El CEO de Waymo lo deja: así convirtió un pequeño proyecto de Google en un gigante de los coches autónomos valorado en 30.000 millones de dólares

John Krafcik, CEO de Waymo.
John Krafcik, CEO de Waymo.

Jeff Chiu / Associated Press

  • John Krafcik ha anunciado recientemente su decisión de dejar su puesto como CEO de Waymo.
  • Fue el encargado de dirigir el lanzamiento del primer servicio de taxis autónomos de Estados Unidos.
  • También alcanzó acuerdos con Fiat Chrysler, Jaguar Land Rover y Daimler.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Cuando John Krafcik se convirtió en el CEO de la división de coches autónomos de Google en 2015, esta no era más que un pequeño, aunque carísimo, proyecto científico. Ahora esa misma unidad, rebautizada como Waymo en 2016, es un negocio incipiente con clientes de pago, una valoración estimada en 30.000 millones de dólares y con una clara ventaja sobre sus competidores en la carrera por dominar esta nueva tecnología de conducción autónoma.

Ahora Krafcik se retira de Waymo, dejando la tarea de intentar convertir la empresa en un gigante del transporte y la logística a sus sucesores, los nuevos codirectores ejecutivos Tekedra Mawakana y Dmitri Dolgov. Para ello, tendrán que basarse en el trabajo previamente realizado por Krafcik.

En sus cinco años y medio al frente de la empresa, Krafcik supervisó importantes hitos en el sector de los vehículos autónomos y sentó las bases para que Alphabet, la empresa matriz de Google, empezara a rentabilizar los miles de millones que ha invertido en el desarrollo de esta tecnología.

"Tener la tecnología es solo una pieza del rompecabezas", aseguraba a Business Insider Sam Abuelsamid, analista de movilidad de Guidehouse Insights. "En realidad, también hay que construir un negocio en torno a ella".

Cómo es entrar a trabajar en Waymo, la división de coches autónomos de la matriz de Google, según un ingeniero español que acaba de conseguirlo

Krafcik, ex ejecutivo de Hyundai, trajo a Waymo un énfasis en la seguridad y un conocimiento de la industria automotriz que ayudó a la empresa a negociar colaboraciones con Fiat Chrysler y Jaguar Land Rover. Esos acuerdos ayudaron a Waymo a solventar la dificultad de diseñar y fabricar sus propios vehículos, un reto que la empresa experimentó de primera mano construyendo un prototipo de coche autónomo que finalmente abandonó.

Krafcik también puso en marcha el negocio de entrega y logística de Waymo, Waymo Via, introduciendo a la empresa en un segmento que, según algunos expertos y ejecutivos, tiene mejores perspectivas financieras a corto plazo que el de los viajes compartidos. Las primeras victorias de Waymo Via incluyeron un piloto de entrega de paquetes con UPS y una asociación con Daimler para desarrollar semicamiones autónomos.

Sin embargo, quizá el mayor logro que supervisó Krafcik fue el debut en 2018 de Waymo One, el primer servicio de transporte autónomo en Estados Unidos. En 2019, Waymo comenzó a retirar a los conductores de apoyo, dando a algunos clientes de Waymo One la oportunidad de viajar en vehículos verdaderamente sin conductor, otro hito que ninguna otra empresa ha igualado en Estados Unidos.

En una industria en la que los signos externos de progreso son raros, Waymo One puso a Waymo en una posición de liderazgo, ya que los rivales no cumplieron o retrasaron las fechas de lanzamiento previstas.

"Ha sido un avance muy grande que nadie más ha logrado", asegura Michael Ramsey, analista de automoción de Gartner, a Business Insider.

Las 10 personas que están transformando cómo se mueve el mundo

Aunque Krafcik inició a Waymo en el camino de la comercialización, la empresa tiene mucho trabajo por delante. Waymo One sólo está disponible en algunas zonas de Arizona, y la compañía no ha dicho cuándo planea ampliar el servicio al resto de Estados Unidos. Por ahora, no es una gran amenaza para Uber y Lyft.

Los nuevos líderes de Waymo tendrán que responder a cuestiones estratégicas que perdurarán más allá del mandato de Krafcik, como la cantidad de tecnología que la empresa construirá y mantendrá a largo plazo, comenta Ramsey. Aunque Waymo ha subcontratado la fabricación de vehículos, sigue siendo responsable del desarrollo de su software y hardware de conducción automatizada, de la aplicación de transporte y de la infraestructura que utiliza para supervisar sus vehículos de forma remota. Equilibrar las tres cosas podría ser más difícil a medida que la empresa crece, asegura Ramsey.

Bajo el mando de Krafcik, Waymo ayudó a que la tecnología de conducción autónoma diera un gran paso adelante, según Gene Munster, un socio de Loup Ventures que escribe notas de investigación sobre la industria tecnológica. Pero, según el mismo Munster, a Krafcik no le dio tiempo a consolidar el tipo de revolución tecnológica que supondría la adopción generalizada de los vehículos autónomos.

Dependerá de sus sucesores que Waymo siga avanzando hacia ese objetivo. 

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Waymo ya vale 175.000 millones de dólares: la fascinante evolución de uno de los proyectos más ambiciosos de Google

LEER TAMBIÉN: Los sueldos de Waymo, al descubierto: cuánto ganan sus trabajadores, de ingenieros a directores

LEER TAMBIÉN: Google pagó 100 millones de euros a un ingeniero estrella de conducción autónoma: años después renunció, se fue a un competidor y acabó en la cárcel

VER AHORA: Qué es Twitch y por qué está tan de moda