Just Eat asegura tener 1.000 'riders' con contratos indefinidos, pero seguirá apostando por el modelo de subcontratas hasta que la Justicia dicte lo contrario, según su CEO

Un repartidor de la compañía Just Eat.
Un repartidor de la compañía Just Eat.
Just Eat
  • Just Eat cuenta con 1.000 riders con contratos indefinidos y la previsión es que esa cifra alcance los 2.000 para final de año.
  • La compañía mantendrá el sistema de subcontratas mediante el cual utiliza terceras empresas para dar su servicio de reparto. Este modelo puede incurrir en una cesión ilegal de trabajadores.
  • "Si resulta que este tema incluso llega al Supremo, y nos dicen que estamos haciendo una cesión ilegal de trabajadores, pues evidentemente adaptaremos nuestra modelo", ha asegurado Patrik Bergareche, CEO de just Eat.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Tras un año desde la puesta en marcha de la ley rider, el sector del delivery continúa adaptando su modelo laboral en España. 

En los últimos 12 meses, cada compañía ha optado por un modelo distinto. Desde la lucha de Glovo por mantener a sus repartidores como autónomos, a Just Eat y su firma del primer convenio del sector con los sindicatos mayoritarios, pasando por el uso de subcontratas como ha hecho Uber Eats. 

En el caso concreto de la compañía naranja, según ha revelado en un encuentro con periodistas su CEO, Patrik Bergareche, actualmente tienen en plantilla "más de 1.000 riders", de los cuales tienen un contrato indefinido 1.000 de ellos.

Estos repartidores ya cuentan con las ventajas del primer convenio de empresa que se firmó en diciembre de 2021. Los riders adscritos a este acuerdo tienen un salario base de 15.200 euros al año, con 30 días de vacaciones y una jornada máxima de 9 horas.

Según adelantaron durante la firma de dicho convenio en diciembre, la compañía prevé tener contratados a 2.000 repartidores para finales de 2022, algo que han ratificado hoy, pero sin dar más detalles. "No ha cambiado nada y aspiramos a cumplir nuestros objetivos", ha afirmado Bergareche.

Desde la compañía apuntan que el volumen de contrataciones irá en aumento en la medida que el negocio también crezca. En España, según han adelantado, en el 2021 no saldrán de los números rojos, aunque es algo que en la parte de inversión no les preocupa, en palabras de Bergareche, "queremos construir el país y el negocio".

Lo que sí les preocupa es la situación desigual que viven en la actualidad, porque no todas las compañías están operando bajo las mismas reglas. Esta expresión no ha parado de repetirse durante el último año en el sector, debido a que Glovo ha mantenido su modelo de repartidores autónomos, y ha desencadenado una auténtica guerra entre las empresas de delivery.

"Nos preocupa ser víctimas de una situación competitiva donde algunos operadores, uno en concreto, no tiene la misma estructura de costes que nosotros", ha señalado Bergareche en alusión a esta cuestión de Glovo, pero sin mencionar el nombre de la empresa catalana.

"Si una empresa se ahorra, vamos a decir 50 millones de euros a no pagar la Seguridad Social. Si esos 50 millones de euros lo invierte en hacer campañas de entrega gratis de pedidos o en bajar las comisiones a los restaurantes a cambio de exclusividades, lo que se produce es una situación muy dañina", ha remarcado.

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

Just Eat seguirá apostando por las subcontratas

El modelo actual de Just Eat se compone de 3 partes diferentes. Por un lado, realiza las entregas de los restaurantes utilizando su propia flota de repartidores (esos más de 1.000 citados anteriormente). Por otro lado, también funciona como un mero intermediario, donde el cliente pide a través de la app a un restaurante, pero es el establecimiento quien pone sus propios repartidores.

Por último, también utiliza terceras empresas de subcontrata para realizar los envíos. Es decir, el usuario pide a través de la aplicación de Just Eat a un restaurante, y el pedido se lo lleva un repartidor contratado por una empresa colaboradora de la compañía holandesa.

Bergareche no ha desglosado el número total de repartidores que componen las flotas de las empresas de subcontrata con las que colaboran, ya que, según ha señalado en dicho encuentro; "No tenemos esa información".

"Al ser repartidores de las empresas de logística, nosotros lo que hacemos al final es contratar volumen de trabajo, pero no contratamos a repartidores", ha añadido.

