Conoce a la 'tribu canguro' de Corea del Sur: 'millennials' con estudios universitarios, sobrecualificados para el mercado laboral, que siguen viviendo con sus padres

Matthew Loh,
Reena Koh,
Jóvenes surcoreanos se visten con ropas tradicionales para celebrar una ceremonia confuciana de mayoría de edad.
Jóvenes surcoreanos se visten con ropas tradicionales para celebrar una ceremonia confuciana de mayoría de edad.

Chung Sung-Jun/Getty Images

  • Casi el 70% de los millennials surcoreanos tienen títulos universitarios.
  • Sin embargo, se les considera demasiado cualificados para el mercado laboral, lo que se traduce en una alta tasa de desempleo.
  • Conocidos como la "tribu canguro", muchos siguen viviendo con sus padres debido al elevado coste de la vivienda.

A sus 28 años, Kwon Joonyeop es el tipo de hombre en el que quieren convertirse la mayoría de los adolescentes coreanos

Kwon, de 28 años, nadaba para su equipo universitario en la Universidad de Yonsei, una de las mejores de Corea del Sur.
Kwon, de 28 años, nadaba para su equipo universitario en la Universidad de Yonsei, una de las mejores de Corea del Sur.

Kwon Joon-yeop

Kwon se graduó en 2022 en la Universidad de Yonsei, una de las mejores universidades de Seúl, donde nadó en el equipo universitario y obtuvo una doble licenciatura en educación física y administración pública. Vive en Gangnam (el ostentoso centro de Seúl), en un apartamento de 4 habitaciones que su familia posee desde hace generaciones.

Trabaja como analista de datos en una multinacional tecnológica en un país donde el éxito se basa en conseguir un empleo de alto estatus. Los fines de semana participa en competiciones de natación y está dispuesto a representar a Seúl en torneos para menores de 30 años.

Pero, como la mayoría de los surcoreanos jóvenes y solteros, vive con sus padres y, a pesar de ganar más que la media nacional, no se plantea comprar su propia casa en los próximos 10 años. Si ahorra lo suficiente, quizá pueda comprarse un coche para entonces, dice.

"Me siento un poco desesperanzado, como si estuviésemos condenados", afirma Kwon.

Hong Seo-yoon, de 36 años, dirige una organización sin ánimo de lucro para los derechos de los discapacitados en Corea y da clases de defensa de los derechos en la Universidad Nacional de Seúl en su tiempo libre por unos 3.400 euros al mes. Ha trabajado como presentadora en el Sistema Coreano de Radiodifusión y como fundadora de varias ONG. Hong, que va en silla de ruedas, también forma parte del consejo de varias organizaciones coreanas sin ánimo de lucro para el acceso de los discapacitados.

Se gastó los ahorros de toda su vida y pidió un gran préstamo para comprar su primera casa en Seúl (un apartamento de 600 metros cuadrados construido hace 30 años) por 275.000 euros en 2019. Ahora, sin embargo, con su salario actual y los intereses de la hipoteca acumulándose, Hong dice estar preocupada por su futuro financiero.

Cónyuges de trabajo.

Kwon y Hong pertenecen a la Generación MZ, un término colectivo para los millennials y y la Generación Z de Corea del Sur, que a menudo se agrupan por su conocimiento del mundo digital y su visión de la vida. La Generación MZ (los nacidos entre 1980 y 2005) representa casi un tercio de los 52 millones de habitantes del país.

Son la generación más culta del país y es la primeraconocida por hablar de cuestiones sociales y del clima. La Generación MZ también se caracteriza por una intensa ansiedad financiera, ya que los jóvenes coreanos como Hong y Kwon ven alejarse sus objetivos vitales mientras los precios de la vivienda, el transporte y la educación alcanzan máximos históricos.

Business Insider ha entrevistado a 5 surcoreanos de la Generación MZ, así como a expertos en finanzas y generacionales, para comprender mejor a esta generación.

