro abordará las medidas climáticas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para movilizar 100.000 millones de dólares hasta 2020 y limitar la subida de temperatura del planeta a 1,5 grados centígrados.
  • El principal escollo de esta Cumbre se esconde tras el Artículo 6, que pretende construir las bases del comercio global de emisiones de CO2. 
  • Te contamos qué cabe esperar de la vigésimo quinta Cumbre del Clima que está llamada a convertirse en "la Cumbre de la Acción".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuenta atrás para la vigésimo quinta Cumbre del Clima (COP 25). Se cuentan ya las horas, y no los días, para el pistoletazo de salida de un encuentro en el que se verán las caras los líderes mundiales. Será, en esta ocasión, para poner sobre la mesa de negociaciones sus respectivas voluntades para hacer frente a la emergencia climática y, de uno u otro modo, decidir cuál será el futuro del planeta.

Es éste un encuentro clave. El último antes de entrar en 2020, año en el que muchos países tendrán que presentar nuevos planes de acción climática, con su consiguiente gran problema de financiación. Es, también, el año en el que se hará balance de los esfuerzos emprendidos por los países de cara a cumplir con el Acuerdo de París. Los objetivos vigentes actualmente establecen la meta de reducir las emisiones un 45% hasta 2030, lograr la neutralidad climática y emisiones cero en carbono en 2050. Todo ello con el objetivo de estabilizar el aumento de temperatura del planeta en 1,5 grados centígrados hasta finales de siglo respecto a niveles preindustriales. 

Con todo ello como telón de fondo, se reunirán los líderes mundiales en Madrid la primera semana de diciembre. Y es que esta Cumbre del Clima está llamada a ser uno de los encuentros más importantes desde la COP21, la misma que terminó con el Acuerdo de París. Tanto es así, que la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Patricia Espinosa, apuntó el pasado mayo que la visión es llamar a ésta, la vigésimo quinta Cumbre del Clima, la "Cumbre de la Acción".

Leer más: Así se blinda Madrid para la Cumbre del Clima

El encuentro apremia a los gobiernos a que cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Pero muy especialmente el ODS13 de Acción por el Clima, cuyo desarrollo depende, precisamente, de las Cumbres Climáticas. Figuran entre sus objetivos el de movilizar hasta 100.000 millones de dólares al año hasta 2020, con el fin de salida a las necesidades de los países en desarrollo en lo que a adaptación al cambio climático e inversión en el desarrollo bajo en carbono se refiere. 

Y es que con el Acuerdo de París como marco, 2020 juega un rol esencial como fecha límite para revisar los esfuerzos realizados por los respectivos países. Es el momento en el que las Partes, reunidas en la COP25, deberán establecer un reglamento claro para que las medidas contempladas en el Acuerdo de París se pongan en funcionamiento. 

Los puntos clave de la "Cumbre de la Acción"

Es, de hecho, tras el Artículo 6 del Acuerdo de París donde se esconde el principal escollo. Implica una participación vital del sector privado. Pretende este artículo construir las bases del comercio de emisiones y establecer un precio global que tase las emisiones de carbono. Es decir, contiene los principios para crear un mercado global en el que los países puedan intercambiar, comprar y vender créditos de carbono para, de esta manera, reducir las emisiones. 

Por tanto, en este encuentro se definirán, en un principio, las reglas del juego para este mercado de emisiones de CO2, aunque se supone que habían sido negociadas ya en las últimas horas de la Cumbre de París de 2015. Hasta entonces, los países se habían acostumbrado a recuperar fondos a bajo precio bajo las normas del Protocolo de Kioto que, si bien eran algo laxas, establecían una jerarquía clara: los países desarrollados pagaban y los países en vías de desarrollo recaudaban fondos.

Leer más: La organización de la Cumbre del Clima de Madrid costará a las arcas públicas 86 millones de euros: Pedro Sánchez pide a las empresas del Ibex 35 que financien el evento

También se prevé que este vigésimo quinto encuentro conceda especial relevancia a la protección de las áreas naturales: los polos, los océanos y los bosques. Es, al menos, lo que cabe esperar tras los virulentos incendios que arrasaron el Amazonas. Además, se abordará la integración de soluciones de biodiversidad en los objetivos climáticos.

Europa tendrá que presentar no sólo sus compromisos para 2030, sino movilizar a China e India para participar en la COP26, que tendrá lugar en Glasgow en próximo año. Una reunión para la que se prevé que los gobiernos establezcan objetivos todavía más ambiciosos.

La COP25 también sentará las bases para obtener resultados de cara a 2020, año en el que los países serán sometidos a examen para evaluar las acciones emprendidas respecto a lo establecido por el Acuerdo de París. Será la prueba decisiva para determinar qué países se toman en serio la transición a un futuro con cero emisiones. 

 

Dado que la convención del clima establecía límites no vinculantes sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y tampoco tenía un mecanismo de cumplimiento, se negociaron varias extensiones de este tratado durante las últimas Cumbres. Tampoco era vinculante la de París de 2015, en la que todos los países suscribieron el compromiso de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados sobre niveles preindustriales. Por lo pronto, la realidad no muestra sino que sólo 16 países, de entre los 197 que han firmado el Acuerdo de París, han implementado medidas para reducir las emisiones.

La "Cumbre de la Acción" que abrirá una "nueva era climática"

En una intervención el pasado mayo, Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de Naciones Unidas, puso de relieve los ejes que abordaría la COP 25. Entre ellos, mencionó la necesidad de establecer garantías de apoyo continuo a los países en desarrollo por parte de todos los países desarrollados o de movilizar 100.000 millones de dólares hasta 2020 para la Acción por el Clima.

Leer más: Greta Thunberg ha encontrado en el último minuto un catamarán con el que cruzar el Atlántico para llegar a la Cumbre del Clima de Madrid gracias a una pareja de youtubers

Apeló, en su intervención, a la urgencia de reforzar las inversiones en energías verdes, transporte sostenible, infraestructuras verdes. “El objetivo es llamar a la COP25 la COP de la Acción. Es el momento de responder en todo el mundo a lo que la gente demanda”, auguró. 

También el director de la Iniciativa Internacional por el Clima. David Waskow, tiene elevadas expectativas respecto al encuentro. Tantas que, augura, abrirá una nueva “era climática”. Waskow asegura que 2020 será crítico para entender lo que cada Estado está dispuesto a hacer: “El problema es que los países que están preparados para aumentar sus ambiciones representan menos del 10%”.

El tiempo se agota y los países deberán quintuplicar sus esfuerzos

Esta misma semana la ONU volvía a alertar en un informe de que el tiempo se agota, de que apenas queda margen para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. 

Leer más: Teresa Ribera defiende que las Cumbres del Clima ya no sirven para regular, sino "para acelerar" la transición ecológica

Es en este informe, elaborado por el departamento de Medio Ambiente de Naciones Unidas, en el que se advierte de que los países deben nada menos que quintuplicar sus esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con la vista puesta en que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 grados hasta final de siglo respecto a los niveles preindustriales. Meta, por cierto, incluida en el Acuerdo de París.  

De rebajar las ambiciones hasta un incremento de la temperatura de 2 grados centígrados (también contemplado en el Acuerdo de París), los esfuerzos deberían triplicarse. Y es que, según los cálculos de la ONU, con los actuales planes de reducción de gases contaminantes, el aumento de la temperatura será de 3,2 grados centígrados.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

 
 

Y además