Es oficial, Instagram ha entrado en fase de crisis: bienvenido al otoño de pesadilla de Zuckerberg

Katie Notopoulos,
Mark Zuckerberg, CEO de Meta (la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp).
Mark Zuckerberg, CEO de Meta (la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp).

Getty

  • Instagram, una red social que ya afronta estos días un escándalo similar al ocurrido con las injerencias electorales de Facebook, está teniendo problemas ahora con sus Reels, que están mostrando a los usuarios imágenes inapropiadas de niños.
  • La plataforma de Meta se enfrenta a una denuncia interpuesta por 33 de los 50 estados de Estados Unidos que alegan que Instagram ignoró las advertencias sobre la salud mental de los adolescentes estadounidenses.
Análisis Faldón

Durante unas semanas de julio, una extraña frase impregnó el ambiente, haciéndole un poco de daño en los dedos a aquellos que se atrevieron a teclearla: "Verano caliente de Zuck".

La frase hacía referencia al apodo de Mark Zuckerberg, CEO de Meta (la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp), y al verano de ensueño que estaba atravesando el multimillonario: esa foto de Zuck sin camiseta y espeluznantemente cachas, el exitoso lanzamiento de Threads (la nueva red social de Meta), la embarazosa pelea —que nunca llegó a producirse— con Elon Musk...

En comparación con Musk, que estaba ocupado destruyendo tanto Twitter como su reputación, el cofundador de Facebook parecía un adulto razonable y un ejecutivo moderado.

Durante un efímero verano, las cosas por fin parecían ir viento en popa para Zuckerberg y Meta: las elecciones estadounidenses de 2016 y todo el lío que se derivó de ellas estaban alejándose lo suficiente por el espejo retrovisor; las explosivas revelaciones de Frances Haugen y los "Papeles de Facebook" en 2021 parecían haberse olvidado; Twitter, FTX y la inteligencia artificial copaban titulares.

Era casi como si la matriz de Facebook estuviese sumando unas cuantas cifras a un cartel gigante en el que pusiese: "Días sin un escándalo importante". 

Sin embargo, ese contador acaba de volver a ponerse a "0". Y, aunque el "verano caliente de Zuck" hubiese ofrecido una visión desenfadada de Zuckerberg, el último escándalo de Meta no tiene nada de desenfadado.

Este lunes, The Wall Street Journal ha publicado un reportaje en el que se habla sobre la inquietante forma en la que Reels, la función de Instagram de vídeos cortos y en vertical pensada para competir contra TikTok, muestra a sus usuarios adultos contenido sexualizado de menores.

En la prueba realizada por el medio de comunicación estadounidense, se crearon nuevos perfiles de Instagram que seguían únicamente a influencers adolescentes y preadolescentes de gimnasia y animadoras. A esas cuentas se les recomendó entonces Reels para contenido sexual adulto y contenido infantil sexualizado, según el Wall Street Journal

Un logo de Meta, la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp.

Además, el medio hace referencia a una prueba similar realizada por el Centro Canadiense para la Protección de la Infancia que obtuvo resultados parecidos.

Según el Wall Street Journal:

El sistema de Instagram sirvió dosis sorprendentes de contenido subido de tono a esas cuentas de prueba, incluidas imágenes sexuales de niños, así como vídeos abiertamente sexuales de adultos, y anuncios de algunas de las marcas más importantes de Estados Unidos.

El Journal creó las cuentas de prueba tras observar que entre los miles de seguidores de esas cuentas de jóvenes solía haber un gran número de hombres adultos y que muchas de las cuentas que seguían a esos niños también habían demostrado interés por contenidos sexuales relacionados tanto con niños como con adultos.

Resulta alarmante que también se mostrasen contenidos sexualmente sugerentes entre anuncios de grandes empresas.

Tal y como indica el reportaje: 

Las pruebas mostraron que seguir solo a las niñas hizo que Instagram empezase a mostrar vídeos de cuentas que promocionaban contenido sexual para adultos junto a anuncios de grandes marcas de consumo, como uno de Walmart que se publicó después de un vídeo de una mujer que mostraba su entrepierna.

