El nuevo módulo de Rusia de la Estación Espacial Internacional encendió sus motores por error, provocando que toda la estación girara durante una hora

Una captura de pantalla de la transmisión en directo de la NASA muestra el módulo Nauka acercándose a su puerto en la Estación Espacial Internacional, el 29 de julio de 2021.
Una captura de pantalla de la transmisión en directo de la NASA muestra el módulo Nauka acercándose a su puerto en la Estación Espacial Internacional, el 29 de julio de 2021.

NASA via Youtube

  • Rusia acaba de enviar un nuevo módulo, llamado Nauka, a la Estación Espacial Internacional (EEI).
  • Después de que Nauka atracara, comenzó a disparar por error sus propulsores, lo que movió toda la estación, que giró 45 grados antes de que la NASA pudiera devolverla a su posición original.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un nuevo módulo de la estación espacial rusa funcionó mal, después de acoplarse el jueves. El módulo, conocido como Nauka, comenzó a disparar inesperadamente sus propulsores, lo que movió a toda la estación fuera de posición.

El módulo de ciencia tan esperado ya había mostrado varios problemas técnicos en su camino hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), pero una vez que se acopló a esta el jueves por la mañana, parecía estar despejado. Luego, aproximadamente 3 horas después de su llegada, sobre las 18;34 hora española, Nauka de repente comenzó a disparar sus propulsores.

Los astronautas de la EEI dijeron a los controladores de vuelo que estaban viendo algo extraño por sus ventanas. El periodista espacial Anatoly Zak fue uno de los primeros en notar sus observaciones. "También se ven numerosas partículas fuera de la estación, lo que indica una fuga importante del propulsor o un respiradero de gas", tuiteó Zak.

En respuesta a la falla, los controladores de vuelo comenzaron a disparar propulsores en otras 2 partes del lado ruso de la EEI, incluido el módulo de servicio, en lo que llamaron un "tira y afloja" para que la estación volviera a su posición normal. 

A las 19:30, los controladores de vuelo de la EEI anunciaron que los propulsores de Nauka finalmente habían dejado de dispararse y habían recuperado el control del posicionamiento de la estación. Durante esa hora, Nauka había girado la estación 45 grados.

"Todos los demás sistemas de estaciones funcionan perfectamente", afirmó la NASA el jueves por la tarde. "Ninguno de los otros apéndices sufrió daños de ninguna manera".

Una fuga de helio podría ser la causa del mal funcionamiento

Un cohete Proton-M que lleva el módulo Nauka despega desde la plataforma de lanzamiento en las instalaciones espaciales de Rusia en Baikonur, Kazajstán, el 21 de julio de 2021.
Un cohete Proton-M que lleva el módulo Nauka despega desde la plataforma de lanzamiento en las instalaciones espaciales de Rusia en Baikonur, Kazajstán, el 21 de julio de 2021.

Roscosmos Space Agency Press Service/AP

Una pérdida repentina de control sobre la orientación de la estación espacial "no es algo común", aseguró la NASA, y agregó que existen procedimientos para solucionar este problema cuando surge. Ocasionalmente, los controladores de vuelo cambian deliberadamente la orientación de la EEI para evitar los desechos espaciales que se aproximan o para facilitar que una nave espacial atraque con éxito en la estación.

La tripulación de la EEI no está en peligro y nunca lo estuvo, según los controladores de vuelo del Centro Espacial Johnson de la NASA. Actualmente hay 2 cosmonautas, Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov, a bordo de la estación, así como 5 astronautas: Akihiko Hoshide, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón; Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y Shane Kimbrough, Megan McArthur y Mark Vande Hei, de la NASA.

"Es seguro decir que el resto del día ya no sucederá según lo programado, por supuesto", ha concretado un controlador de vuelo a los astronautas de la EEI el jueves por la tarde. Los controladores les pidieron que revisaran el costado derecho o de estribor de la estación para ver si había algún daño en el exterior de la estación o en los escombros flotantes.

Los astronautas de la NASA han comenzado a cultivar chiles para mejorar la dieta de la tripulación en futuras misiones

Hasta ahora, los astronautas no han informado de nada malo. Ni siquiera sintieron que la estación se movía durante el incidente, según el gerente del programa de la EEI, Joel Montalbano.

"Le preguntaste a la tripulación, 'Oye, ¿tembló la estación espacial o algo así?' Y la respuesta fue negativa", ha señalado durante una sesión informativa el jueves por la tarde.

Montalbano ha agregado que no está "demasiado preocupado", dado que la velocidad máxima de giro de la estación era de aproximadamente medio grado por segundo.

Aún no está claro qué causó que los motores se dispararan fuera de turno, pero Zak escribió que el control de la misión de Rusia descubrió una fuga de gas helio en uno o 2 de los tanques de Nauka, que pudo haber comprometido la operación de los propulsores.

Alrededor de las 20:15, los controladores de vuelo rusos confirmaron con la NASA que habían desactivado los propulsores errantes. Zak también informó que Nauka ha agotado todo el propulsor disponible para sus motores, por lo que no hay posibilidad de otro "tira y afloja".

Un atraque dramático

La Estación Espacial Internacional fotografiada en noviembre de 2018.
La Estación Espacial Internacional fotografiada en noviembre de 2018.

NASA/Roscosmos

Nauka, que también se conoce como el Módulo de Laboratorio Multipropósito (MLM), estaba originalmente programado para lanzarse en 2007, pero problemas técnicos y reparaciones inesperadas llevaron a años de retraso.

El módulo expande el lado ruso de la EEI, agregando más instalaciones científicas, cuartos para la tripulación y una nueva esclusa de aire para caminatas espaciales. También cuenta con un nuevo puerto de acoplamiento para naves espaciales rusas.

Pero no tuvo un viaje suave a la órbita. Poco después del lanzamiento el 21 de julio, Nauka no pudo encender sus motores principales y se impulsó a una altitud mayor. Los controladores de la misión rusos tuvieron que instruir al módulo de 13 metros de largo y 2,5 toneladas para que disparara sus propulsores de respaldo y así volver a su curso.

Después de que Nauka atracara con éxito el jueves, los 2 cosmonautas de la EEI comenzaron a buscar fugas, se prepararon para abrir la escotilla del módulo e integraron el módulo en los sistemas informáticos y de energía de la estación.

Pero después de que los motores comenzaran a dispararse, los controladores de vuelo aconsejaron a la tripulación de la EEI que mantuvieran la escotilla cerrada y que cerraran las ventanas de 38 centrímetros de grosor de la estación.

La NASA y la agencia espacial rusa, Roscosmos, pasarán los próximos días investigando el incidente. Roscosmos tomará la iniciativa en el análisis de Nauka, mientras que la NASA se centrará en evaluar las estructuras de la estación espacial, en busca de signos de daño.

"Tendremos un vistazo rápido al final del día de mañana", ha señalado Montalbano. "Eso nos dirá si tenemos algún problema que nos preocupe y que queramos ir a ver".

Otros artículos interesantes:

El arma del futuro: Rusia comienza la producción en masa de robots de guerra autónomos

Rusia planea lanzar una nave espacial de propulsión nuclear que pueda viajar desde la Luna hasta Júpiter

China y Rusia anuncian la construcción de la Estación Internacional de Investigación Lunar para avanzar en la conquista del espacio y competir con SpaceX

Te recomendamos

Y además