Usar energía de las cataratas del Niágara, menos centros de datos o desarrollar baterías eléctricas a partir de agua salada, entre los logros medioambientales de IBM

IBM reduce sus emisiones de dióxido de carbono

IBM

  • La compañía tecnológica IBM realiza un informe medioambiental cada año, desde hace 3 décadas. En él, se evalúan sus objetivos y logros sostenibles. 
  • En el último publicado, correspondiente a 2019, la firma presume de haber reducido en un 39,7% sus emisiones de dióxido de carbono desde 2005. 
  • La mayor parte de su ahorro energético procede de sus centros de datos. Uno de ellos, se nutre de la potencia de las cataratas del Niágara.
  • Los 1.660 proyectos de conservación de energía de IBM en 230 lugares del mundo son el equivalente a restar 10.000 coches de las carreteras al año. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Apenas 10 días después de que en India se decretara la cuarentena, los habitantes de Punyab, un estado al norte del país, vieron el Himalaya por primera vez en toda una generación. Sin turistas en Venecia, los canales de la ciudad estaban limpios y claros. Y el esmog, es decir, la niebla contaminante característica de Los Ángeles, desapareció. Son las reflexiones del presidente de la firma tecnológica IBM, Jim Whitehurst, al anunciar los últimos resultados medioambientales de la compañía.

IBM ha conseguido reducir sus emisiones de dióxido de carbono en un 39,7% desde 2005. La compañía lleva 30 años persiguiendo la sostenibilidad, fecha desde la que elaboran un informe medioambiental con sus objetivos y logros —al estilo de la presentación de sus resultados económicos—. Y, la publicación de sus últimas cuentas verdes, ha coincidido con la pandemia. Precisamente, Whitehurst lamenta que la reducción de la contaminación haya sido "una consecuencia imprevista" del COVID-19.

Sin embargo, el coronavirus trae también una oportunidad, al menos, para la reflexión: "[Esta situación] deja, a los líderes de las compañías, lecciones urgentes sobre el efecto que tienen las acciones de las personas en la salud de nuestro planeta", decía. 

Los 1.660 proyectos de conservación de energía de IBM en 230 lugares del mundo han permitido a la firma ahorrar un 3,2% de lo que consumieron en 2019. Otra forma de decirlo: ese impacto equivale a restar 10.000 coches de las carreteras al año. O, lo que es lo mismo, se han dejado de emitir 47.000 toneladas de dióxido de carbono. 

La clave del ahorro energético está en los centros de datos

El superordenador de IBM.
El superordenador de IBM.

IBM

De los centros de datos de la tecnológica es de dónde viene la mayor reducción de energía, el 59%. Sus servidores, según datos de la compañía, ejecutan un billón de operaciones web al día. Entonces, ¿cómo se consigue ser más eficiente con tal volumen de procesamiento?

Según IBM, gracias a 3 claves. La primera, la actualización del hardware más viejo. "Al ser uno de los proveedores más antiguos de infraestructura tecnológica, el portfolio de centros de datos de IBM incluye muchos espacios con equipos de diferentes edades", sostiene el informe. 

Otra de los puntos cruciales para ahorrar energía es la ventilación de esas instalaciones, a las que llegan datos infinitos y las cuales se calientan —como cuando usas mucho el móvil, pero a gran escala—. La compañía ha usado un programa que permite ajustar la necesidad de frío y la potencia de refrigeración, en función del uso que se haga de los equipos en cada momento. Así, la necesidad de ventilar sus centros de datos se redujo en un 70%. 

Leer más: He pasado un día en el misterioso centro de investigación de IBM en Nueva York y he conocido a algunos de los principales líderes de IA del país: estas son 4 conclusiones sobre el futuro de la tecnología

Por último, una mayor virtualización de las cargas de trabajo es esencial para lograr una mayor eficiencia. Esto permite ejecutar las mismas tareas con menos equipos. 

