Pasar al contenido principal

Estas son las 4 cosas que debes saber para encontrar trabajo, según una encargada de contrataciones de Google

Susie Song, encargada de contrataciones en Google
Susie Song, encargada de contrataciones en Google Susie Song

Susie Song

  • Susie Song es una de las encargadas de contrataciones en Google y también ha trabajado para Samsung y LinkedIn.
  • La experta ha entrevistado a miles de candidatos a lo largo de su carrera, y ha compartido qué es lo que debería de saber la gente a la hora de buscar empleo y enfrentarse a una entrevista.
  • Aconseja a la gente que busca empleo que consiga alguna recomendación, que adapte su currículum a la cualificación mínima o preferente, que use el método 'STAR' para responder preguntas y que cuiden la relación con el entrevistador.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En tiempos de pandemia, parece que es casi imposible encontrar un trabajo.

Como encargada de contrataciones que ha trabajado para empresas como Samsung, LinkedIn y ahora en Google, cada vez me piden más consejos para bucar trabajo y afrontar una entrevista.

Estas son algunas formas en las que te puedes diferenciar de otra persona que solicita el mismo puesto.

Da referencias siempre que puedas, pero si no tienes, esto es lo que tienes que hacer

La mayor parte de las empresas tienen un programa fuerte en el que recompensan a los empleados con alguna clase de beneficios. Las compañías valoran y confían en sus empleados para que estos atraigan a candidatos que encajen. También se trata de una alternativa más económica que la contratación de una agencia.

Hay varias formas en las que una recomendación puede ayudar a tu candidatura.

Primero, las recomendaciones garantizan una revisión más rápida de las solicitudes, con actualizaciones a lo largo del proceso.

Además, pueden impulsar tu candidatura respecto a otras en las últimas fases. Si llegas a la última fase de entrevistas, la buena opinión de un contacto juega a tu favor.

No obstante, ten en cuenta que esto solamente funcionaría si la referencia es de alguien que pueda hablar directamente de tu trabajo (como un excompañero).

Leer más: Cómo redactar recomendaciones de LinkedIn para que impulsen tu carrera profesional.

Si puedes conseguir una recomendación, estupendo. Pero si no, no te preocupes, porque hay formas de encontrarla.

Lo primero, busca en LinkedIn a alguien que esté en el equipo en el cual estás solicitando el puesto y pregúntale si tiene 15 minutos para hablar del puesto. Así, puedes aprovechar para compartir cosas sobre ti y pedir una referencia.

Otra alternativa es buscar en tu grupo de excompañeros de la universidad o un grupo profesional en LinkedIn u otra red social y preguntar si alguien puede echarte una mano. Conseguir una referencia puede llevarte tiempo, pero merece la pena el esfuerzo para puestos en los que estás muy interesado.

Céntrate en las cualificaciones mínimas o preferentes y adapta tu currículum al puesto

Hay estudios que demuestran que las mujeres tienden a promocionarse menos que los hombres. Los candidatos de colectivos vulnerables suelen sufrir el síndrome del impostor y lo pasan mal a la hora de poner en valor sus habilidades y cualificaciones.

Mientras que algunos tienen más confianza en sí mismos de la que deberían y se presentan a puestos para los que no están cualificados, otros no están tan confiados y buscan trabajos para los que tienen mucha más cualificación de la requerida.

Un error muy común es solicitar un trabajo para el que se está bien sobrecualificado o infracualificado basándose solamente en el nombre del puesto. Para tener éxito en la búsqueda de trabajo, es importante ser realista.

Leer más: Cómo hacer un currículum perfecto y gratis en LinkedIn, según varios expertos de Harvard

El mercado laboral es extremadamente competitivo, e incluso los demandantes de empleo que están perfectamente cualificados para un puesto se enfrentan a una gran competición. Estos son algunos consejos para tener en cuenta en tu currículum:

  • Presta atención siempre a la cualificación mínima y preferente y compara tus logros a los que se pide en la descripción del puesto. Aunque te veas capacitado para hacer lo que se describe en las responsabilidades (sobre todo después de que te enseñen cómo funcionan la empresa en concreto), las compañías van a buscar en tu currículum la cualificación mínima o preferente. Destaca las partes en las que coincida con lo que buscan.
  • Ten en cuenta que las empresas llaman a los puestos de manera diferente. Por ejemplo, un director de una compañía con 30 empleados no tiene la misma experiencia que alguien que tiene 100.000 a su cargo. De nuevo, sé realista sobre dónde estás en comparación con el puesto y la empresa en la que estás interesado.
  • Selecciona las palabras claves más importantes de la descripción del puesto e inclúyelas en su currículum. La persona encargada de revisar los currículum no va a estar más de 10 segundos leyendo el tuyo antes de pasar al siguiente, así que destaca las partes que encajen con la descripción y colócalas en la parte de arriba. Solo te llevará 10 minutos y puede marcar la diferencia.

