Pasar al contenido principal

IAG pierde más de 1.600 millones en el primer trimestre por el impacto del coronavirus y advierte de que lo peor está por llegar

Iberia aviones
Aviones de Iberia en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Europa Press/Marta Fernández Jara

  • IAG, el grupo que engloba a Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus ha perdido más de 1.600 millones de euros en el primer trimestre. En el mismo periodo de 2019, ganó 70 millones. Los números rojos se explican por el devastador impacto del coronavirus en la industria aérea.
  • El deterioro, principalmente en marzo, está relacionado con las restricciones a los viajes a nivel internacional —que ha obligado a dejar los aviones en tierra y ha reducido la demanda aérea a la mínima expresión— y a la evolución del precio del petróleo. En el primer trimestre, el grupo anotó un cargo excepcional de 1.325 millones vinculado a la cobertura del combustible, que es uno de los principales costes para una compañía aérea.
  • IAG predice que lo peor está por llegar y prevé más ajustes para afrontar el temporal. Cree que la demanda no va a recuperarse hasta 2023, aunque aun así es optimista y piensa que "saldrá de esta crisis como un grupo más fuerte".
  • El 24 de septiembre, fecha en la que la compañía celebrará su junta de accionistas, tendrá lugar el relevo en la cúpula directiva que el estallido de la pandemia obligó a posponer. Luis Gallego, actual presidente de Iberia, relevará a Willie Walsh como consejero delegado de IAG.
  • Descubre más historias en Business Insider España

El hólding IAG, que engloba a Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus ha perdido más de 1.600 millones de euros en el primer trimestre del año, según ha comunicado este jueves.

En el mismo periodo del ejercicio anterior logró un beneficio de 70 millones de euros.

Las pérdidas de estos tres meses –enero, febrero y marzo– se deben principalmente a las restricciones a los viajes a nivel internacional que tuvieron lugar en marzo por la crisis del coronavirus, así como a la suspensión de vuelos a China a finales de enero, por lo que el grupo ha advertido de que lo peor está por llegar. También le han afectado el desplome del precio del petróleo —ha anotado un cargo excepcional de 1.325 millones de euros vinculado a las coberturas del combustible, uno de los principales costes para una aerolínea— y el tipo de cambio.

Así, predice que en abril y mayo la oferta de plazas caerá un 94%, ya que, insiste, sus aviones solo están llevando a cabo vuelos esenciales, repatriaciones y vuelos de carga, que aunque han aumentado no compensan las caídas en el negocio de pasajeros. IAG no espera que sus aeronaves empiecen a volver a operar hasta julio como muy pronto, dependiendo de las restricciones internacionales, remarca.

Asimismo, IAG no cree que la demanda se recupere hasta 2023, es decir, que la crisis del coronavirus impactará como mínimo durante tres años en el sector aéreo. Es el tiempo que creen que hará falta para que la demanda vuelva a niveles de 2019.

Por eso, el hólding advierte de que necesitará tomar "medidas de reestructuración esenciales" adicionales —ya la semana pasada anunció que recortaría 12.000 puestos de trabajo en British Airways—, aunque aun así es optimista en sus cuentas, subrayando que IAG "saldrá de esta crisis como un grupo más fuerte". 

Estas son las cifras importantes del primer trimestre de este año:

  • Ingresos totales: 4.585 millones de euros, un 13,4% interanual menos.
  • Pérdidas después de impuestos y partidas excepcionales: 1.683 millones de euros (frente a un beneficio de 70 millones de euros en el mismo periodo del año anterior).
  • Pérdidas después de impuestos y antes de partidas excepcionales: 556 millones de euros.
  • Pérdidas de operaciones después de partidas excepcionales: 1.860 millones de euros (frente a un beneficio de 135 millones un año antes).

Por otro lado, el grupo ha comunicado que no va a proporcionar previsiones de beneficios para 2020.

Asimismo, IAG ha anunciado que Luis Gallego –actual presidente de Iberia– sucederá a Willie Walsh como consejero delegado del grupo el 24 de septiembre. Este cambio ya se había anunciado en enero, cuando el ejecutivo irlandés anunció su retirada, e iba a hacerse efectivo el 26 de marzo, pero se retrasó por la rápida expansión del COVID-19.

Y además