Pasar al contenido principal

La mayor parte de la comida del futuro no procederá de animales y plantas sino de microorganismos y los inversores ya han tomado nota

Un trabajador en el laboratorio de Ginkgo Bioworks
Un trabajador en el laboratorio de Ginkgo Bioworks Ginkgo Bioworks
  • Los científicos ya están desarrollando alimentos a partir de microorganismos y agua que, en poco tiempo, podrían reemplazar a los campos de cultivo y la ganadería, según el británico George Monbiot, autor del documental Apocalypse Cow.
  • El sector de la alimentación, exceptuando las frutas y vegetales, podrá ser sustituido con la fermentación de precisión, pronostica el experto.
  • Este proceso permitiría que todo el mundo obtenga alimentos utilizando tan sólo una pequeña parte de superficie, y representa una solución para hacer frente a las necesidades de los 10.000 millones de personas que vivirán en el planeta en 2050.
  • Además de la biotecnológica sueca Solar Foods, los inversores de capital riesgo ya han puesto el ojo en otros unicornios del sector como Perfect Day o Ginkgo Bioworks.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Más allá de las hamburguesas de carne que no es carne, las mismas que han introducido en sus menús McDonald's o Burger King con carne falsa de Beyond Meat o Impossible Foods, una alternativa a la producción de proteínas se está gestando en los laboratorios. La fórmula no es otra que la fermentación a partir de microorganismos y no son pocas las compañías, que ya tildadas de unicornios, trabajan en este sector.

Si bien se encuentran todavía en sus primeros pasos, los científicos ya están desarrollando alimentos a partir de microorganismos y agua que, en poco tiempo, podrían reemplazar a los campos de cultivo y la ganadería. Así lo considera George Monbiot, autor del bestseller La era del consenso y del documental Apocalypse Cow, en una columna en The Guardian.

Este británico pone por ejemplo a la compañía finlandesa Solar Foods que ha desarrollado una sabrosa harina a partir de un cultivo de bacterias y agua. La probó Monbiot en forma de tortitas y su dictamen fue claro: “sabía...justamente como una tortita”. 

El ejemplo sirvió para ilustrar su nuevo documental Apocalypse Cow y, en paralelo, su tesis: más pronto que tarde, la mayor parte de nuestra comida no vendrá de animales o plantas sino de organismos unicelulares. Además, la posibilidad de modificar bacterias permitirá crear proteínas específicas que se necesitan para la carne, la leche o los huevos desarrollados en el laboratorio. 

Leer más: El 'boom' de la carne artificial: 11 empresas que compiten con Beyond Meat e Impossible Foods en un mercado que movilizará 85.000 millones de dólares

Considera, este experto, que estamos en el punto clave de una transformación económica y, a la vez, del sector de la alimentación que, exceptuando las frutas y vegetales, podrá ser sustituido por la fermentación de precisión. Un proceso que no es más que la reproducción de microorganismos para producir productos concretos, el mismo por el que se obtiene el vino, el yogurt o el queso. 

Resulta que la vía metabólica utilizada por Solar Foods es diez veces más eficiente que la fotosíntesis. Todo ello sin considerar que, mientras de una planta se aprovecha sólo una parte, de la harina obtenida de la bacteria se aprovecha todo, lo que permite aumentar la eficiencia. 

La adopción de este modelo de alimentación entraña un futuro prometedor y es que todo el mundo podría obtener alimentos en abundancia utilizando tan sólo una pequeña parte de superficie. Pero es que si esta startup sueca lograra electrolizar el agua con la energía solar, el mejor lugar para ubicar estos cultivos resultarían ser los desiertos. 

La industria alimentaria actual, ciertamente, enfrenta una serie de retos, por no decir colapso. Cuando Naciones Unidas estima que alimentar a la población en 2050 requerirá un 20% más de unas reservas de un agua que se está desvaneciendo, la agricultura tendrá que hacer frente también a la crisis de un suelo pobre en fosfato y a la progresiva desaparición de los polinizadores insectos. 

Leer más: He probado por primera vez una hamburguesa vegana y tengo claro que ya están listas para enamorar a cualquier carnívoro

Esta alternativa a la agricultura tradicional se erige, según el experto británico, como un rallo de esperanza para salvar al planeta y a las personas que viven en él. Permitirá devolver tierra y mar a su transcurso natural salvaje, contribuirá reducción de gases de efecto invernadero, implica el fin de la explotación animal, el fin del uso de pesticidas y fertilizantes.

