Así quiere Deutsche Bank cambiar la banca de inversión con su agresiva estrategia de IA

Gil Perez, jefe de Innovación de Deutsche Bank.
Gil Perez, jefe de Innovación de Deutsche Bank.

Deutsche Bank

Foto del redactor Víctor Pérez RodríguezFoto del redactor Víctor Pérez Rodríguez
  • Deutsche Bank está experimentando de forma agresiva con las capacidades de IA para transformar el banco.
  • DB se ha lanzado a contratar a más de 300 empleados para duplicar su plantilla dedicada a la inteligencia artificial.
  • Pero la incertidumbre en torno a la regulación, la guerra por el talento y el coste de ampliar la tecnología no lo pondrán fácil.

Un puñado de hombres se agrupa en torno a una estructura de seis pantallas de ordenador erigida sobre sus cabezas. Están cara a cara con lo que podría ser el futuro de la banca. 

Con una pantalla táctil preconfigurada con preguntas ante ellos, interrogan a la máquina sobre el rendimiento y la estrategia ESG de una empresa ficticia llamada Cymbal. Gráficos lineales, diagramas de barras, informes de empresa y gráficos bursátiles desfilan por las pantallas. A continuación, corte a negro antes de que aparezca un texto para proporcionar información sobre Cymbal, un hipotético cliente corporativo del Deutsche Bank.

La herramienta presenta un briefing del cliente, es decir, un informe para preparar a los banqueros de inversión antes de las reuniones con los clientes. Gracias a la IA generativa, lo que normalmente llevaría uno o dos días a un equipo de banqueros junior se elaboró en cuestión de segundos.

El interés del banco alemán por esta tecnología se puso de manifiesto en Google Cloud Next 2023, celebrado en San Francisco a finales de agosto. Las demostraciones en directo de las herramientas de IA generativa atrajeron a un flujo constante de admiradores que experimentaron con chatbots mejorados que podían cambiar de idioma en mitad de la conversación, paneles de control que ofrecían una lluvia de ideas a posibles clientes y una nueva forma de generar código para software.

La IA generativa se ha puesto de moda en Wall Street desde el espectacular debut de ChatGPT. A pesar de todo el interés y la inversión de Wall Street en la IA generativa, muchos siguen explorando las aplicaciones de esta tecnología.

Deutsche Bank aspira a transformar el negocio y el trabajo de la banca. La entidad está llevando a cabo unos 25 proyectos piloto, muchos de los cuales se pondrán en marcha a principios de 2024. Se propone duplicar o triplicar su plantilla relacionada con la IA en el próximo año y reciclar a los actuales empleados de front-office y back-office a medida que la tecnología impregne las filas de DB, desde el departamento de recursos humanos hasta el de tecnología, pasando por el banco de inversión. Pero también será un momento de incertidumbre para el banco, con un campo minado de incógnitas, como los futuros costes, la evolución de la regulación y una guerra por el talento que se está recrudeciendo. 

"En cuanto a la IA generativa, es como una red nueva. No hay puntos de referencia. Hay muchas suposiciones", explica a Business Insider Gil Perez, director de innovación de Deutsche Bank.

"Tienes que conseguir que la gente haga un acto de fe y diga: 'Sí, entiendo que no tenemos todos los detalles, pero lo conseguiremos'. Y eso es muy difícil para muchos consejos de administración y directores financieros", afirma Perez.

Wall Street

Del back office a la sala de juntas

Deutsche Bank ha estado desarrollando su estrategia de IA desde 2021, un año después de que el banco se pasara a la nube pública tras aliarse con Google Cloud. El banco cuenta con un equipo de IA centralizado con menos de 100 tecnólogos que desarrolla las capacidades básicas de IA. 

El banco está contratando agresivamente a más especialistas en tecnología para ampliar su imperio de IA. En total, entre 300 y 400 tecnólogos trabajan en todos los proyectos de IA de Deutsche. Pérez afirma que el banco duplicará, o incluso triplicará, el tamaño del equipo en los próximos 12 meses.

Un portavoz de Deutsche Bank no ha querido hacer comentarios sobre la cantidad que está invirtiendo en sus esfuerzos de IA.

Lo que hace único al enfoque del banco es que está siendo impulsado por unos 13 directores de Operaciones que abarcan toda la empresa y sugieren ideas sobre cómo mejorar sus líneas de negocio a través de la tecnología. 

