Qué hace falta para que haya más mujeres en la alta dirección, según ejecutivos del sector tecnológico

De izquierda a derecha: Bernardo Quintero (VirusTotal), Horacio Morell (IBM), Helena Herrero (HP), Alberto Granados (Microsoft), y Chema Alonso (Telefónica).
De izquierda a derecha: Bernardo Quintero (VirusTotal), Horacio Morell (IBM), Helena Herrero (HP), Alberto Granados (Microsoft), y Chema Alonso (Telefónica).

Business Insider España

La tecnología lo impregna todo. Está presente en multitud de sectores. Puede mejorar la vida de las personas. La vida tanto de hombres como de mujeres.

En este artículo participan 18 personas, 12 mujeres y 6 hombres. Aunque en esta selección son ellas las que más representadas están, lo cierto es que en el sector tecnológico esto no ocurre siempre. La industria, el mercado que desarrolla e innova en las tecnologías que después todo el mundo usa en su día a día, sigue dirigida por ellos.

Este martes 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. El mes pasado, el 11 de febrero, fue el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Los mantras se repiten cada año porque, por desgracia, es una cuestión que aún no se ha solucionado. 

El porcentaje de mujeres en carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) comienza a equipararse cada vez más, aunque según la Organización de Estados Iberoamericanos, en España era de apenas el 13% el año pasado.

Todavía hay camino por recorrer.

En el ámbito directivo, todavía más. El Código de Buen Gobierno que publica la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) indica que, en 2022, el 40% de los sillones en los consejos de administración deben ocuparlos ellas "con el objetivo de propiciar la deseable diversidad".

Las 18 startups lideradas por mujeres que no deberías perder de vista, según las inversoras españolas más relevantes del panorama nacional

La propia CNMV incidió hace unos años que la presencia de mujeres en consejos de administración de las cotizadas españolas apenas representaban el 23,7% del total. Son datos del año 2019 y, aunque reflejaban entonces un crecimiento de 4 puntos porcentuales respecto al año anterior, aún era una cifra lejana a ese mínimo del 40% que propuso el regulador de los mercados.

No hay datos desagregados para compañías cotizadas del sector tecnológico. Pero los testimonios recabados por Business Insider España sirven para ilustrar un problema que requiere solución. ¿Qué hay que hacer para que haya más mujeres en lo más alto del sector tecnológico?

Aunque algunos directivos, como Pablo Vidarte, CEO de Bioo, creen que en la industria "hay muchas mujeres" y "un buen balance", lo cierto es que es "importante" la educación "y fomentar el instinto de superación desde pequeños", según Vidarte, cuya compañía ha diseñado una tecnología capaz de generar electricidad a través de la fotosíntesis de las plantas.

Natalia Rodríguez dejó el mundo corporativo para poner en marcha Saturno Labs. Como su propio nombre indica, se trata de un laboratorio en el que Rodríguez y su equipo buscan la forma en la que las nuevas tecnologías pueden ayudar a la innovación. Tienen el foco puesto en la inteligencia artificial (IA) y uno de sus socios claves es ni más ni menos que Amazon.

Por eso, porque dejó el mundo corporativo y sabe cómo es, su respuesta cobra especial relevancia. Para que haya más directivas en el sector tecnológico, "un buen primer paso es que directamente haya más mujeres y más niñas que acaben estudiando carreras STEM; los datos nos dicen que somos minoría y que la tendencia no es buena".

Está de acuerdo Alberto Granados, presidente de Microsoft en España. Recuerda que la mayor tasa de abandono está en las jóvenes de once años, con lo que cree imprescindible atajar este problema "de raíz", en el origen. 

"Tiene que haber todo tipo de programas de mentoring sobre la importancia y posibilidades que ofrece la tecnología", incide. "En un mundo en el que el 46% de los proyectos no encuentran los recursos necesarios, creo que por imperativo de negocio debemos crear un entorno inclusivo y diverso. Si no, no tenemos masa crítica, es imposible".

Helena Herrero apunta más alto: a los gobiernos. Herrero es la presidenta de HP para la región Sur de Europa. "Hace falta que los gobiernos de todo el mundo cambien su perspectiva y se den cuenta del valor y aporte económico de las mujeres, e impulsen acciones para que emprendan en sus negocios y trabajen el desarrollo de medidas financieras que las apoyen".

"Es necesario promover iniciativas que les garanticen una mejor educación financiera, a la vez que se potencien sus habilidades de marketing y comerciales con el propósito de que puedan innovar y poner en marcha nuevos proyectos e iniciativas". "La pandemia ha borrado avances, logros y presencia femenina en muy poco tiempo, retrocediendo en el camino hacia la paridad por su gran presencia en los sectores afectados directamente por el confinamiento", recuerda.

Además, "a aquellas que conservaron sus puestos gracias al trabajo desde casa, el sistema las puso al límite. Sobre ellas recayeron la mayor parte de las tareas domésticas y del cuidado de niños y mayores. Una sobrecarga que aumentó sus niveles de estrés, redujo sus niveles de productividad e incluso hizo que muchas de ellas se vieran obligadas a renunciar a su profesión".