Sin embargo, Just Eat, como han desvelado durante el encuentro, sí que cuenta con reportes sobre las métricas de los repartidores que están contratados por las empresas de subcontrata y que dan servicio a su plataforma.

La subcontratación: un modelo polémico

La cuestión de las subcontratas es un tema que desde el principio de la elaboración de la ley rider, que solo presume la laboralidad entre repartidores y compañías, ha generado mucha controversia en el sector. 

Si bien la ley no prohíbe este modelo, ha levantado las quejas de las asociaciones de repartidores que se quejan de las condiciones que estas empresas ofrecen.

Desde sindicatos como Riders X Derechos ya señalaron en su momento que la nueva medida legislativa se quedaba corta por no poner coto a este modelo laboral que utiliza terceras empresas para externalizar el trabajo, y que puede suponer una cesión ilegal de trabajadores.

"No se trata solo de hacer cumplir la ley y el estatuto de los trabajadores para nuestro colectivo, sino de proteger los derechos y la dignidad de la clase trabajadora, cosa que solo se ha conseguido en una pequeña proporción, a vista de semejantes vacíos que dejan a las empresas para continuar con sus triquiñuelas y salir impunemente de las que ya han realizado", señalaban en un comunicado en su página web.

"No toleraremos ni permitiremos que se sustituya un fraude por otro, es por ello que seguiremos luchando para poner fin a la cesión ilegal de trabajadores, las ETT y la subcontratación", remarcaban.

Uber Eats promete trabajo "sin jefes, con horario flexible, y pagos rápidos", ¿por qué no encuentra 'riders' entonces en España?

La cesión ilegal de trabajadores básicamente supone que una empresa contrata a los empleados, pero esos mismos empleados trabajan directamente al servicio de la otra compañía. 

Las empresas de subcontrata del sector suelen pagar el Salario Mínimo Interprofesional (alrededor de 14.000 euros anuales), una cifra por debajo del acuerdo alcanzado por Just Eat y los sindicatos.

Bergareche, que celebra la ley rider y la califica de positiva, ha asegurado que desde Just Eat seguirán apostando por este modelo laboral de subcontratas hasta que la Justicia dictamine lo contrario. 

Desde la compañía subrayan que en su modelo actual no se da tal cesión ilegal de trabajadores. "Es un tema muy trabajado con nuestro equipo legal y no consideramos que se dé la cesión ilegal. Al final, Just Eat lo único que hace es pasar unos pedidos a la empresa y la empresa se encarga de gestionarlos en todos los sentidos", han señalado en el encuentro.

Aunque el director general ha añadido que llegado el caso de que, por ejemplo, esta cuestión llegue al Tribunal Supremo, como sucedió con la cuestión de la laboralidad, rectificarán y se adaptarán.

"Si consideramos que, algo que hemos hecho, está mal y resulta que este tema llega a los tribunales, o que incluso llega al Supremo, y nos dicen que estamos haciendo una cesión ilegal, pues evidentemente adaptaremos nuestra modelo", ha remarcado el directivo. 

Por el momento, la Inspección de Trabajo de Cataluña ya ha interpuesto una multa de 187.515 euros a la compañía el pasado mes de abril, por este motivo. 

Según el regulador, tras una denuncia interpuesta por CCOO, hubo cesión ilegal de trabajadores de Just Eat a la empresa de subcontrata Fleet Delivery Solutions S.L. La compañía holandesa, según la Inspección de Trabajo, utilizaba esta empresa de subcontrata con el fin de ahorrarse los costes laborales de 183 repartidores que hubiera tenido que asumir si les contratara directamente.

Just Eat, por su parte, hoy ha afirmado que ha presentado las alegaciones pertinentes ante dicha multa.

Por último, Bergareche ha destacado que llevan 7 años con este modelo y que han tenido todo tipo de inspecciones sin ningún problema, por lo que tienen previsto mantener este sistema híbrido de contratación, apostando por flotas propias y de terceros.

Otros artículos interesantes:

Bruselas sigue el camino abierto por la ley 'rider' y obligará a regularizar a 5 millones de trabajadores de las plataformas digitales

La ley 'rider' despliega nuevas armas: Trabajo presenta la guía con la que las empresas tendrán que informar sobre sus algoritmos a sus trabajadores

Glovo descarta subir precios por la escalada de la gasolina, pero los 'riders' cada vez están más asfixiados: los repartidores critican la baja compensación por kilómetro

Te recomendamos