Conocida como la "tribu canguro", la mayoría de los jóvenes solteros surcoreanos siguen viviendo con sus padres debido a elevado precio de la vivienda

La vivienda es cada vez más inasequible en Corea del Sur, ya que los precios y los tipos de interés siguen subiendo.
La vivienda es cada vez más inasequible en Corea del Sur, ya que los precios y los tipos de interés siguen subiendo.

juyeong i / EyeEm/ Getty Images

Solo el 12,7% de los solteros y el 36,6% de las parejas casadas de la Generación MZ son propietarios de una vivienda, según datos de Statistics Korea, la agencia gubernamental del Censo. En comparación, el 47,8 % de los millennials de EEUU tienen casa propia, según un análisis de los datos del censo de 2020 realizado por Apartment List. En el caso de España, una encuesta de Inmuebles24 de 21 señalaba que solo el 27% de los millennials tiene casa propia.

Eso no quiere decir que los coreanos no quieran comprar. Una encuesta realizada en 2020 a 2.889 coreanos veinteañeros reveló que casi el 95% piensa que tener una casa en propiedad es esencial. Kwon, el analista de datos, comenta que poseer una propiedad está consagrado como un signo de estatus para la mayoría de los coreanos.

Pero Kwon, que gana 55.000 euros al año, no sabe si algún día comprará su propia casa.

"En cuanto a mi límite, si no estoy casado, quizá me mude y alquile una casa cuando tenga 35 ó 36 años", explica Kwon. Cuenta que ahorra el 70% de sus ingresos quedándose con sus padres.

El precio medio de venta de una vivienda en Seúl era de 801.692 dólares en 2022, en comparación con los sueldos medios de entre 24.600 y 34.500 euros de los coreanos de entre 25 y 39 años, según ha informado el Ministerio de Empleo y Trabajo.

Con la escalada de los costes de la vivienda y el aumento de los tipos de interés, muchos surcoreanos jóvenes y solteros no disponen de fondos para plantearse seriamente ser propietarios de una vivienda. El Korea Financial Times publicó que los hogares con ingresos medios solo pueden permitirse el 2,6% de las casas de Seúl. 

Por eso se llaman a sí mismos la "tribu canguro". Al menos el 42,5% de la Generación MZ sigue viviendo con sus padres, según un informe de 2022 de Estadísticas de Corea. En Corea, es socialmente aceptable sacrificar la propia independencia por el beneficio práctico de evitar gastos de alquiler.

En el caso de Hong, fundadora de una organización sin ánimo de lucro, la subida de los precios del alquiler la empujó a dar el paso y comprar su piso con un préstamo. No tenía la opción de quedarse con sus padres, que viven en Changwon, una ciudad de la costa sureste de Corea, y los costes de alquiler subían cada semana en 2019, según explica.

"Tenía mucho miedo de que mi casero siguiera pidiéndome más dinero por el alquiler", señala.

Las matrículas universitarias son relativamente baratas, y casi el 70% de los millennials surcoreanos tienen títulos universitarios

Park Minjun, de 25 años, cursa un máster en Relaciones Internacionales.
Park Minjun, de 25 años, cursa un máster en Relaciones Internacionales.

Park Minjun

En Corea del Sur, las matrículas universitarias anuales rondan los 4.575 euros de media, más caras que en España, donde la media es inferior a 2.000 euros por año, pero muy inferior a las estadonidenses. Menos del 30% de los universitarios coreanos financian sus estudios con préstamos estudiantiles, según explica Eyal Victor Mamou, director general de la consultora coreana Koisra.

Park Min-jun, de 25 años, cursa un máster; alquila un estudio en Seúl por 5.500 euros al año y gasta unos 5.000 anuales en la matrícula. Sus padres viven en Busan, la segunda ciudad más grande de Corea del Sur, y le ayudan con parte de sus gastos, según cuenta a Business Insider.

La mayoría de los amigos de Park en su universidad, la Universidad Nacional de Seúl, reciben dinero de sus padres para ayudarles mientras estudian.

"El problema de los préstamos estudiantiles en Corea no es tan grave como en Estados Unidos, donde la mayoría de los graduados universitarios tienen que empezar su vida social con una enorme deuda", comenta a Business Insider Kim Seong-kon, profesor emérito de estudios culturales y exdecano de asuntos internacionales de la Universidad Nacional de Seúl.

Park aporta 1.000 euros al mes sirviendo mesas en un restaurante de barbacoa coreana, dando clases particulares a estudiantes universitarios y trabajando como ayudante de investigación.

Le sobra lo suficiente para gastárselo en viajes ocasionales a lugares de vacaciones cercanos, como la isla de Jeju, a un corto vuelo de Seúl. Actualmente está ahorrando para unas vacaciones en Indonesia. "Si tuviéramos préstamos estudiantiles al nivel de Estados Unidos, se produciría una histeria social. Es habitual que la gente intente ahorrar mientras estudia", afirma.