“Es nuestra mejor esperanza para detener lo que algunos han llamado la sexta gran extinción, pero que prefiero llamar gran exterminio. Si se hace bien significa comida barata y abundante para todos”, apunta Monbiot.

Y es que el think tank RethinkX pronostica que la fermentación de precisión será diez veces más barata que las proteínas animales en 2035. Utiliza poca superficie de tierra, y poca agua y nutrientes, por lo que este sistema será crucial para terminar con el hambre en el mundo al tratarse de una fuente estable de alimentos. Queda, eso sí, pendiente que supere la barrera regulatoria. 

Los inversores de capital riesgo ponen el ojo en un negocio de 140.000 millones de dólares

Según un estudio realizado por Barclays y que recoge Reuters, el sector de las alternativas a la carne podrían alcanzar una facturación de 140.000 millones de dólares en diez años, una cifra que supone el 10% de la industria cárnica global. 

Leer más: Veganos furiosos denuncian a Burger King por 'contaminar' la Impossible Whopper al cocinarla en la misma parrilla que la carne

Pero en esta liga juegan otras compañías que atraen la atención de los inversores y elevan su valor como la espuma. Es el ejemplo de Perfect Day, una startup que utiliza el proceso de fermentación para obtener proteínas con propiedades nutricionales idénticas a las de la leche y que también sabe igual. La clave, en este caso, de sus helados que tanto éxito han cosechado es la obtención de la proteína de la leche, que se encarga de unir el agua, la grasa y los distintos componentes y darles la textura. La generan a través de microorganismos programados, un proceso similar al que utilizan otras compañías para hacer vitaminas, probióticos y otros ingredientes como el heme, una molécula que utiliza Impossible Foods para darle a su hamburguesa vegetal el sabor a carne. 

Perfect Day, famosa por sus helados sin leche real, cerró una ronda de financiación de 140 millones de dólares recientemente pero no ha sido la única. Los inversores de techfood tienen el ojo puesto en otras compañías especializadas en la fermentación precisa como el unicornio Ginkgo Bioworks. La biotecnológica, que se centra en la producción de microorganismos casi a la carta, cerró este año una ronda de financiación de 290 millones de dólares que valoró la startup en 4.200 millones de dólares.

Leer más: El pescado que no es pescado: el último reto de la empresa que triunfa con su carne falsa

La compañía con sede en Boston utiliza la analítica de datos y la robótica para acelerar el proceso de desarrollo de nuevos organismos con aplicaciones tan diversas como la alimentación, la agricultura o terapéuticas.

Especializada en la producción de colágeno, Geltor es una de las compañías que desarrolla tecnologías para cultivar proteínas a escala y reemplazar las proteínas procedentes de animales. La biotecnológica, que se focaliza el en desarrollo de colágeno y gelatinas que a menudo se desechan de la industria de la alimentación, captó hasta de 2,25 millones de dólares desde que echó a andar.

Han sido hasta 83 millones de dólares los que ha levantado la startup con sede en Colorado, MycoTechnology, que se ha especializado en la fermentación de hongos con aplicaciones para potenciar el sabor, para producir suplementos proteicos y para fabricar preservativos. Fue en enero de 2019 cuando MycoTechnology cerró su última ronda de financiación que asciende a 30 millones de euros. 

También a partir de la fermentación de microorganismos desarrolló la compañía estadounidense C16 Biosciences una manera de producir aceite de palma en el laboratorio evitando la deforestación tropical y las elevadas emisiones de carbono. Un producto que por otra parte no parece muy atractivo para el mercado por su impacto negativo en la salud.

Son sólo algunas de una incipiente lista de startups que se lanzan a atacar un mercado que, cuando menos, se plantea como prometedor. Y no lo es sólo por las cifras que esconde sino por la posibilidad que entrañan estos alimentos de laboratorio de terminar con el hambre en el mundo, solucionar los problemas de deforestación derivados de la agricultura, terminar con el sufrimiento animal y el primer paso hacia una alimentación más sostenible. 

Y además