La OCDE pide a España mantener los estímulos hasta consolidar la recuperación pero enfocarlos en sectores concretos y evaluar el impacto de la subida del salario mínimo en empleos vulnerables

Un rótulo de traspaso en el escaparate de una tienda de ropa durante la pandemia de coronavirus

Reuters

  • La OCDE ha presentado un estudio en el que recomienda a España impulsar el empleo y la digitalización y contener retos fiscales a medio plazo, aunque sin retirar estímulos para no frenar la recuperación.
  • El informe pide "evaluar las repercusiones que las rápidas y acusadas subidas del salario mínimo han tenido en el empleo, especialmente en el caso de los jóvenes y los trabajadores menos cualificados" y elevar los años de cómputo de las pensiones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus ha provocado una recesión sin precedentes en España, la respuesta del Gobierno ha frenado su impacto, pero para reforzar la recuperación es necesario impulsar el empleo y la digitalización y contener los retos fiscales a medio plazo enfocando las medidas de estímulo a sectores concretos. 

Estas son las principales conclusiones del informe Estudio Económico de España 2021 que acaba de publicar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el que analiza el impacto de la pandemia en la economía española y ofrece recomendaciones para mitigar sus efectos, promover una recuperación inclusiva y sostenible, abordar los retos fiscales a medio plazo e impulsar la digitalización y el avance de la productividad.

España es el país europeo que más PIB y empleo perdió en 2020, pero podría crecer 5 puntos más que los socios europeos en los próximos 3 meses, según los expertos

El estudio señala que el coronavirus ha provocado una recesión sin precedentes, aunque afirma que "las políticas económicas dieron una respuesta oportuna a la crisis y la recuperación será paulatina a partir de la segunda mitad de 2021", destacando que el desplome del PIB durante 2020 revela el efecto de las medidas para frenar la pandemia y también las debilidades estructurales de la economía española, como la dependencia del turismo, la prevalencia de las pymes y la alta temporalidad laboral.

"Las medidas de apoyo público, equivalentes a aproximadamente el 20% del PIB (incluidos avales y medidas indirectas), mitigaron la incidencia negativa de la crisis", destaca el informe, que estima que, pese a la incertidumbre, las vacunas sustentarán la recuperación a partir de segundo semestre, como muestra el siguiente gráfico, al facilitar la liberación de demanda acumulada, la recuperación gradual del turismo y el impacto del Plan de Recuperación.

Evolución del PIB en España, Alemania, Francia e Italia durante la pandemia de coronavirus

OCDE

Por este motivo, la OCDE pide mantener las políticas de estímulo hasta que se consolide la recuperación, pero precisando que el apoyo debe focalizarse en los sectores y empresas más afectados por el coronavirus, por lo que propone "ejecutar sin demora las ayudas directas anunciadas recientemente" para las empresas que puedan volver a ser rentables y mantener la prevalencia de convenios de empresa sobre los sectoriales dentro de la reforma laboral.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, ha reconocido el esfuerzo realizado por España y ha destacado que la vacunación es clave para la recuperación, asegurando que "es la más eficaz política económica", aunque también ha afirmado que España es el país que más ayudas europeas recibirá del fondo Next Generation EU. No obstante, ha destacado la importancia del sistema de gobernanza en el reparto de esos fondos, aunque señalando que puede haber problemas en su aplicación.

Gurría ha pedido convertir en oportunidades los desafíos que ha revelado el coronavirus y los que ya arrastraba España antes de la pandemia, centrando en empresas y familias más afectadas el mantenimiento de las medidas de estímulo hasta que la recuperación se consolide, para evitar "repetir los errores de 2008", cuando ha reconocido que se inició la consolidación fiscal antes de que la economía se hubiese recuperado plenamente.

Por su parte, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se ha mostrado satisfecha por el respaldo de la OCDE a la respuesta fiscal a la pandemia en España y ha destacado que en este momento de transición a la recuperación el alto ritmo de vacunación sigue siendo clave, al igual que el mantenimiento de las medidas de estímulo, señalando que todas las organizaciones internacionales defienden retrasar su retirada para ayudar a la recuperación de la economía y el empleo.