Al ser el negocio el que impulsa las ambiciones de IA de Deutsche, la tecnología se está desarrollando a una velocidad sin precedentes. Por lo general, la tecnología tiene que convencer a la empresa para que se asigne un presupuesto antes de que se pueda desarrollar una nueva capacidad o herramienta, lo que suele encontrarse con el rechazo de las hojas de ruta de los productos, que duran años, explica Perez. 

Pero con las ideas generadas por las propias empresas, los equipos técnicos obtienen luz verde para avanzar más rápidamente.

"La analogía es que ya no empujamos, sino que nos empujan", afirma Perez.

Una nueva concepción del banco corporativo

Ya en enero, un día en la vida de un banquero de Deutsche podría ser muy diferente. El banco corporativo, que obtuvo unos ingresos de 1.600 millones de euros (más de 2.000 millones de dólares) en el segundo trimestre, atiende a clientes institucionales, empresas de servicios financieros e inversores de Deutsche. 

Desde febrero, la división ha sido un hervidero de experimentación, y muchos de los casos de uso están dirigidos a mejorar procesos que consumen mucho tiempo y que suelen correr a cargo de rangos inferiores. 

El piloto que se presentó en el evento de Google permitía preparar una sesión informativa para un cliente con sólo pulsar unas teclas. 

Tamara Bitticks, vicepresidenta del banco corporativo, explica a Business Insider que el tiempo ahorrado permitirá a los banqueros jóvenes dedicar más tiempo a pensar de forma crítica sobre el cliente, los factores adversos de su sector o algo que el cliente no está haciendo y sus competidores sí. Los banqueros también pueden centrarse en desarrollar habilidades interpersonales, como generar confianza, interpretar el ambiente y saber escuchar, añade. 

"Lo que más me preocupa de nuestros juniors es que están recopilando información y están tan absortos en la recopilación que no piensan en el análisis", explica Bitticks. 

"Será una nueva forma de ser banquero", añade.

Deutsche está probando actualmente un chatbot genAI para atender a clientes de banca corporativa y de inversión. Tiene capacidad para responder a preguntas complejas, como si un cliente necesita actualizar los autorizados en una cuenta, el chatbot podría proporcionar el número total de cuentas que tiene un cliente en las que una persona específica es un autorizado o titular.

El banco tiene previsto lanzar el chatbot en el primer trimestre de 2024. Lo está probando con una muestra de clientes habituales y, a nivel interno, con empleados de Recursos Humanos. La reutilización de las denominadas plataformas centrales será una pieza clave para que Deutsche amplíe sus capacidades de IA, afirma Perez.

Los bancos luchan como locos por atraer talento tecnológico, pero los obstáculos culturales los frenan, según los expertos.

Riesgos e incógnitas

El viaje de Deutsche Bank hacia la inteligencia artificial generativa no será tarea fácil. 

El banco tendrá que competir por los talentos tecnológicos de IA más demandados, un mercado que está a punto de explotar. Y tendrá que crear programas de reconversión y mejora de las competencias para los empleados de toda la empresa, no sólo para los desarrolladores que desarrollan la tecnología. 

"Vamos a asegurarnos de que la gente entienda que ahora tienes a alguien que te ayuda, igual que un asistente personal te ayuda y hace algo por ti, pero al final tienes que asumir la responsabilidad", afirma. 

También existe una brecha entre la aceptación normativa y la IA generativa. La burocracia es una fuente habitual de frustración para muchos equipos de innovación y tecnología de Wall Street, pero aún está por determinar cómo regularán Washington o Bruselas la IA generativa. 

Determinar el retorno de la inversión en esta tecnología será otra incógnita difícil de despejar. A diferencia de otros avances, como la nube o las apps móviles, las empresas financieras no tienen un precedente con el que compararse. 

"Eso hace que el debate en la sala de juntas cuando se trata de cuantificar esto sea mucho más difícil, mucho más desafiante", dice Perez. 

Además, el precio de estas sofisticadas soluciones de inteligencia artificial generativa podría multiplicarse por 10 o 20 una vez que los pilotos se hayan terminado de probar y la tecnología esté en funcionamiento. 

"Esto está muy bien, pero ¿cuál va a ser el rendimiento? ¿Cómo lo cuantificamos? ¿Cuál va a ser el beneficio? La respuesta es que no lo sabemos".

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: BI PRIMETrending, Wall Street, Inteligencia artificial, Inversión, Deutsche Bank