Europa asegura estar preparada para movilizar reservas de gas y combustible, mientras estudia desvincular el precio de la electricidad y del gas para abaratar la factura

Charla entre la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (izqda), habla con su homóloga francesa, Barbara Pompili.
Charla entre la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (izqda), habla con su homóloga francesa, Barbara Pompili.

Consejo Europeo

El problema para los hogares por los altos precios de la electricidad viene de atrás (y se ha agudizado con la invasión rusa de Ucrania). El Gobierno de España tomó medidas (que se han demostrado insuficientes) para abaratar la factura de la luz y ahora espera a que también lo haga Europa –y de manera drástica–.

Los ministros europeos de Energía se reunieron el pasado 28 de febrero de 2022 en Bruselas para analizar la situación del sector tras desatarse las hostilidades en tierras ucranianas. 

En primer lugar, dejaron claro que no hay un riesgo inmediato respecto al suministro de gas o combustible, incluso en caso de que Rusia interrumpiera su exportación. 

A pesar de ello, desde el Consejo Europeo hacen hincapié en el hecho de que los Estados miembros están preparados para movilizar reservas estratégicas si la situación del suministro o de los precios del petróleo evoluciona de tal forma que se hace necesario. 

¿Cuál es el problema de Ucrania y Rusia? Claves para entender por qué Putin ha comenzado la guerra

Hay que recordar que actualmente Rusia proporciona alrededor del 40% del gas que consume Europa, porcentaje que es mayor en los países del centro y del este. 

Sin embargo, el gas ruso que llega a España supuso sólo un 10,43% del total en 2020, según los datos de Informe 2020 – El Sistema Gasista Español, elaborado por Enagas (el principal transportista de gas natural y el Gestor Técnico del Sistema Gasista en España).

Del gas usado en este país, el 29,05% llega de Argelia; el 15,87% de Estados Unidos; el 12,09% de Nigeria, y, como ya se ha comentado, el 10,43% de Rusia. Por tanto, la dependencia del gas ruso es mucho menor que la que tienen otros territorios en el Viejo Continente.

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya apuntó, en declaraciones a EFE, que “España cuenta con una posición sólida en cuanto a la garantía de suministro y, además, la infraestructura de regasificación de la que disponemos permite el rápido acceso a gas natural licuado por barco y, por tanto, no hay problema de abastecimiento con fuentes muy diferentes".

Bruselas podría desvincular el precio del gas del ‘pool’ eléctrico

En el documento resumen de la reunión se hace mención a que los ministros europeos están a la espera de que la Comisión anuncie nuevas medidas de contingencia para mantener los precios de la energía bajo control en este contexto de crisis sin precedentes. 

Entre las opciones que hay sobre la mesa está la propuesta por España, en octubre de 2021 –y reiterada por carta en los días previos a la reunión de los encargados europeos de la Energía– y que consistiría, entre otras cosas, en desvincular el precio de la electricidad del precio del gas, y así evitar que los consumidores dependan de la presión que Rusia pueda llegar a ejercer sobre los mercados.

Esta propuesta, que fue rechazada, está siendo seriamente valorada en la actualidad. En su momento, la comisaria de Energía, Kadri Simson, indicó que la creación de este “mercado paralelo” de la energía les despertaba muchas dudas. 

La subasta de la electricidad: así se fija el precio de la luz en España

No está totalmente claro, anotó, cómo funcionaría en la práctica ni si supone una mejor alternativa que el sistema actual.

Cambiar el modelo, explicó Simson en unas declaraciones recogidas por Europa Press, “supone riesgos para la predictibilidad del mercado, la competitividad y la transición a energías limpias”. 

Además, concretó, “el modelo actual garantiza que se ajusten la oferta y la demanda y es muy importante para la seguridad de suministro”.

La proposición de España, sostienen desde el Ejecutivo estatal, supone evitar que, como sucede en la actualidad, la energía más cara que entra en el sistema sea la que marque el precio del resto de fuentes

Para ello, “el precio de la electricidad se obtendría como un precio medio con referencia al coste de las tecnologías limpias inframarginales (principalmente las renovables)”

Así, indicaba el documento enviado en octubre, “el precio de la electricidad estaría directamente vinculado a los mix de producción nacionales, protegiendo a los consumidores de volatilidades excesivas y permitiéndoles participar en los beneficios que proporciona un mix de generación más barato”.

Asistencia al Gobierno de Ucrania

En la reunión de los ministros también se trató la ayuda que se le puede prestar al Gobierno de Ucrania. El objetivo, señalaron, es consolidar el crecimiento de su red eléctrica, garantizar que esta esté sincronizada con la de la Unión y brindar asistencia y recursos energéticos. 

Ya en enero de 2022, recuerdan en Bruselas, el Consejo acordó dar 1.200 millones de euros a Ucrania en forma de préstamos para promover la estabilidad en el país. 

Europa no puede dejar de comprar gas ruso: esta es la razón

En palabras de la ministra francesa para la Transición Ecológica, Barbara Pompili, hay que dar apoyo práctico a Ucrania, fortalecer la resiliencia del sistema energético europeo y gestionar las tendencias futuras en los precios de la energía. 

Por añadidura, subrayó que “es más importante que nunca acelerar la transición verde para lograr nuestros objetivos de independencia energética y neutralidad climática de Europa”. 

Otros artículos interesantes:

Rusia cierra su espacio aéreo a 36 países como medida de represalia tras las sanciones de Occidente

Dentro de una cripta subterránea convertida en un refugio antibombas ucraniano

Europa quiere que YouTube y Google prohíban las cuentas de propaganda de guerra

Te recomendamos