Pasar al contenido principal

Estos son los beneficios de los estados de trance hipnótico

Hasta cierto punto, la mayoría de nosotros experimentamos estados de trance.
Hasta cierto punto, la mayoría de nosotros experimentamos estados de trance. Aarón Blanco Tejedor / Unsplash
  • Hasta cierto punto, la mayoría de nosotros experimentamos estados de trance.
  • Éstos pueden variar desde la inconsciencia cuando alguien te está gritando, hasta experimentar un subidón de adrenalina tras un accidente.
  • Los estados de trance son una forma de disociación que puede ser beneficiosa.
  • Pero no debería de utilizarse como una forma de evasión o mecanismo para escapar de vivir la vida real.

El psicoterapeuta Jonathan Marshall ha probado recientemente conmigo algunas técnicas de disociación relajante. Me pidió que me imaginase a mí mismo flotando hacia algún lugar reconfortante. Durante más de 15 minutos más o menos, me hizo creer que un cubo de agua me aplastaba el brazo y que no podía separar mis manos.

Marshall ha fusionado la psicología la clínica, el coaching y el liderazgo y los pone en práctica con sus clientes. También se ha especializado en los llamados "estados de trance". Una forma común de este tipo de estado mental es cuando se está conduciendo y no se presta atención a la ruta que se ha tomado.  

"Eso es conocido como hipnosis de carretera", de acuerdo con Marshall. "Cuando no te das cuenta de que acabas de adelantar a tres coches o que tres coches te acaban de adelantar. Tu mente está enfocada en cualquier otra cosa. Pero entonces, si alguien cruzase la calle y estuviera en peligro, tu inconsciente le dispararía a tu conciencia y te diría: "ven aquí ahora", y de repente estarías concentrado en el aquí y el ahora".

Saber disociar cuál el camino correcto establece un delicado equilibrio

Pasamos mucho de nuestro tiempo disociados, según Marshall. Nuestras mentes pueden transportarnos a otro espacio-tiempo durante situaciones de estrés, accidentes, o a veces sin que haya ninguna razón real.

Hay varias teorías que difieren sobre las razones que llevan a hacerlo, pero ninguna de ellas ofrece una respuesta del todo satisfactoria. Lo que es cierto es que los estados de trance pueden ser beneficiosos.

"Por ejemplo, si tienes un accidente y te rompes la clavícula", dijo. "Sales del coche, ayudas a tu hijo a salir y te sientes bien. Media hora después, te darás cuenta de que te has roto la clavícula".

Al parecer, esto les sucede a los futbolistas con frecuencia, que no son conscientes de que tienen una lesión importante hasta que salen del terreno de juego.

Disociarse del cuerpo y del dolor puede ser útil si se necesita una descarga de adrenalina para salir de una situación peligrosa, apuntó Marshall. Como cuando alguien pequeño de tamaño y relativamente débil coge un coche después de un accidente para salvar a su hijo, eso es entrar en estado de trance.

Pero disociar puede llegar a ser negativo si nos permitimos demasiadas concesiones.

Por ejemplo, una paciente a la que Marshall estaba tratando se acostumbró durante una época a disociarse varias horas. Lo estaba pasando mal en el trabajo con un jefe particularmente desmoralizante. Llegaba a casa, se sentaba en su cama y se evadía de la realidad durante unas seis horas.

Leer más: Cuando el exceso de trabajo se vuelve un problema de salud

Ella se imaginaba que estaba sentada en una playa en Hawaii, mientras sus hijos se quedaban sin comer, y su casa sin limpiar.

Disociar de esta manera es en realidad una habilidad, el problema es que ella no la estaba implementando efectivamente. Marshall trabajó con ella para permitirle usar su vívida imaginación para visualizar un campo de fuerza cuando su jefe estaba siendo desagradable. Entonces cualquier toque que le diera se transformaría en flechas envenenadas, que rebotarían en el campo de fuerza y le incinerarían.

Eso le haría sonreír, dijo Marshall. Suena infantil, pero supuso el que ya dejó de necesitar escapar mentalmente durante toda la tarde una vez llegada a casa

Los estados de trance se pueden utilizar para aliviar el dolor y mejorar el rendimiento

Los estados de trance pueden llegar a ser muy efectivos para combatir el dolor, transformándolo en una sensación de hormigueo. Es importante que el paciente no crea que el dolor ha desaparecido por completo, apuntó Marshall, ya que esto puede llevarlos a poner demasiada tensión en el área y causar lesiones.

También puede ayudar a las personas a dar a luz, a aquellos con un trauma mental y a mejorar el rendimiento de los atletas.

"Recuerdo que un tipo se dio a sí mismo una palabra clave..., llamémoslo "el pequeño tigre".", dijo Marshall. "Cada vez que dijese "el pequeño tigre" sentiría esta fuerza rugiendo en su interior."

Este atleta llegaba lejos durante las competiciones, pero cada vez que podría obtener un título, perdía. Su novia comentó que estaba preocupada porque realmente le estaba afectando a su ego, y si no llegaba a superar el bloqueo mental podría abandonar la lucha.

Hubo una pelea en la que, según los comentaristas, estaba perdiendo. Entonces, de la nada, golpeó a su oponente con un puñetazo que le dejó noqueado. En la entrevista posterior, le preguntaron cómo lo hizo, y aseguró que visualizó un pequeño tigre en su mente.

"Lo miré y pensé: 'se ha auto-inducido una hipnosis'", dijo Marshall. "Usó su frase clave, y ni siquiera era consciente de lo que estaba haciendo, pero fue capaz de darse a sí mismo ese impulso de energía."

Leer más: El 'tecnoestrés' producido por los móviles ya es un área de un estudio, y cada vez preocupa más a los expertos

La disociación puede llegar demasiado lejos, como con la mujer que estuvo yendo a la playa mentalmente durante tardes enteras. También en el caso del trastorno de identidad disociativo de personalidad (TIDP), que sufren las personas que han crecido con un trauma severo, del que sus mentes se disocian como un mecanismo de autoprotección.

Debido a esta rara afección, las personas no saben cómo evitar escaparse a través de su mente e incluso pueden desarrollar personalidades completamente separadas, razón por la cual a veces se conoce como "tener una doble personalidad". El TIDP no tiene una cura fácil, pero los enfermos pueden llegar a disfrutar de una vida plena y normal una vez descubren cómo tratarla.

Hasta cierto punto, todo el mundo puede disociarse de la realidad y Mashall asgura que es importante tener la capacidad de escapar cuando es necesario, pero nadie quiere sustituirlo por el aquí y ahora.

"A veces necesitamos escapar. Tras tener un mal día con el jefe, lo único que queremos es llegar a casa y leer un libro, jugar a un videojuego..., sea lo que sea, sólo hay que abstraerse con algo que te ayude a liberar la tensión del día", dijo. "Pero creo que cuando llegamos al punto de deteriorar nuestras relaciones, nuestra capacidad de trabajo y dejamos de vivir nuestras vidas... entonces se vuelve perjudicial."

Te puede interesar