Pero no solo eso. IBM ha reducido el espacio que ocupaban sus centros de datos para la nube híbrida, pasando de 42 a 6. Es decir, la compañía ha reorganizado esas plantas y se ha quitado de encima 27.900 metros cuadrados de instalación. En otras cifras, tenía 70.000 de dichos servidores y, actualmente, se ha quedado con 20.000. 

Gracias a eso, la firma ha dejado de emitir 61.000 toneladas de dióxido de carbono al año.

Asimismo, el último microprocesador de la tecnológica, el z15, es el más eficiente de la marca. Un salto cualitativo frente a sus predecesores, según la compañía. 

La mitad de la electricidad de sus centros de datos vino de energías renovables

Los centros de datos requieren energía continuamente, explican. Por ello, es imposible que toda la electricidad que necesitan venga de fuentes limpias. No todas sus plantas pueden funcionar al 100% con renovables. Sin embargo, en 2019, IBM ha logrado que 34 de ellas sí lo hagan. 

Así, la mitad de la electricidad de todas sus instalaciones procedió de fuentes sostenibles, lo que supone un 40% más en comparación con el ejercicio anterior. Por ejemplo, IBM tiene un centro de datos en Texas (EEUU), gestionado por un tercero, que funciona exclusivamente con energía hidráulica, eólica, solar, geotérmica y biomasa. Y, para nutrir los servidores de una instalación en Nueva York, recurren a las cataratas del Niágara.  

Leer más: Microsoft, Nike, Starbucks, Unilever y Danone unen fuerzas para acelerar la reducción de las emisiones de CO2

Con todo, la compañía admite que, en ocasiones, deben recurrir a los combustibles fósiles para hacer que sus centros de datos estén en funcionamiento 24 horas. 

"No es posible en el mercado actual, ni en un futuro cercano, consumir el 100% de electricidad procedente de fuentes renovables. El negocio de IBM tiene presencia en 170 países y necesitamos energía sin interrupciones. Actualmente, conseguir eso, solo es posible con combustibles fósiles y energía nuclear", se puntualiza en el informe. 

Casi la mitad de la energía consumida por IBM vino de fuentes renovables

El 47% de la energía que consumió IBM en 2019 fue renovable (1.790.000 megavatios-hora). El 53% restante sí procedió de combustibles fósiles y energía nuclear (2.016.000 megavatios-hora).

La firma estadounidense también detalla que ha contratado más energía verde en algunos de los países en los que está presente. Así lo ha hecho en España, Colombia, India o EEUU. En total, recurre a fuentes limpias en 19 países. 

Una nueva batería para coches eléctricos hecha a partir de agua salada

"Los coches eléctricos van a ser el futuro y serán cruciales para combatir el cambio climático. Sin embargo, sus baterías entrañan retos medioambientales y humanitarios", sostiene Young-hye Na, la responsable de almacenamiento de energía avanzada de una de las sedes de la compañía. 

Esta directiva explica que las actuales baterías de litio están hechas a partir de metales pesados, como níquel o cobalto. Por eso, su equipo está trabajando en una nueva solución que emplee agua salada para mover coches eléctricos. 

"El potencial de rendimiento de esas nuevas baterías es prometedor. Hay que intentar cosas nuevas. En mi caso, apliqué mi experiencia de diseño de materiales en el tratamiento de aguas para enfrentarme a este último reto. Está siendo un viaje fascinante, uno que tiene la capacidad de marcar la diferencia en la forma en la que protegemos nuestro planeta", concluye.

LEER TAMBIÉN: Transparentes, capaces de autodesinfectarse o conectadas a tu móvil: así serán las mascarillas que llevarás en el futuro

LEER TAMBIÉN: Más de la mitad de los pacientes con coronavirus siguen teniendo problemas neurológicos 3 meses después, según acaba de revelar un estudio

LEER TAMBIÉN: Cuánto gana un empleado de Burger King en España: mira su sueldo y sus condiciones laborales

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”