Pero eso también tiene su lado negativo, y es que muchos millennials están sobrecualificados para el mercado laboral; la tasa de desempleo juvenil en Corea es casi el doble que en Estados Unidos

Los jóvenes surcoreanos que buscan trabajo se enfrentan a tasas de desempleo crecientes en una sociedad altamente competitiva.
Los jóvenes surcoreanos que buscan trabajo se enfrentan a tasas de desempleo crecientes en una sociedad altamente competitiva.

Jung Yeon-je/Getty Images

En febrero, la tasa de desempleo de las personas de entre 20 y 29 años en Corea del Sur era del 7%, según un informe de Statistics Korea. Esto supone un aumento de 1,2 puntos porcentuales respecto a enero. Si se compara con España, el paro juvenil (que abarca a los jóvenes entre 16 y 25 años), supera el 29% y se sitúa como el segundo más elevado de la UE.

Aunque la situación es muy distinta a la de España, donde existe un problema estructural con el desempleo, el mercado laboral coreano no tiene suficientes empleos bien remunerados para los jóvenes licenciados, según concluye Sang Kim, director de comunicación del Instituto Económico de Corea.

"En el pasado, la gente trabajaba duro para entrar en universidades de prestigio, lo que garantizaba empleos de prestigio. Pero hoy, la realidad es que incluso con títulos de las mejores universidades, la gente tiene dificultades para encontrar los empleos de alta calidad que desea", afirma el experto.

La idea de que la aceptación en la universidad garantizaba el éxito estaba tan extendida en Corea que la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, un observador de las Naciones Unidas, la bautizó como el "síndrome del billete dorado". 

Park está cursando un máster en relaciones internacionales. Ya está preparando sus opciones si no encuentra un trabajo con el salario que desea (entre 27.000 y 36.000 euros al año) y está estudiando programas de doctorado. Los titulados superiores ganan una media de 49.000 euros al año en Corea, según Statistics Korea.

Jóvenes de la generación Zalpha.

"Sin duda hay trabajo, pero no sé si el sueldo es el adecuado", afirma.

Con casas tan caras y escasez de empleos bien pagados, los jóvenes coreanos piden cada vez préstamos más elevados

La generación más joven suele recurrir a las inversiones para sobrevivir en una sociedad tan competitiva.
La generación más joven suele recurrir a las inversiones para sobrevivir en una sociedad tan competitiva.

NurPhoto/Getty Images

A pesar de que Corea tiene niveles bajos de deuda estudiantil, cada vez son más los jóvenes que piden dinero a las entidades, según Mamou, Director General de Koisra. Calcula que alrededor del 35% de los préstamos en Corea se conceden a prestatarios de la Generación MZ.

La generación más joven de Corea recurre cada vez más al bittoo, argot para referirse a pedir un gran préstamo para invertir en bolsa, con la esperanza de hacerse ricos.

Sam Kyungmoon Son, profesor adjunto de la Universidad de Kyungwoon y consultor independiente de la empresa de consultoría de gestión VisionWise, declaró en una entrevista anterior a Cheryl Teh, de Business Insider, que esta práctica supone un enorme riesgo, pero que los jóvenes están tan desesperados que lo asumen.

Park dijo que algunos de sus amigos pidieron prestado el salario de varios años en 2022 para invertir en criptomonedas y posteriormente perdieron los ahorros de toda su vida cuando el mercado se desplomó en mayo. "Creo que eso demuestra a qué pertenece la Generación MZ, la ansiedad financiera propia de esta generación", argumenta.

Los jóvenes surcoreanos son los que más gastan en artículos de lujo, en parte porque no pueden comprar propiedades

Para muchos jóvenes surcoreanos, parecer adinerados ante los demás es muy importante.
Para muchos jóvenes surcoreanos, parecer adinerados ante los demás es muy importante.

Chung Sung-Jun/Getty Images

En 2022, el gasto total en artículos de lujo de los surcoreanos aumentará un 24%, según un reciente estudio de Morgan Stanley, tal y como informa The Korea Times. Shinsegae, una de las mayores cadenas de tiendas de lujo de Corea, declaró que la Generación MZ representaba casi el 40% de las ventas totales de lujo en 2021, según publicó el mismo medio.