Y quizás lo más deprimente de todo:

Un anuncio de Lean In Girls, la organización sin ánimo de lucro para el empoderamiento de las mujeres jóvenes dirigida por la exdirectora de Operaciones de Meta, Sheryl Sandberg, se mostró justo antes de una promoción de una creadora de contenido sexual para adultos que suele aparecer vestida de colegiala.

Un portavoz de la matriz de Instagram ha declarado al medio de comunicación estadounidense que Meta ha lanzado recientemente nuevas herramientas de seguridad de marca y cuenta con un grupo de trabajo para detectar usuarios sospechosos. Tanto Sandberg como Walmart declinaron la oferta del Wall Street Journal de hacer comentarios.

"No queremos este tipo de contenido en nuestras plataformas y las marcas no quieren que sus anuncios aparezcan junto a él", ha expresado un portavoz de Meta en declaraciones a Business Insider

"Seguimos invirtiendo agresivamente para acabar con él e informamos cada trimestre sobre la prevalencia de este tipo de contenido, que sigue siendo muy baja", ha defendido el portavoz, que ha añadido que la prueba realizada por el Wall Street Journal era una "experiencia fabricada" y que no representaba lo que los usuarios reales ven cada día.

Un logo de Facebook, la filial de Meta.

Hace unas semanas, 33 de los 50 estados de Estados Unidos presentaron una demanda contra la matriz de Instagram, acusándola de ignorar las advertencias sobre el daño potencial que podían infligir sus aplicaciones sobre los usuarios más jóvenes

La denuncia también acusaba a Meta de conocer la existencia de millones de cuentas de Instagram que habían sido abiertas por menores de 13 años y de no haber hecho nada por cerrarlas. En concreto, la demanda presentada por el fiscal de Massachusetts afirma que la compañía de redes sociales ignoró los esfuerzos por mejorar el bienestar de los adolescentes en sus aplicaciones.

Además, esta semana se ha revelado información que apunta a que los ejecutivos de Instagram eran muy conscientes de un fenómeno que parece bastante intuitivo para cualquiera que haya utilizado la plataforma: si ves a todos tus amigos divirtiéndose, viviendo sus mejores vidas y subiendo fotos extremadamente sexys, eso puede hacerte sentir mal.

La portavoz de Meta, Liza Crenshaw, ha señalado a este medio de comunicación que la denuncia "tergiversa" su trabajo, "utilizando citas selectivas y documentos escogidos al azar". Y ha añadido: "Queremos que los adolescentes tengan experiencias online seguras y apropiadas para su edad, y tenemos más de 30 herramientas para apoyarles a ellos y a sus padres".

La demanda asegura:

La alta dirección de Meta admite que la comparación social es un problema crítico con graves consecuencias para sus usuarios, en particular para Instagram. [Adam] Mosseri escribió en un correo electrónico interno: "Veo la comparación social como la cuestión existencial a la que se enfrenta Instagram dentro de la cuestión más amplia de si las redes sociales son buenas o malas para la gente". Debido al "enfoque en los jóvenes y la comunicación visual" de Instagram, su énfasis en los contenidos de belleza y moda, y un "aspecto y sensación de marketing a menudo demasiado pulido", Mosseri razonó que "la comparación social es a Instagram [lo que] la interferencia electoral es a Facebook".

Mosseri parece haber dado en el clavo. Esa es la cuestión esencial que se debate ahora sobre Instagram.

La interpretación de la frase de Mosseri sobre la interferencia electoral no queda del todo clara. Parece que muchos empleados de Meta creen que el discurso de la injerencia de Facebook en las elecciones de EEUU de 2016 fue exagerado. 

 

Tal vez lo que quiere decir el CEO de Instagram es que este va a ser el momento en el que la plataforma va a tener un escándalo masivo, en el que la opinión pública se vuelva rápidamente en su contra, los presentadores de cadenas estadounidenses griten en programas en directo, la gente elimine sus cuentas y alguien sea llevado ante el Congreso estadounidense para ser interrogado al respecto.

En cualquier caso, Mosseri tiene razón, se trata de un gran escándalo público. La reacción no se ha hecho esperar: grandes anunciantes como Match —la matriz de Tinder— o Bumble han cancelado ya sus campañas publicitarias en Instagram, según el Wall Street Journal.

El "verano caliente de Zuck" se ha convertido en el "otoño de terrorífico de Instagram".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.