No subestimes el tiempo de preparación, ya que puede ayudar a aumentar tu confianza en la entrevista

¿Cuántas veces te has ido de una entrevista pensando que podrías haber contestado mejor? En lo referente a las preguntas sobre experiencia, es complicado contestar de una manera completa y a la vez concisa.

Una forma de ir mejor preparado a una entrevista es asegurarse que tienes cinco ejemplos sólidos de tu trabajo que puedas explicar desde diferentes ángulos. Una vez que seas capaz de hacer eso, estarás listo para cualquier pregunta de la entrevista.

Leer más: 7 cosas imprescindibles que debes llevar a una entrevista de trabajo

En concreto, recomiendo el método STAR (situación, tarea, acción, resultado) como técnica. La usan frecuentemente tanto los entrevistadores como los entrevistados para reunir y estructurar toda la información necesaria sobre una habilidad específica, incluyendo el rol concreto, cómo se llevó a cabo la tarea y cuáles fueron los resultados.

A medida que vas nombrando los proyectos usando este método, piensa en ejemplos que puedan servir para responder preguntas. Por ejemplo, una historia sobre una implementación a gran escala de un proyecto que has hecho puede servir para hablar de un desafío que superaste con un cliente o para explicar cómo mediste el éxito del proyecto.

Por ejemplo, el entrevistador pregunta sobre una ocasión en la que tuviste un tiempo de entrega muy ajustado.

  • Situación: la empresa decidió lanzar un proyecto para el que se necesitaba contratar urgentemente a 10 ingenieros de software.
  • Tarea: Como reclutadora en un equipo de dos personas, era la encargada de buscar y contratar al menos la mitad de ese número.
  • Acción: Empecé a buscar en una lista antigua de solicitantes y contacté a aquellos que llegaron a la fase final de las entrevistas. Al mismo tiempo, también pregunté por referencias al equipo de ingenieros a cambio de un bonus con un plazo de 10 días.
  • Resultado: Estas iniciativas, combinadas con otras estrategias de contratación, me permitieron contratar a seis ingenieros en un mes. Junto con los resultados del equipo de mi compañera, pudimos cumplir con la demanda de la compañía a tiempo para lanzar el proyecto.

Escribirlo y prepararlo por adelantado, así como recordar tu trayectoria y escribirla en una línea de tiempo, puede ayudarte para la entrevista.

Invierte en la relación con tu entrevistador, incluso si no sale bien

Pese a haber preparado la entrevista, a veces tengo que llamar al candidato para decirle que no ha sido seleccionado, pero siempre insisto en que esta es una relación a largo plazo. Y lo sigo en serio.

Una empresa es una unidad formada por varias personas, y raramente hay alguien que no es bueno para la compañía (a no ser que tengan un comportamiento tóxico u hostil durante el proceso de entrevistas).

La razón por la que puedes ser rechazado es porque no eres adecuado para el puesto o porque había alguien que tenía un poco más de ventaja. Eso no significa que no puedas ser un buen candidato para otros puestos en la compañía o para ese mismo puesto si ganas más experiencia.

Si te rechazan, pregúntale al entrevistador cómo lo has hecho y en qué has fallado, y si podéis seguir en contacto. Si te entrevistan y no te contratan, puede haber un periodo de tiempo (entre 6 meses y un año) en el que no te van a volver a entrevistar. Usa ese tiempo para reforzar tus habilidades basado en el feedback que has recibido y empieza a buscar otros puestos en los que puedes encajar mejor.

Una vez acaba ese periodo, habla con el reclutador y comprueba si hay otro puesto en que pudieras estar interesado. Añádele a tu red de LinkedIn y busca nuevas oportunidades cuando sea apropiado.

Susie Song trabaja en los recursos humanos de la oficina de Google en Nueva York.

Este artículo fue originalmente publicado en BI Prime

Y además