Pasar al contenido principal

Comer entre mamparas, controles de temperatura y menús en el móvil: las ideas que un hostelero está poniendo en marcha en su restaurante para la reapertura

Manuel Gil, dueño de Llenatubar, junto a una empleada en una de las mesas con mamparas de su restaurante en Leganés.
Manuel Gil, fundador de Llenatubar, junto a una empleada en una de las mesas con mamparas de su restaurante en Leganés. Reuters
  • El sector de la hostelería es uno de los más azotados en la crisis del coronavirus, y ya se esperan pérdidas millonarias y un aumento de paro.
  • Bares y restaurantes podrán abrir el interior de sus locales a partir de la fase 2 de desescalada, pero para ello tendrán que adoptar cambios e introducir medidas higiénicas y de aforo.
  • Un hostelero madrileño ha creado unas mamparas que separan a los clientes y garantizan la distancia de seguridad con el fin de aportar su granito de arena a la reapertura del sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El estado de alarma decretó el cierre de bares y restaurantes, lo que ha convertido al sector de la hostelería en uno de los más azotados en la crisis del coronavirus, con pérdidas millonarias y un aumento del paro. Concretamente, y según recoge El País, esta enfermedad se llevará por delante el 40% de las ventas del año de la industria, así como 200.000 empleos.

Y, aunque de momento toda la hostelería se encuentra cerrada, ya se ve luz al final del túnel y los empresarios empiezan a prepararse para tener todo listo para el día que puedan volver a subir la persiana. 

¿Cómo será la vuelta a la normalidad? Esa es la gran pregunta y la respuesta es que no será como se conocía hasta ahora.

Las medidas de higiene y seguridad van a ser el epicentro de esta reapertura y hosteleros como Manuel Gil, que dirige el bar La Hornada en la localidad madrileña de Leganés, quisieron aportar su granito de arena para ayudar al sector hostelero a remontar. Tuvo la idea de crear unas mamparas de metacrilato que separasen a los comensales sin impedir que se vean, pero garantizando la distancia de seguridad. "Sirven para que crucen la mirada pero las famosas gotas no lleguen", explica Gil a Business Insider España.

Leer más: Qué va a pasar con las vacaciones de verano: playas, piscinas y chiringuitos en peligro por el coronavirus

Con estas mamparas surgió el proyecto Llena tu bar. A esta idea se sumaron otras propuestas para buscar mayor seguridad, no solo en restaurantes y bares, si no en cualquier establecimiento. 

"Tenemos ya muchas solicitudes de pedidos y peticiones de colaboración a nivel nacional de empresas que se dedican a la venta de material de hostelería para ofrecernos sus medios,” apunta el hostelero, que dice vender a cualquier empresa que quiera adaptar su negocio a la normativa o que quieran incluir medidas preventivas.

Consciente de la situación en la que se encuentran muchos empresarios del sector que llevan semanas sin ningún tipo de ingresos, Gil ya se ha puesto en contacto con marcas suministradoras de bebidas para que este verano en vez de regalar a los bares pérgolas o sillas, inviertan en estos materiales de protección y faciliten la reapertura de muchos negocios

Cómo va a ser la experiencia de ir a un restaurante, según las propuestas de este hostelero

Llena tu bar
Así será volver a los bares, según la propuesta de Manuel Gil, de Llena tu bar

Reuters

Manuel Gil ya ha implantado todas sus ideas en el establecimiento que regenta y explica cómo será la experiencia del cliente una vez llegue la "nueva normalidad" de la que habla el Gobierno:

  • Nada más llegar a la puerta, el cliente encontrará un dispensador de gel hidroalcóhlico y otro dispensador de guantes junto a una papelera, todo ello fabricado en acero.
  • Al cruzar la puerta hay un arco de desinfección con una vaporización de agua tratada con ozono que, asegura, no es perjudicial para el ser humano.
  • Tras la primera puerta hay instalada una cámara de detección térmica que alerta cuando la temperatura de un cliente es superior a la programada.
  • Una vez dentro del local, el cliente encontrará mamparas protectoras transparentes de cristal templado de 60 centímetros de altura. Las mamparas se pueden adaptar para encajarlas entre sí según el número de comensales y permiten que todos estén aislados los unos de los otros.
  • Otra de las novedades que el hostelero propone es la desaparición de la carta física. "Se dice que el camarero no te va a poder servir porque no puede mantener la distancia de seguridad. Por eso, hemos propuesto una carta que se lee con un código QR a través del móvil y te da acceso al menú de ese local en concreto sin tener que tocar papeles", explica. Una vez hayan hecho el pedido desde el smartphone, se les avisará a través del mismo para que recojan su plato a la barra cuando esté listo. 

La reapertura está cada vez más cerca

Llena tu bar
Manuel Gil, de Llena tu bar, con su propuesta para cuando los restaurantes vuelvan a abrir tras el confinamiento

Reuters

Ya hay horizonte para que la hostelería vuelva a abrir sus puertas. La fecha exacta depende del control que cada provincia logre ejercer sobre la expansión del COVID-19. Sin embargo, gracias al documento de desescalada publicado por el Ministerio de Sanidad, es posible dar por sentado el proceso, las fechas estimadas y las restricciones que se impondrán en cada fase.

Leer más: Así será la desescalada de la hostelería: las terrazas podrán abrir con restricciones de aforo en la primera fase

En la fase 2, que empezará el 25 de mayo en las provincias que cumplan los requisitos, bares y restaurantes podrán abrir el interior de su local con un aforo máximo del 30%. Sin embargo, no se podrá habilitar la barra todavía.

Además, el establecimiento tendrá que asegurar la separación entre mesas y clientes, aunque todavía no se ha publicado hasta qué punto. En la fase 2, las terrazas seguirán funcionando a un 30%.

La fase 3 arrancará el 8 de junio si se cumplen las fechas estipuladas, y la hostelería ya podrá abrir sus locales a un 50% de aforo, tanto en el interior como en la terraza. 

Y además