Moderna inicia los ensayos de las vacunas contra el VIH basadas en ARN mensajero

Vacuna de ARN mensajero de Moderna

Reuters

  • Moderna podría comenzar esta semana los ensayos clínicos de dos de las vacunas contra el VIH basadas en la tecnología de ARN mensajero.
  • El estudio de Fase I probaría su seguridad y recopilaría datos sobre si estas inyecciones proporcionan algún tipo de inmunidad para el virus que causa el sida. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Las vacunas de ARN mensajero impulsadas por la pandemia no solo sirven para en la carrera contra el coronavirus, sino que abren un nuevo camino para la inmunización frente a otras enfermedades causadas por virus. Una esperanza en la lucha contra virus como el VIH, causante del sida, y que según la ONU se ha cobrado hasta la fecha 39 millones de vidas, habiendo contagiado a unos 78 millones de personas.

Esta semana Moderna ha anunciado que dos de las vacunas contra el VIH basadas en ARN mensajero de Moderna podrían comenzar los ensayos en humanos esta semana, según una nueva publicación realizada en el registro de ensayos clínicos de los Institutos Nacionales de Salud. 

La empresa estadounidense de biotecnología iniciará los estudios en fase I, orientados a probar la seguridad de las vacunas y a comprobar si estas producen algún tipo de inmunidad en los voluntarias. Sería en las dos siguientes fases clínicas cuando se comprobaría realmente su eficacia.

Las inyecciones de ARN mensajero como la de Moderna o Pfizer emplean el ARN genéticamente modificado para brindarle a tus células instrucciones sobre cómo combatir el virus- Las hebras ingresan en las células proporcionando el código para generar pequeños fragmentos de las mismas proteínas que se hallan en el exterior del virus.

Según explican desde Popular Science, tras vacunarte, las proteínas actúan como maniquíes de prueba para que el sistema inmunológico las reconozca, de modo que las células inmunitarias en el futuro puedan identificar y neutralizar el virus real. 

El proceso ha mostrado un efectivo funcionamiento contra el SARS-CoV-2 (según su prospecto, aporta una efectividad del 95%, igual que Pfizer), y existen esperanzas de que también funcione con el VIH.

El ARN mensajero, la gran esperanza contra el VIH

Prueba del VIH.
Prueba del VIH.
Joe Raedle/Getty Images

Joe Raedle/Getty Images

Uno de los grandes desafíos del VIH a la hora de producir una vacuna es que el virus se integra rápidamente en el genoma humano, dentro de las 72 horas posteriores a la transmisión, produciendo así una infección irreversible. 

Una revisión publicada en Nature en julio destaca que "deben estar presentes altos niveles de anticuerpos neutralizantes protectores en el momento de la transmisión para prevenir completamente la infección".

Anteriormente, la Iniciativa Internacional de Vacunas contra el SIDA y Scripps Research probaron un componente de la inyección de ARNm experimental empleando un sistema de vacuna sin ARNm. Su ensayo de fase I arrojó un resultado esperanzador, con el 97% de los participantes que desarrollaron algún tipo de respuesta inmune, aunque no la respuesta completa necesaria. 

Aprovechando la tecnología de la farmacéutica, los científicos desean ampliar el tipo y cantidad de células y anticuerpos que el organismo produce como respuesta a la inyección. El inicio de los ensayos anunciado esta semana es el principio de un largo camino que podría marcar un antes y un después. 

Las ventas de la vacuna de Moderna han reportado a la farmacéutica ingresos por valor de 5.900 millones de dólares (4.975 millones en euros) de los 6.291 millones de dólares (5.314 millones de euros) totales del primer semestre del año, lo que supone 84 veces más vque en la primera mitad de 2020. 

La del VIH es una de las muchas vacunas que Moderna pretende lanzar al mercado, entre otras como la inyección contra el citomegalovirus, el zika, la gripe, el virus respiratorio sincitial (VSR), o las vacunas contra el cáncer personalizadas

Otros artículos interesantes:

Moderna factura un 6.300% más que en el mismo periodo del año anterior: la biotecnológica ingresa 4.400 millones de dólares, y 4.200 corresponden a la vacuna

El negocio de las vacunas con ARN mensajero: Pfizer y Moderna ingresan casi 20.000 millones en solo 6 meses y su beneficio seguirá creciendo al calor del plan de inmunización y el alza en precios

La guerra por las patentes de las vacunas se recrudece mientras las regiones más pobres siguen clamando por su liberación