Calviño ha resaltado la importancia del plan de recuperación para impulsar la recuperación pero también la modernización de la economía española para un crecimiento más sostenible e inclusivo y corregir las deficiencias del mercado laboral. "El plan parte de un diagnóstico compartido con las organizaciones internacionales", ha afirmado, destacando su importancia en la justicia generacional, reforzando la inversiones ambientales, la digitalización y las reformas estructurales.

Corregir la temporalidad, mantener convenios de empresa y aumentar el periodo de cómputo para acceder a la pensión completa

En materia laboral, el informe apuesta por "corregir los problemas estructurales del mercado laboral puede contribuir a reducir la desigualdad, que ya era elevada antes de la pandemia", destacando que el impacto del coronavirus en el empleo ha sido más acusado en jóvenes, trabajadores con contrato temporal o con baja cualificación, por lo que pide elevar la eficiencia de las políticas activas de empleo para mejorar su empleabilidad.

"La utilización generalizada de contratos temporales incrementa la desigualdad y la pobreza laboral", afirma la OCDE, que reconoce que el empleo temporal puede ayudar a corto plazo a los sectores afectados por la pandemia, pero reclama reducir la dualidad del mercado laboral a medio plazo, centrar los incentivos de contratación en los colectivos más vulnerables y limitar su duración y reducir los tipos de contrato.

Además, el informe recomienda evaluar las repercusiones de la subida del salario mínimo interprofesional, que define como "rápidas y acusadas", en el empleo de trabajadores jóvenes y menos cualificados, proponiendo crear una comisión independiente para definir el salario mínimo, estudiar sus efectos y proponer recomendaciones para adecuar su evolución a las condiciones del mercado laboral y de la productividad.

Por otra parte, a pesar de pedir el mantenimiento de las medidas de estímulo, la OCDE pide contener los retos fiscales a medio plazo, proponiendo una consolidación fiscal gradual para no dañar la recuperación y reclamando al Gobierno una estrategia de consolidación fiscal a medio plazo para todos los niveles de la administración que acometa los elevados niveles de deuda y aporte "credibilidad a la sostenibilidad fiscal", según recoge el estudio.

Para ello, el informe pide mejorar la composición y eficiencia del gasto público para poder aumentar la inversión pública a medio plazo, defendiendo revisiones de gasto a todos los niveles para mejorar sus resultados. Además, advierte de que estos desafíos fiscales se agravarán por la duplicación de la tasa de dependencia de la tercera edad entre 2021 y 2050, por lo que reclama adecuar la edad legal de jubilación a la edad efectiva o aumentar el periodo de cotización para cobrar una pensión íntegra.

Respecto a la reforma de las pensiones que negocia actualmente el Gobierno con los agentes sociales, Gurría ha pedido vincular la jubilación a la esperanza de vida, como asegura que ya sucede en todo el mundo, y combatir las jubilaciones anticipadas mediante estímulos adecuados al tiempo que se retrasa paulatinamente la edad legal de jubilación. 

En lo que respecta a la digitalización, la OCDE dedica un capítulo de su informe a estimular su difusión, asegurando que mejorará la productividad y ayudará a las empresas a salir de la crisis. Además, constata que España está progresando en la transformación digital, pero destaca que hay margen de mejora en la adopción y uso de nuevas tecnologías, dado que revela que su impacto en los modelos de negocio es todavía limitado y sitúa al país a la cola de la OCDE en volumen de empresas innovadoras.

En cuanto a política fiscal, Gurría ha reconocido que el cambio de gobierno en EEUU ha servido para romper el bloqueo existente y agilizar la reforma de los impuestos a multinacionales para evitar las prácticas de elusión fiscal. Además, ha considerado de justicia que se graven los beneficios de las multinacionales y ha reconocido al Gobierno español su impulso para conseguir un acuerdo global para establecer un tipo mínimo en el impuesto de sociedades.

Otros artículos interesantes:

La OCDE alerta de que la deuda que está generando la crisis del coronavirus "perseguirá" a empresas y gobiernos en el futuro

El turismo arrastra la recuperación económica hasta 2023 tras pasar el peor año de su historia

Jóvenes, temporales y con poca formación: así son los desempleados que está generando el coronavirus