Redes de apoyo y más oportunidades

Ilustración de una mujer en la cima

En lo que coinciden muchas de las y los especialistas en tecnología consultados por este medio es que es esencial que se creen redes de apoyo y que por supuesto las propias firmas brinden nuevas oportunidades. El propio Chema Alonso, hoy Chief Digital Officer (CDO) en Telefónica, recuerda que él no fue CDO "hasta el día" que lo fue. "Podía hacerlo mal o hacerlo bien, pero me dieron la oportunidad".

"Lo mismo con cualquier persona, sea hombre o mujer", incide. "Y una de las cosas que hay que trabajar es en eliminar las barreras autoimpuestas y los techos de cristal que todos nos ponemos. Hay que trabajar para que las niñas no se pongan techos de cristal y animarlas con ejemplos de mujeres en puestos de dirección para que descubran su vocación".

Para ello, Nerea Luis lanza un guante. Luis es ingeniera y fundadora de un evento llamado T3chFest, además de Lead AI en Sngular. Recientemente, Sngular y Eticas Consulting, otra firma fundada por una mujer, Gemma Galdón, anunciaron una colaboración para trabajar en auditorías algorítmicas: que la IA no suponga una amenaza que genere desigualdad.

Las 6 características que tienen en común las 18 mujeres españolas al mando de las grandes empresas tecnológicas

Nerea Luis considera que en primer lugar se deben abrir "esos espacios" y estos se deben ceder "a compañeras tan profesionales o más que sus equivalentes masculinos; las cuotas nos han ayudado a empujar un poco, pero aun estamos en una fase transitoria. Después hay que promocionar a mujeres a mandos intermedios y a puestos de mando con planes de carrera".

Raquel Jorge es analista en el Real Instituto Elcano y plantea un escenario: es necesario más redes de apoyo también entre compañeras: "Cuando estudiaba en Washington DC políticas de seguridad, el 66% de los alumnos eran hombres. Cuando entraba en las asignaturas de especialización en tecnología, el porcentaje aumentaba".

"Lo que debe cambiar es normalizar el impacto diario, cotidiano, en cualquier sector de la tecnología. Hacerlo permitirá que personas con trayectorias vitales y experiencias sociales muy distintas piensen: 'Yo tengo algo que hacer en este tema. Puedo contribuir'. Y eso requiere redes de apoyo entre mujeres para llegar a pensar eso", destaca.

La concienciación y la visibilidad también están en la mano de los que mandan

Todos los consultados coinciden en que son necesarios más referentes femeninos, ya que se trata de una cuestión "estructural y cultural", como defiende Andrea G. Rodríguez, analista e investigadora del European Policy Centre. 

"Cultural, porque aún nos queda mucho por avanzar para luchar contra los sesgos que hacen posible que existan tantas brechas que nos afectan más a las mujeres. Y, estructural, porque hasta que no haya más mujeres en puestos de mando no será posible de verdad cambiar las cosas", enfatiza.

David Sanmartín, cofundador y director general de Nothing en el Sur y Este de Europa, cree que es necesario remodelar "la mentalidad de la sociedad en general". Y agrega: "Acabo de ser padre de una hija y espero poder inculcarle la pasión que tengo por la tecnología para que, en un futuro y si quiere dedicarse a esto, sea ingeniera, empresaria o lo que quiera".

2 trabajadores de Google corroboran esta visión. Él es Bernardo Quintero, fundador de VirusTotal: "Tenemos mujeres extraordinarias en tecnología pero no se les da la importancia y visibilidad que se merecen. Ellas son imprescindibles para que las niñas se puedan sentir identificadas e inspiradas para elegir adentrarse en este sector".

Esta startup española ha formado a 425 mujeres como programadoras y el 89% ha encontrado empleo: "La tecnología no es algo ni de hombres ni de genios"

Quintero también propone "incluir el pensamiento computacional en el colegio de forma transversal, desde edades muy tempranas, y exponer a niños y niñas en igualdad de condiciones ante la oportunidad de crear mediante la tecnología".

Ella es Bárbara Navarro y es la directora de Políticas Públicas y Asuntos con el Gobierno de Google Cloud en Asia-Pacífico. Navarro asegura que es esencial que sean las propias mujeres las que se crean capaces de llegar a esos puestos, pero también apunta a los entornos profesionales y familiares. Es necesario que en ellos se sumen "los apoyos necesarios" para "no tener que elegir entre tener una familia o llegar a un puesto de alta dirección".

"Ambas cosas deberían ser compatibles y deberían poder llevarse a cabo de una manera equilibrada", opina.

Por ese mismo motivo, Cristina Aranda, cofundadora y Chief Digital Officer en Big Onion, señala directamente a quienes ya han llegado a esos puestos de alta dirección. Enfatiza que no deben tener sesgos y deben creer y apostar por la diversidad de inclusión: "Que crean en las mujeres para que ellas no tengan que estar continuamente demostrando lo que valen ni saltando obstáculos".

