Pasar al contenido principal

Las patatas fritas de McDonald's ya no son lo que eran: así han cambiado a lo largo de los años

Así se hacen las patatas de McDonald´s
Getty Images

  • Las patatas fritas de McDonald's son un auténtico éxito, y se han convertido por méritos propios en uno de los productos más saboreados por los clientes de esta cadena.
  • Pero las famosas patatas no siempre han tenido el mismo sabor, ya que la receta ha ido experimentando algunos cambios a lo largo del tiempo.
  • Si eres un verdadero adulador de las patatas de McDonald's es muy probable que hayas notado diferentes variantes en los últimos años. Por ejemplo, la fritura es distinta y más saludable ahora.
  • A continuación, se detalla cómo ha cambiado McDonald's sus patatas fritas desde que empezó a comercializarlas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No siempre han tenido el mismo sabor. Si bien las patatas fritas de McDonald's son desde hace años uno de los productos más exitosos de esta cadena de restaurantes, lo cierto es que a lo largo del tiempo se han ido introduciendo cambios tanto en su composición como en la receta.

Seguro que alguna vez las habrás probado: alargadas, de textura más bien blanda, fáciles de ingerir y llenas de sal; son un gran acompañamiento para tomar junto a las hamburguesas y los refrescos de esta cadena de comida rápida.

Eso sí, las patatas fritas de McDonald's no siempre han mantenido el mismo sabor, y si llevas acudiendo a los restaurantes de la compañía desde hace años es muy posible que lo hayas notado. La composición cambia, y el proceso de fritura también es distinto, más saludable ahora que en la década pasada, y desde luego mucho más que en sus orígenes.

Leer más: Una buena noticia sobre el coronavirus: los científicos detectan signos de inmunidad al COVID-19 a largo plazo incluso después de padecer infecciones leves

La revista estadounidense Reader´s Digest explica todos estos cambios en un artículo, señalando el año 1990 como el momento en el que las patatas experimentaron su mayor variación, aunque no fue la única.

Cómo eran las patatas originales de McDonald's

Los orígenes de McDonald's se remontan a 1955, cuando el empresario Ray Kroc se asoció con los hermanos Richard y Maurice McDonald, que ya contaban con un restaurante que vendía hamburguesas, patatas fritas y refrescos.

Fruto de esta alianza se empezaron a abrir más restaurantes, primero en Estados Unidos y después en el resto del mundo. Pero los comienzos nunca son fáciles, y como en un principio no se podían permitir utilizar aceite vegetal, empezaron a cocinar las patatas con una mezcla formada por aceite de semilla de algodón y sebo de vacuno.

Gracias a este último ingrediente las patatas adquirieron cierto regusto a carne, algo que encantó a los clientes y que hizo que el producto se volviese especialmente conocido.

Sin embargo, a partir de 1990 esta receta tuvo que cambiar. Las grasas saturadas estaban provocando graves problemas de salud, sobre todo en los ciudadanos de Estados Unidos, y ante la posible pérdida de clientes McDonald's tuvo que pasarse al aceite vegetal.

Leer más: 9 cursos de informática online gratuitos hasta final de año con los que puedes obtener certificados para añadir a LinkedIn

Según explica Reader´s Digest, muchos consumidores notaron el cambio y se mostraron descontentos, ya que tanto la textura como el sabor parecían no estar a la altura de las antiguas patatas, a pesar de que contenían menos colesterol. 

¿Cómo se hacen las patatas fritas de McDonald's?

Pero este cambio en la década de los 90 no es el último que ha introducido McDonald's en el proceso de producción de sus patatas. De hecho, estas son cada vez más saludables tanto para el organismo como para el medio ambiente.

En 2007, la cadena de restaurantes empezó a utilizar un nuevo aceite para freír las patatas, que es el que se sigue usando a día de hoy. Se trata de una mezcla de aceite de girasol (20%) y aceite alto en oleico (80%), por lo que resulta familiar a cualquier aceite que se pueda tener en casa.

Además de las patatas, también se usa para preparar los productos de pollo y el filete de pescado. Las hamburguesas de vacuno se hacen a la plancha, sin añadir aceite.

A esto hay que añadir que la compañía recicla su aceite y lo destina a plantas especializadas para así evitar el desperdicio de comida.

Leer más: 6 sorprendentes desventajas de ser extremadamente inteligente

En 2014, en el marco de una campaña de transparencia, McDonald's desveló los ingredientes que usan para preparar sus productos, entre ellos las patatas fritas.

La composición de las patatas fritas de McDonald's es la siguiente:

  • Patatas
  • Aceite de canola o de colza
  • Aceite de soja
  • Aceite de cártamo
  • Dextrosa, que es un tipo de azúcar
  • Ácido sodio pirofostato, que le aporta el color amarillo
  • Ácido cítrico
  • Dimetilpolisiloxano

A día de hoy parece muy improbable que la famosa cadena de restaurantes de comida rápida vaya a volver a la receta original de sus patatas fritas, aquella que estaba formada por aceite de algodón y sebo de carne de vaca, ya que se prima la salud sobre otros aspectos.

Si en el futuro notas que el sabor es distinto o que ha sufrido alguna pequeña variación, seguramente sea por un cambio de ingredientes o del proceso de cocinado que vaya a beneficiar al organismo del consumidor.

 

Y además