Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes ajo todos los días

Ajo

Getty Images

  • Civilizaciones como los griegos, romanos, egipcios o babilonios ya usaban el ajo por sus propiedades medicinales.
  • Esto es lo que le pasa a tu organismo si consumes ajo todos los días, uno de los ingredientes más importantes de la dieta mediterránea. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sabor, versatilidad y propiedades de esta planta herbácea de la familia Allium la convierten en uno de los alimentos indispensables dentro de la dieta mediterránea. Comer ajo todos los días es un pasaporte a una vida más larga, una protección extra para tus huesos y corazón y una forma excelente de prevenir numerosas enfermedades. 

El ajo puede sofreírse, picarse, majarse, aplastarse con un mortero y añadirse a salsas, sopas, guisos, carnes, verduras o pescados. Aunque puede ser ingrediente protagonista, como en el caso del pan de ajo, la sopa de ajo o el alioli, lo habitual es que sea un condimento de cientos de plantos principales en diferentes gastronomías.

La ciencia ha registrado numerosos beneficios del ajo, desde la presencia de compuestos de azufre con comprobados efectos biológicos a su capacidad para prevenir algunos tipos de cáncer o desintoxicar el organismo. 

Como dijo Hipócrates, considerado el padre de la medicina occidental "que la comida sea tu medicina, y la medicina tu comida". Así puede ayudar el ajo a tu salud.

Sabroso y nutritivo

Según destaca Healthline, el ajo tiene una elevada densidad nutricional, pero en cambio, muy pocas calorías.

Un diente de ajo crudo apenas tiene 5 calorías, brinda 0,2 gramos de proteína y un gramo de carbohidratos. Es rico en manganeso, vitamina B6, vitamina C, selenio y fibra.

Dentro de su composición también pueden hallarse pequeñas cantidades de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.

Combate el resfriado

Este estudio del National Center for Biotechnology Information publicado en PubMed determinó tras 12 semanas que un suplemento diario de ajo pudo reducir la cantidad de resfriados en un 63% en comparación con un placebo. 

Previene contra enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares o cáncer

Ajo

David Todd McCarty/Unsplash

Los alimentos como el ajo y las cebollas pueden tener efectos beneficiosos sobre la osteoartritis, disminuir la presión arterial y mejorar los niveles de colesterol gracias a sus compuestos cardíacos. Por tanto, reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

También existen estudios que apuntan a su capacidad para prevenir el cáncer. Por ejemplo, el realizado por científicos de la Universidad de Medicina de China y publicado en la revista Asia-Pacific Journal of Clinical Oncology apunta a que el ajo, la cebolla y otras hortalizas de la familia Allium tienen potencial para prevenir el cáncer colorrectal.

Aquellos adultos que tomaron los niveles más altos de hortalizas de la familia Allium, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal fue un 79% más reducido que los que consumieron niveles más bajos.

Desintoxica tu cuerpo de metales pesados

En dosis altas, los compuestos de azufre presentes en el ajo protegen contra el daño a los órganos por la toxicidad de metales pesados. 

Es la conclusión extraída de una investigación de 4 semanas realizada a trabajadores de una fábrica de baterías de automóviles. Los empleados estaban sometidos a una alta exposición al plomo, y el ajo redujo estos niveles en sangre en un 19%, además de hacer descender numerosos signos clínicos de toxicidad, como dolores de cabeza e hipertensión.

Rico en antioxidantes

Gracias a su acción antioxidante, el ajo tiene capacidad de prevenir el Alzheimer y la demencia.

Estos nutrientes apoyan los mecanismos de protección del cuerpo contra el daño oxidativo causado por los radicales libres y responsable del envejecimiento celular o el deterioro cognitivo.

Los efectos combinados del ajo sobre la reducción del colesterol y la presión arterial, así como las propiedades antioxidantes, pueden reducir el riesgo de enfermedades cerebrales comunes como la enfermedad de Alzheimer y la demencia, según recalca la evidencia científica disponible.

Mejora el rendimiento deportivo

Dientes de ajo

Cats Coming/Pexels

El ajo se ha usado tradicionalmente en culturas antiguas como la china, la egipcia o la grecorromana como alimento útil para reducir la fatiga y mejorar la capacidad de trabajo. Existen registros que atestiguan que ya lo consumía los atletas olímpicos en la antigua Grecia. 

En investigaciones realizadas con roedores han demostrado que el ajo ayuda con el rendimiento del ejercicio, pero no hay mucho material clínico con respecto a los humanos, por lo que los beneficios en personas sanas no son concluyentes. 

Sin embargo, un estudio realizado a personas con enfermedades cardíacas que tomaron aceite de ajo durante 6 semanas mostró una reducción del 12% en la frecuencia cardíaca máxima y una mejor capacidad de ejercicio 

Salud ósea para las mujeres

Ningún estudio en humanos ha medido los efectos del ajo sobre la pérdida ósea, pero en ratones se ha demostrado la capacidad del ajo para aumentar el estrógeno en las hembras, y otra investigación en mujeres menopáusicas determinó que una dosis diaria de extracto de ajo seco equivalente a 2 gramos de ajo crudo disminuyó significativamente un marcador de deficiencia de estrógeno.

Un truco para pelar ajos consiste en clavar un cuchillo es uno de los laterales para que el diente salga pelado y entero.

Otros artículos interesantes:

5 usos sorprendentes que puedes darle a la aquafaba, el agua que sueles tirar del bote de las legumbres

Con este sencillo truco reducirás las calorías del arroz a la mitad

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes kéfir todos los días