Pasar al contenido principal

Los CEO de todo el mundo están cada vez más preocupados por la situación de la economía global, según una encuesta

The world's CEOs are getting increasingly nervous about the state of the global economy, a major new survey shows
AP
  • Los CEO  del mundo se han vuelto cada vez más pesimistas sobre el crecimiento económico global en el último año y esperan que sus negocios sufran en el corto a medio plazo como resultado.
  • Los CEO tradicionalmente han visto a Estados Unidos como el lugar más atractivo para invertir, pero está cerca de perder esa corona, y China y la India suben rápidamente en los rankings.
  • Los CEO están menos preocupados por amenazas como el terrorismo y el calentamiento global, y en cambio están tratando de reaccionar ante la incertidumbre geopolítica provocada por el populismo y las políticas nacionales cambiantes.

Los CEO globales han elogiado al 2018 como un año de fuerte crecimiento global, pero a finales de año habían cambiado de parecer por completo.

La encuesta anual de los CEO realizada por PwC, publicada este lunes en vísperas del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, revela que el 30% de los encuestados anticipa una disminución en el crecimiento económico mundial en 2019, un gran aumento desde el 5% el año anterior.

El pesimismo sobre la economía se ve impulsado por el panorama de políticas en constante cambio en todo el mundo que está dividiendo a los países, según la encuesta.

En el Medio Oriente y Europa, los hallazgos fueron más crudos, con un 38% y un 33% de los encuestados pesimistas sobre el crecimiento mundial para este año.

Mientras tanto, el optimismo entre los CEO de América del Norte ha caído más drásticamente, de 63% a 37%, mientras que el porcentaje que indica una desaceleración en el crecimiento global pasó de un insignificante 3% a un 28%.

Leer más: Los 5 grandes riesgos que más preocupan a cada uno de los sectores de la economía

Estados Unidos está cerca de perder su lugar principal como el destino más deseado para la inversión fuera de la región de un CEO, según la encuesta que entrevistó a 1.378 directores ejecutivos en más de 90 territorios. La proporción de los presidentes ejecutivos que seleccionaron a Estados Unidos como su principal mercado de crecimiento disminuyó un 41% en el último año.

"El número uno siempre ha sido Estados Unidos en el último par de años, y después China. Ambos siguen siendo el primero y el segundo, pero han bajado significativamente, abriendo la puerta a otros países", dice el presidente global de PwC, Bob Moritz, en una entrevista con CNBC en Davos.

"India es uno de esos países. Cuando miras lo que el primer ministro Modi le ha hecho a ese país", añade.

El exceso de regulación sigue siendo la preocupación número uno para los CEO globales, pero la incertidumbre de las políticas es ahora el segundo problema más importante, junto con los conflictos comerciales que también está mucho más arriba en la encuesta de este año.

Los CEO también demuestran una notable disminución de la confianza en las perspectivas de ingresos de sus propias organizaciones en el corto (12 meses) y medio plazo (tres años). Si la confianza de los CEO sigue siendo un indicador importante, el crecimiento económico global se desacelerará en 2019.

Leer más: 5 razones por las que la economía mundial se desacelerará y afectará a las bolsas

Los CEO españoles tampoco confían en una mejora de la economía y crece la preocupación por el crecimiento de las empresas

España sigue la tendencia global, y los CEO españoles consideran que las mayores amenazas para el 2019 son la incertidumbre política, el populismo y el crecimiento económico incierto.

En este marco, con respecto al 2018 caen del 50 al 41% los que esperan cumplir con sus expectativas empresariales, mientras que crece al 26% los que tienen poca o ninguna expectativa de conseguirlo. 

En cuanto a los cambios que esperan en el panorama económico, desciende del 63% al 21% los que tenían esperanzas de que mejorara y crece de forma notable desde un 3% hasta el 28% el número de CEO que cree que la economía va a ir a peor. 

Y además