Pasar al contenido principal

Hasta 2020 con un presupuesto zombi: el Gobierno en funciones deberá prorrogar las cuentas de 2018 ante el fracaso de la investidura

El entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presenta en abril de 2018 los Presupuestos para ese año
El entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presenta en abril de 2018 los Presupuestos para ese año Reuters
  • El Gobierno en funciones tendrá que volver a prorrogar hasta 2020 los Presupuestos Generales del Estado que el Ejecutivo que presidía Mariano Rajoy aprobó en 2018.
  • Tras la falta de apoyos al proyecto de cuentas que presentaron PSOE y Podemos a principios de año que provocó el adelanto electoral y su incapacidad para pactar una investidura tras los comicios, no hay margen de tiempo para aprobar un presupuesto.
  • Sería la primera vez que unas cuentas públicas tienen que ser prorrogadas 2 años seguidos y la décima desde 1978 que se incumple la obligación legal de haber aprobado los Presupuestos el 1 de enero del año en que se apliquen.
  • La ausencia de presupuestos resta 4.700 millones de euros en entregas a cuenta de financiación a las comunidades autónomas, según eldiario.es.

El fracaso en los 2 primeros intentos del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para lograr su investidura ha sido analizado desde todas las vertientes. Se especula si el PSOE conseguirá aglutinar más apoyos en septiembre o si habrá nuevas elecciones en noviembre, pero una consecuencia de la falta de un Ejecutivo en vigor suele pasar desapercibida: la ausencia de presupuestos del Estado.

Con el calendario en la mano, se da por sentado que el Gobierno en funciones tendrá que volver a prorrogar hasta 2020 los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el Ejecutivo que presidía Mariano Rajoy aprobó en 2018. No solo es que no haya una mayoría parlamentaria consolidada, sino que los plazos para la elaboración y puesta en marcha de unas cuentas públicas dificultan otra alternativa.

Leer más: 12 fechas para entender el fracaso de PSOE y Podemos al formar gobierno: llegaron tarde a reuniones y dejaron mensajes en WhatsApp sin contestar

En junio, Pedro Sánchez parecía asumir que, tras la falta de apoyos en el Congreso al proyecto de presupuesto para 2019 que PSOE y Podemos habían pactado, no habría cuentas públicas este año y apostaba por centrarse en las de 2020. Sin embargo, el fracaso de sus primeros intentos de investidura le deja sin tiempo para acordar el techo de gasto sobre el que se elaboran los PGE.

Consecuencias de la falta de presupuestos

El artículo 134 de la Constitución define el calendario que deben seguir unos presupuestos. Así, el punto 3 de ese artículo establece que "el Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los PGE al menos 3 meses antes de la expiración de los del año anterior". Dado que las cuentas vencen en enero, la fecha límite para el trámite parlamentario sería el fin de septiembre.

Sin embargo, aunque hubiese investidura en septiembre, los tiempos parlamentarios harían imposible seguir este calendario. Así, antes de la elaboración de las cuentas, es necesario aprobar su techo de gasto, que define los fondos sobre los que se elaborarán las partidas del presupuesto, lo que tendría que conseguirse en un tiempo récord muy poco probable.

A consecuencia de este retraso, la financiación autonómica se verá mermada en 4.700 millones de euros en entregas a las comunidades, según eldiario.es, que añade que el Estado dejará de ingresar más de 5.600 millones anuales dado que no se han aprobado las subidas del IRPF a las rentas altas, la tasa Google y el impuesto a las transacciones financieras que el Gobierno había incluido en su proyecto de cuentas.

Leer más: Semejanzas y diferencias entre el rechazo a los Presupuestos de Pedro Sánchez y a los de Felipe González en 1995

Desde la Comisión Europea se ha advertido a España de que la ausencia de unos presupuestos podría comenzar a tener consecuencias en el estado de la economía. Sin embargo, en esa misma declaración, el comisario económico Pierre Moscovici también anunciaba, paradójicamente, la mejora de perspectivas de crecimiento para España en 2019 y 2020, ante la ralentización del resto de la UE.

Los primeros presupuestos que hay que prorrogar 2 veces

La falta de acuerdo político y de tiempo parlamentario provocará que los PGE de 2018, elaborados por el entonces ministro Cristóbal Montoro, se conviertan en los primeros presupuestos en España que tendrán que ser prorrogados en 2 ocasiones. La primera ocasión fue antes de la moción de censura que acabaría, precisamente, con el Gobierno de Rajoy del que Montoro formaba parte.

Sin embargo, será la décima ocasión en la que se incumple la obligación legal de que los PGE se aprueben antes del 31 de diciembre del año anterior y entren en vigor el 1 de enero del año para el que fueron elaborados. No obstante, en los últimos años, las prórrogas presupuestarias son cada vez más comunes ante la fragmentación parlamentaria y la ausencia de mayorías absolutas.

Estas son las 9 ocasiones en las que se han prorrogado los PGE:

  • 1978: el presidente Adolfo Suárez prorrogó a finales de 1977 los presupuestos elaborados por el Gobierno preconstitucional.
  • 1979: al celebrarse las elecciones generales en marzo, no se presentaron presupuestos hasta 2 meses después de los comicios.
  • 1983: tras el 23-F, el Gobierno del presidente Leopoldo Calvo-Sotelo renunció a elaborar presupuestos para 1983. Tras las elecciones generales de octubre de 1982, su sucesor, Felipe González, aprobó las cuentas de 1983 con retraso.
  • 1990: de nuevo la celebración de elecciones generales a finales del año anterior, además de errores de planificación del Gobierno, motivaron que los Presupuestos entrasen en vigor pasado el plazo.
  • 1996: ante la ruptura de los pactos entre el PSOE, CiU y el PNV, el Congreso aprobó una enmienda a la totalidad del proyecto de cuentas presentado por el PSOE, lo que provocó que convocase elecciones anticipadas en marzo. Tras los comicios, el primer Gobierno de José Aznar prorrogó los PGE de 1995 que había elaborado su predecesor ante la falta de tiempo para aprobar unas cuentas propias.
  • 2012: igual que en 1996, la convocatoria de elecciones anticipadas en noviembre de 2011 motivó que no el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no presentase un proyecto de PGE para 2012. Su sucesor, Mariano Rajoy, consiguió aprobar las cuentas públicas de 2012 un 29 de junio, con casi 7 meses de retraso.
  • 2017: las dificultades para formar Gobierno tras las elecciones de diciembre de 2015 y de junio de 2016 hizo imposible elaborar y aprobar unos PGE dentro del plazo. En este caso, las cuentas se aprobaron un 27 de junio, de nuevo con casi 7 meses de retraso.
  • 2018: los PGE que todavía están vigentes y probablemente lo estén hasta 2020 también se aprobaron con retraso. El Ejecutivo en minoría de Mariano Rajoy se vio forzado a demorar hasta marzo de 2018 la presentación de las cuentas, aunque no se consiguió aprobar esas cuentas hasta el 3 de julio, más de un mes después de que una moción de censura apoyada por PSOE, Podemos y los partidos nacionalistas acabase con el Gobierno en minoría de Rajoy.
  • 2019: El proyecto de presupuestos acordado por PSOE y Podemos, que ya llegaba con retraso, no consiguió superar el trámite parlamentario y provocó la convocatoria de elecciones anticipadas.

Y además