Pasar al contenido principal

Optimista, con más apetito por el riesgo y menos dinero: así es el perfil del inversor millennial

así es el aula que prepara para las habilidades del futuro
Annie Spratt/Unsplash
  • La gestora de fondos Legg Mason diferencia dos tipos de inversor por rango de edad en la última edición del Global Investment Survey, un sondeo realizado entre más de 16.000 expertos de 17 países.
  • Se trata de inversores millennial, de entre 18 y 36 años, y senior, entre 51 y 70 años, que muestran grandes diferencias en cuanto a su nivel económico, su apuesta por inversiones de riesgo o su optimismo.
  • La encuesta también desvela parecidos sorprendentes, como su interés por el sector inmobiliario y por inversiones vinculadas a efectivo.

Hasta ahora, habíamos oído hablar de perfiles de inversores según su gusto por el riesgo, su volumen de fondos o sus criterios estratégicos. Sin embargo, al igual que en otras muchas situaciones de la vida, la edad es un factor determinante en los hábitos, intereses y capacidades económicas de un inversor.

Esta es una de las conclusiones de la última edición del Global Investment Survey que publica la gestora Legg Mason, una encuesta en la que pulsa las opiniones y comportamientos financieros de más de 16.000 personas en 17 países. En uno de sus capítulos, compara a dos tipos de inversor según su edad, millennials y baby-boomers.

Riqueza acumulada frente a riqueza potencial

El documento define al primer grupo entre los 18 y los 35 años de edad y coloca al segundo por encima de los 51 años, recalcando que las "tensiones demográficas" entre ambas generaciones "se ha convertido en una de las tendencias sociales que definen la vida del siglo XXI".

En primer lugar, el informe de Legg Mason se ocupa de la principal diferencia entre ambos grupos, la riqueza. A pesar de que destaca que no es la divergencia más importante, el texto señala que los inversores senior parten con ventaja por sus ahorros acumulados y sus posesiones inmobiliarias frente a los bajos salarios con los que cuentan los más jóvenes.

Leer más: Este multimillonario inversor señala cuál es el mayor error que cometen los inversores

Sin embargo, también se pone el acento en que esta brecha económica tenderá a desdibujarse "a medida que los millennials comiencen a avanzar en sus carreras profesionales, a incrementar su capacidad adquisitiva y a heredar parte de la riqueza de los baby-boomers".

Ambos grupos creen que podrán jubilarse holgadamente

Otra de las claves que distinguen a los millennials, según Legg Mason, es su confianza en sus propias capacidades y oportunidades. Así, 2 de cada 3 de los jóvenes encuestados se reconocen optimistas sobre sus inversiones y un 42% se considera experto en la materia y basa sus decisiones en sus convicciones.

Mientras, menos de la mitad de los inversores senior encuestados tiene expectativas positivas y menos de 1 de cada 4 se considera "experto". Sin embargo sus impresiones son parecidas respecto a si dispondrán de suficiente dinero para jubilarse, con un 66% de respuestas positivas entre los jóvenes y un 53% de los mayores.

Leer más: 8 compañías con atractivo para el inversor porque a la Generación Z les gustan

Esto último puede deberse a que los baby-boomers ven su retiro más cerca o a las expectativas de los millennials, a pesar de lo precario de su situación actual. De hecho, aunque la rentabilidad que consiguen es menor de lo que esperan, los retornos que consiguen los más jóvenes superan a los de sus mayores en más de un 1,5%.

El peso del riesgo y los criterios éticos

En el informe, una de las brechas generacionales más destacadas se refiere al capital riesgo. Así, el porcentaje de millennials que se consideran más propensos a este tipo de inversión duplica al de sus mayores, y un 40% de los jóvenes respondería redoblando su apuesta en caso de pérdidas, frente a un 23% de los senior.

La irrupción de los criterios ESG (Ambientales, Sociales y de Gobernanza) en la estrategia de inversión ha calado más en los millennials, y dos tercios de los encuestados más jóvenes reconocen seguir parámetros de sostenibilidad frente a un tercio de los mayores, aunque ambos grupos aseguran que la mayoría de sus inversiones se corresponden a este criterio.

Leer más: 5 consejos clave para los inversores novatos

En lo que respecta a inversiones alternativas, la juventud vuelve a mostrarse más adaptada al nuevo terreno. Un 68% de menores de 35 recurre a fondos de capital riesgo y mercados de futuros, materias primas o productos derivados, mientras que un 32% de los senior de 51 años apuesta por ellos y de forma minoritaria en su porfolio.

Un punto en común: la inversión inmobiliaria

A pesar de que ambas generaciones han sufrido en mayor o menor medida las consecuencias de la crisis del ladrillo, este factor no parece haberles restado apetito por este sector. De hecho, el informe señala que los jóvenes consideran que invertir en vivienda tiene un efecto similar a hacerlo en un fondo de pensiones.

De este modo, un 77% de los millennials encuestados considera prioritaria para sus ahorros la inversión inmobiliaria, mientras que los baby-boomers, ya posicionados en ese mercado, le dan menos importancia y se centran en inversiones vinculadas a efectivo, que también atraen en la misma medida a los más jóvenes, según Legg Mason.

Te puede interesar