Pasar al contenido principal

Huawei acusa a Estados Unidos de mandar a agentes del FBI a casas de sus empleados para presionarlos y de lanzar ciberataques contra la empresa

Huawei
Reuters

La guerra comercial entre China y Estados Unidos no tiene pinta de terminar. En el último capítulo de esta trama, Huawei ha negado las acusaciones de la fiscalía que aseguraban que la compañía había robado tecnología y ha aportado pruebas al respecto. Además, ha recriminado al Gobierno del país de haber realizado ciberataques contra la entidad y de acosar a sus empleados.

"Hace unos días el Wall Street Journal publicó que el Gobierno de EE. UU. tenía documentos que demostraban que habíamos usado ilegalmente unas patentes en las cámaras de los móviles, pero eso es falso", asegura en un comunicado.

La compañía explica en este post publicado en la sala de prensa online de la organización el proceso de desarrollo de sus propias innovaciones. Al parecer, en 2014, varios representantes de la organización se reunieron con Rui Pedro Oliveira, que presentó una patente pendiente de aprobación por Estados Unidos, pero que "nunca" llegaron a utilizar.

En 2017, comenzaron a vender su sistema de cámara panorámica EnVizion 360, desarrollado de forma independiente por los trabajadores de la organización. "A diferencia del diseño expandible y de lente única del Sr. Oliveira, la cámara de Huawei no era expandible, de hecho presentaba lentes en ambos lados para poder hacer imágenes panorámicas", explican.

Leer más: Las tecnológicas ya han perdido 10.000 millones de dólares con la guerra comercial, y la situación va a empeorar a partir de septiembre

A partir de ahí, el afectado comenzó a enviar correos a la empresa asegurando que ese sistema estaba utilizando sus patentes y que, si no le pagaban lo que le correspondía, "iría a los medios y ejercería presión a través de canales políticos".

sistema cámaras huawei oliveira
Sistema de cámaras panorámicas de Huawei y Oliveira Huawei

Business Insider España

"Oliveira se está aprovechando de la situación geopolítica actual para difamarnos, pero nosotros ya hemos aportado pruebas al Gobierno de Estados Unidos para zanjar esta disputa", explican.

Ciberataques y acoso a empleados por el FBI

FBI
Getty Images

En este mismo comunicado, Huawei ha acusado al Gobierno estadounidense de 9 delitos, entre los que destacan haber sufrido ciberataques y acoso a los empleados de la empresa por parte del FBI. Concretamente, estos son:

  • Haber sufrido ciberataques para infiltrarse en la red interna de la empresa.
  • Enviar agentes del FBI a las casas de los empleados de Huawei para presionarles y recopilar información de la organización.
  • Instruir a las fuerzas del orden público para que amenacen, coaccionen e inciten a los empleados actuales y anteriores de Huawei a volverse contra la compañía y trabajar para ellos.
  • Arrestar y detener ilegalmente a trabajadores de la organización.
  • Pretender ser empleados de Huawei para establecer pretextos legales y acusaciones infundadas contra la compañía.
  • Movilizar y conspirar con compañías que trabajan con Huawei (o tienen negocios con ellos) para infundarles acusaciones.
  • Ejecutar investigaciones basadas en rumores falsos publicados por los medios de comunicación.
  • Desenterrar casos civiles antiguos que ya se han resuelto, y ejecutar selectivamente investigaciones criminales, así como presentar cargos penales contra Huawei basados en reclamos de robo de tecnología.
  • Obstruir actividades de negocios y comunicaciones técnicas a través de la intimidación, denegación de visas y deteniendo envíos.

En definitiva, casi una decena de acusaciones que, de ser ciertas, pondrían a la Administración Trump en un aprieto legal. Sin embargo, al igual que la organización china sí presenta pruebas en el caso de las patentes, en estos últimos hechos no realiza ningún tipo de aportación documental o testimonio al margen del comunicado.

Y además