Pasar al contenido principal

La OMS admite que no hay regreso a la vieja normalidad: la propagación del coronavirus se acelera pese a los intentos de frenar los rebrotes

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS..
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.. Fabrice Coffrini/Pool vía REUTERS

  • La Organización Mundial de la Salud advierte que, mientras la propagación del coronavirus se acelera, no va a ver una vuelta a la vieja normalidad.
  • Asimismo, con anterioridad, Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, señaló que podría convertirse en una enfermedad endémica y no desaparecer nunca. 
  • Ahora, los casos en todo el mundo ascienden a 15,6 millones de personas y más de 636.000 fallecidos. Mientras, Estados Unidos, el país más afectado llega a los 4 millones y España registra 281 brotes activos tras la reapertura. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La vieja normalidad está muy lejos de volver si los brotes de COVID-19 siguen incrementándose, advierte el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"Es completamente comprensible que las personas quieran seguir con sus vidas, pero no volveremos a la normalidad", sostuvo el líder internacional durante una rueda desde la sede de la organización en Ginebra, recogida por CNBC.

En el mundo, los casos reportados ascienden a 15,6 millones de personas —la mayoría de ellos, en Estados Unidos, Brasil e India, según Adhanom— y más 636.000 fallecidos. De estos, Estados Unidos asciende ya a 4 millones de afectados, Brasil sumaba este jueves 60.000 casos nuevos llegando a 2,2 millones de contagios, e India 1,2 millones. 

Mientras, en España —con más de 270.000 afectados—, tras la reapertura, se reportan 281 rebrotes en todo el territorio nacional con regiones volviendo incluso a la fase 1 de la desescalada, como Totana, Murcia. Nuevos casos de propagación que también se dieron en Renania del Norte-Westfalia, Alemania y Pekín, China, en cuanto se levantaron los confinamientos. 

Leer más: La mejor forma de limpiar tu mascarilla, según la ciencia

De hecho, con anterioridad, Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, declaró que el COVID-19 podía convertirse en una enfermedad endémica y no desaparecer nunca

"Creo que es importante que seamos realistas y no creo que nadie pueda predecir cuándo desaparecerá la enfermedad", recalcaba mientras Adhanom reconocía que la pandemia "estaba lejos de concluir". Para entonces, las cifras "sólo" ascendían a 4,4 millones de personas en todo el mundo, con un total de fallecidos de unos 298.000 casos. 

"Es importante dejarlo claro: el virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras sociedades y puede que nunca desaparezca", advertía Ryan. 

Asimismo, Amesh Adalja, experto en enfermedades infecciosas del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos, detallaba a Business Insider que la trayectoria de la pandemia indicaba que, posiblemente, se convirtiese en un virus estacional.

"Si se observa la trayectoria del virus y la forma en que se está propagando en las comunidades, junto con el hecho de que tratamos con coronavirus cada año durante la temporada de gripe y resfriados, esos factores apuntan a que este coronavirus se convertirá en un virus estacional".

Leer más: Los anticuerpos contra el coronavirus desaparecen rápido y crece la preocupación por la pérdida de inmunidad

No obstante, Maria Van Kerkhove, directora técnica de la OMS para el COVID-19, cree que todavía existe la posibilidad de controlar la propagación del SARS-CoV-2.

"Se puede cambiar y hay herramientas que tienen todos los países para conseguirlo. Se necesita una voluntad y un liderazgo tremendo y el trabajo de todas las personas para ser parte de la solución", sostuvo la directiva. 

Por ello, la OMS recomienda el uso generalizado de las mascarillas para disminuir los contagios —lo que se consigue siendo estas un 50% efectivas, según una investigación publicada en Proceedings of the Royal Society A—, así como el lavado frecuente de las manos con agua y jabón, a ser posible. 

Y además