Los jóvenes coreanos tienden a inclinarse por los artículos de lujo como "compensación psicológica" por no poder permitirse símbolos innegables de éxito, como la propiedad, tal y como afirma Kim, el profesor. "Como no pueden tener una casa debido a los astronómicos precios de los inmuebles en Corea del Sur, se compran un coche de lujo", explica.

La fijación de esta generación por los artículos de marca se debe a la cultura de comprar de artículos de lujo como símbolo de estatus, conocida como "flex", añade el experto.

Kwak Geum-joo, profesor de psicología de la Universidad Nacional de Seúl, declaró a The Korea Times que, mientras que las generaciones anteriores ahorraban más para sobrevivir a situaciones económicas difíciles, los jóvenes ven los artículos de lujo más bien como inversiones que les aportan alegría o satisfacción. 

Más del 60% de los 1.000 adultos coreanos encuestados entre 2020 y 2021 reconocían que consideran "bastante importante" o "muy importante" ser vistos como ricos, según un estudio de Economic Affairs.

Otros miembros de la Generación MZ han adoptado un enfoque inverso para hacer frente a la sombría situación del coste de la vida y ahorran todo lo que pueden

Kim So-hee trabaja en Samsung Electronics como ingeniera.
Kim So-hee trabaja en Samsung Electronics como ingeniera.

Kim So-hee

La incertidumbre económica ha dado origen a un movimiento opuesto a la "cultura flex" que está ganando adeptos: la cultura "jjantech", o inversión para ahorrar dinero. En esencia, se basa en escatimar lo que se pueda, como saltarse comidas o caminar 10.000 pasos al día para ganar 7 céntimos.

El típico coreano de la Generación MZ que gana un sueldo cercano a la media nacional ahorra alrededor del 44% de sus ingresos, según Mamou. "Intento ahorrar todo lo que puedo", explica a Business Insider Kim So-hee, ingeniera de 26 años de Samsung Electronics.

Para recortar gastos en comida, desayuna, almuerza y cena en las comidas gratuitas que su empresa ofrece entre semana. Esta práctica ayuda a Kim a ahorrar 2 tercios de sus ingresos mensuales mientras vive sola en un apartamento alquilado cerca de su lugar de trabajo.

Park Su-ah, asistente contable de 25 años, cuenta que ahorra alrededor del 70% de su salario anual de 18.300 euros. "En Corea tenemos un dicho común: Hay que pagar para respirar", señala.

Sueña con pasar una semana de vacaciones en Francia, para lo que ha presupuestado 720 euros, aparte de los gastos de vuelo. Park ahorra más viviendo con sus padres en Goyang-si, una de las ciudades dormitorio de Seúl, y hace un viaje diario de una hora en autobús para trabajar en una editorial de la capital.

Como muchos de sus homólogos del resto del mundo, los millennials surcoreanos se casan más tarde que las generaciones anteriores

Cada vez menos surcoreanos de la generación MZ consideran el matrimonio una necesidad.
Cada vez menos surcoreanos de la generación MZ consideran el matrimonio una necesidad.

Anthony Wallace/Getty Images

Más del 50% de los surcoreanos de entre 20 y 30 años ya no ven el matrimonio como una necesidad, según una encuesta social nacional realizada por Statistics Korea en 2022. Casi un tercio de los encuestados afirmó que la falta de dinero es una de las razones por las que no quieren casarse.

La tasa de matrimonios en Corea alcanzó mínimos históricos en 2022, con un total de 192.000 parejas casadas entre una población de 51 millones de personas, según The Korea Herald. Los que se casan lo hacen más tarde.

"Tradicionalmente se esperaba que las personas se casaran a finales de la veintena o principios de la treintena, después de finalizar su educación y tener una carrera estable. Sin embargo, en los últimos años, estas expectativas se han debilitado debido a los retos económicos", dice Mamou.

Ninguno de los jóvenes coreanos que han hablado con Business Insider tiene planes concretos de casarse, aunque varios tienen pareja. 

A sus 36 años, Hong, profesor a tiempo parcial, no tiene prisa por comprometerse. "Si me preguntas si mi relación actual es similar a la de mi familia, no lo es", afirma.

Park, la estudiante de máster, dice que muchos hombres coreanos se hacen una lista de comprobación financiera antes de su boda. "Los chicos que quieren casarse están especialmente ansiosos por ahorrar: tienen que completar esta lista de comprobación, comprar una casa, comprar un coche. Es mucho estrés, y todo son objetivos financieros", dice.