De hecho, también un hombre, Horacio Morell, presidente de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel confirma que se deberían "cambiar" los programas de desarrollo de talento: "En IBM, hay mucha concienciación y hay muchos programas, pero hay cosas que tienen que cambiar también fuera de la empresa, como las ayudas, o también que ocurra un cambio cultural muy importante en la sociedad".

Herrero, la presidenta de HP para el Sur de Europa, enfatiza en la necesidad de discontinuar "modelos de liderazgo del pasado basados en el presencialismo que lastran el desarrollo profesional a la mujer, y apostar por medidas reales de conciliación que mejoren el equilibrio entre vida laboral y personal". También en "dar una mayor visibilidad a los referentes femeninos que sirvan de inspiración a las futuras generaciones y que inspiren a las niñas para seguir ese camino".

Granados, el presidente de Microsoft en España, enfatiza en la importancia de que las empresas se conciencien, pero que no reduzcan este problema a un desafío para sus departamentos de Recursos Humanos. "El mensaje desde arriba debe caer en toda la organización, no se puede circunscribir solo a RRHH. Debe entrar en todos los departamentos".

Más referencias para las más pequeñas

Ilustración de mujer con capa

Aranda también detalla que, si lo que se quiere es fraguar un cambio en las mujeres desde pequeñas, "hay que poner a más mujeres en los libros de texto. Solo hay un 8% de mujeres referentes en los libros de texto. Si las niñas no las ven, no pensarán que pueden llegar a puestos de alta dirección o que pueden ser presidentas o que pueden llegar a ser jefas de una compañía".

Sofía Benjumea es la directora de Google for Startups en Europa, Oriente Medio y África. Confía en que dar visibilidad a esas referentes sea una solución. Otra: "Democratizar y homogeneizar la promoción que se hace de carreras consideradas históricamente masculinas, como las relacionadas con STEM, ya es un gran paso para la diversidad de género en estas áreas".

"En un campo como en el que yo me desenvuelvo, rodeada de tecnología, innovación y emprendimiento, hay que trabajar cada día para que todas esas mujeres que actualmente están al frente de startups y lideran proyectos innovadores sean vistas; porque son un magnífico ejemplo para las niñas y niños de hoy, que acabarán convirtiéndose en las personas que emprenden y lideran el mañana", expone.

Eduardo Manchón no trabaja para Google, aunque sí que le vendió una compañía hace más de 10 años (Panoramio, en 2007). Ahora es el CEO de Mailtrack, y también coincide en que este problema parte de unas causas complejas que "comienzan en la niñez".

19 mujeres brillantes que han cambiado para siempre nuestra historia con sus descubrimientos

"Las mujeres deberían tener las mismas oportunidades", pero también considera que no tiene derecho "a decirle a las mujeres lo que deberían estudiar, que se equivocan si eligen una carrera sanitaria antes que una ingeniería", ejemplifica. Tampoco les diría que para tener éxito deben ser altas ejecutivas: "Precisamente, todo esto va de que las mujeres elijan. Marcarles un camino no deja de ser más de lo mismo".

Todos los consultados para este reportaje coinciden que una de las claves está en la educación. "Tenemos que llegar mediante la educación a una sociedad más concienciada e igualitaria. Este cambio es muy lento, por lo tanto me parece muy bien que las empresas tomen partido con medidas igualitarias", defiende Laura Lacarra, Big Data Engineer de Telefónica España.

La clave es contar con "entornos de igualdad e inclusión" y "apostar por el talento diverso", fomentar la visibilidad de "referentes femeninos" y hacer ver a las niñas "que la tecnología no es ámbito exclusivo de los hombres; es un campo que presenta enormes oportunidades", corrobora Rebeca Mariel, directora de Grandes Empresas de Microsoft en España. 

"Que algunos estudios pertenezcan aún a los hombres y otros estén reservados a las mujeres, limita y entorpece la decisión de optar por profesiones más técnicas, y, por tanto, que las empresas y la sociedad en general pierdan la oportunidad de descubrir grandes talentos", reflexiona Maite Ramos, directora general para Iberia de Dynabook, la empresa heredera de la división de portátiles de Toshiba.

"Hay que eliminar los micromachismos desde la infancia, fomentar medidas para la conciliación personal-profesional y la igualdad en la crianza de los hijos". Porque también ahí ocurren las cosas. Como recuerda Teba Lorenzo, directora de Relaciones con las Marcas de TikTok España: "Hay estudios que demuestran cómo las niñas pierden interés en materias STEM con la edad".

Otros artículos interesantes:

Las mujeres todavía ganan 5.252 euros menos que los hombres: estas son las 3 causas que explican la brecha salarial

El COVID dispara la brecha salarial a niveles inéditos: las mujeres en ERTE cobran un 34,6% menos tras la pandemia, según CSIF

La brecha salarial de género se agudiza en el comercio y la hostelería: las mujeres ganaron casi 5.000 euros menos de media que los hombres en 2019

Te recomendamos