Con la caída de las tasas de matrimonio también se hunde la tasa de natalidad, y los jóvenes coreanos ya no creen que sea esencial tener hijos

Corea del Sur ostenta actualmente el récord mundial de tasa de natalidad más baja.
Corea del Sur ostenta actualmente el récord mundial de tasa de natalidad más baja.

SOPA Images/Getty Images

En febrero, Corea del Sur registró la tasa de natalidad más baja del mundo: 0,78 hijos por mujer. Se necesita una tasa de 2,1 para mantener una población estable. En comparación, la tasa de fertilidad en Estados Unidos ronda el 1,6, según el Banco Mundial, y la de España está en el 1,3, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

"Se trata de uno de los problemas más graves, si no el más importante, a los que se enfrenta la sociedad coreana, y el gobierno lleva décadas tratando de resolverlo", dice Kim, del Korea East Institute, refiriéndose a la natalidad del país.

Kwon, el analista de datos, comenta que no se plantearía tener más de 2 hijos por el coste. "En Corea decimos que los niños son máquinas tragaperras. Los precios de los alimentos están subiendo, y en Corea se espera que los padres jóvenes matriculen a sus hijos en extraescolares caras, como clases de música y clases particulares, explica Kwon.

Una encuesta realizada en 2022 por el Ministerio de Educación coreano reveló que el 78,3% de los alumnos de 3.000 clases escolares reciben clases particulares fuera de la escuela pública. Las parejas casadas gastan más cada año en clases particulares, hasta una media de 3.000 euros en 2022, según Statistics Korea.

A muchos miembros de la Generación MZ les preocupa interrumpir su carrera profesional para tener hijos, explica Kim, el profesor. "Parecen pensar que trabajar y criar hijos es incompatible, si no imposible", afirma.

Hong dice que consideraría la posibilidad de tener un solo hijo si su pareja acepta encargarse de las tareas parentales y le permite seguir dirigiendo su organización sin ánimo de lucro. "Si voy a tener un papel de madre tradicional, no voy a dar a luz", defiende.

Mientras sus padres soñaban con la fama y la riqueza, la Generación MZ solo quiere hacerlo lo mejor posible con las herramientas que tiene

La decisión de renunciar a algunos de los valores conservadores de la generación anterior ha permitido a los surcoreanos más jóvenes introducir cambios positivos.
La decisión de renunciar a algunos de los valores conservadores de la generación anterior ha permitido a los surcoreanos más jóvenes introducir cambios positivos.

Anthony Wallace/Getty Images

"La generación anterior define el éxito como 'tener fama, prestigio social y dinero'. Sin embargo, la Generación MZ piensa que mientras disfruten con lo que hacen, tendrán éxito, tanto profesional como personalmente", señala Kim a Business Insider.

Kim, la ingeniera de Samsung, dice que no espera hacerse rica. Para ella, la felicidad es la capacidad financiera de poder invitar a un buen restaurante a la gente que te rodea. "Además, creo que tener mucha gente buena a tu alrededor también es un tipo de éxito", añade.

En comparación con sus homólogos de más edad, los coreanos de la Generación MZ tienden a valorar más el autocuidado y el equilibrio entre la vida laboral y personal que centrarse exclusivamente en sus salarios, afirma Mamou, Director General de Koisra.

"Son realistas en cuanto a sus objetivos y prefieren una vida cómoda a asumir riesgos", afirma. Pero su definición del éxito sigue dependiendo de ser económicamente estables e independientes, añade Mamou. Kwon está de acuerdo: su prioridad ahora es ahorrar. "Entré en la universidad en la que quería estar. Alcancé mis objetivos. Puedo considerarlo un éxito", indica.

Park, el estudiante, cree que tendrá éxito si consigue un puesto de director en una gran empresa. Pero no es el sueldo ni el prestigio lo que busca. "Si puedo mejorar la vida de la gente, tener un impacto personal a nivel de director, eso sería el éxito para mí", dice.

La Generación MZ cuestiona los valores conservadores de los coreanos de más edad, pero intenta encontrar un equilibrio entre el respeto a la tradición y la introducción de cambios positivos en la sociedad

Hong Seo-yoon posa para una foto en un parque.
Hong Seo-yoon posa para una foto en un parque.

Hong Seo-yoon

"La generación MZ está prácticamente en contra de todo aquello a lo que se aferraron las generaciones anteriores, incluidas las normas sociales confucianas, la antigüedad y la ideología política extrema", afirma el profesor Kim.

Eso incluye la política partidista que ha obsesionado a los mayores de Corea durante décadas; los jóvenes coreanos no suelen apoyar ideologías ni de derechas ni de izquierdas, comenta Kim.

Una notable excepción es el movimiento "antifeminista", mayoritariamente conservador, que está surgiendo entre los veinteañeros coreanos, que consideran que las recientes políticas de igualdad de género les discriminan. Muchos de ellos votaron a Yoon Suk Yeol, presidente de Corea del Sur, que se presentó en 2022 con la promesa de abolir el Ministerio de Igualdad de Género y Familia.

En su mayoría, los jóvenes coreanos son más sensibles a la desigualdad social que las generaciones anteriores, según Mamou. "La generación MZ, especialmente el grupo millennial, sigue siendo consciente de las tradiciones coreanas y de los conceptos y principios de la conservadora sociedad coreana. Intentan equilibrar y encontrar su propio camino con respecto a la tradición", añade.

Kwon, el analista de datos, dice que una tradición comúnmente despreciada por los jóvenes coreanos es la cultura de beber en el lugar de trabajo. A menudo se presiona a los compañeros más jóvenes para que beban o canten karaoke con sus compañeros más veteranos fuera del horario laboral, una tendencia muy extendida en Asia Oriental.

Cada vez hay más oposición a este hábito, pero muchos siguen asistiendo por respeto, dice Kwon. "Si una persona mayor te dice que tienes que ir a beber, tienes que seguirla", señala.

Hong, fundador de la organización sin ánimo de lucro, comenta que las personas discapacitadas sufren mucha menos discriminación entre los coreanos de la Generación MZ que sus predecesores. Ahora hay más empresas dispuestas a contratar empleados discapacitados, aunque aún queda mucho por mejorar. "Estoy siendo testigo de un cambio hacia una sociedad más igualitaria para los discapacitados", defiende.

La mayoría de las preocupaciones de la Generación MZ, como las de sus homólogos de todo el mundo, tienen que ver con el dinero, pero a los jóvenes coreanos no solo les preocupa no ganar lo suficiente para ascender en la escala social, sino que temen pasarse la vida poniéndose al día

A pesar de llevar la pesada carga de la ansiedad financiera en su vida diaria, los jóvenes surcoreanos no pierden la esperanza.
A pesar de llevar la pesada carga de la ansiedad financiera en su vida diaria, los jóvenes surcoreanos no pierden la esperanza.

Ed Jones/Getty Images

Cuando se les preguntó por sus perspectivas de futuro, todos los coreanos con los que habló Business Insider mencionaron su preocupación por sus finanzas. Gran parte de su perspectiva de la vida pesa mucho en su capacidad (o incapacidad) para trabajar para ser propietarios de una vivienda en un mercado inmobiliario volátil.

"Los jóvenes surcoreanos se sienten mucho más presionados y estresados por su situación económica que los estadounidenses", afirma Kim, director de comunicaciones de KEI.

Los precios de la vivienda también están subiendo en Estados Unidos, lo que hace que los millennials alquilen durante más tiempo y compren más tarde, según informó Hillary Hoffower, de Business Insider. El precio medio de venta de las viviendas en EEUU ha subido un 85% en los últimos 10 años, hasta alcanzar los 510.778 euros a finales de 2022.

Muchos de los retos sociales a los que se enfrentan los jóvenes coreanos, como la baja tasa de natalidad entre tradición e individualidad, también prevalecen en China y Japón. Kwon, el analista de datos, cree que el precio de la vivienda bajará cuando disminuya la población coreana, pero le preocupa tener que pagar impuestos desorbitados para financiar la asistencia sanitaria a los mayores.

Aun así, cree que él y sus compañeros están preparados para el reto. "Aprendemos rápido, estamos abiertos al debate y somos muy estrictos con nuestro código moral, con dar lo mejor de nosotros mismos y tratar a los demás, más que la generación de nuestros padres. Sólo tenemos que seguir haciendo lo que estamos haciendo, no cometer ninguna estupidez. Si la economía mejora, entonces estaremos bien", opina.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.