¿Qué le pasa a tu cuerpo si comes patatas fritas con demasiada frecuencia?

Comer patatas fritas

Getty Images

  • Si las patatas fritas son tu gran debilidad gastronómica y las comes con mucha frecuencia, malas noticias para tu organismo.
  • Un reciente estudio realizado a 4.500 adultos y publicado en The American Journal of Clinical Nutrition revela que comer patatas fritas más de dos veces por semana podría duplicar el riesgo de muerte prematura.
  • Entre otras consecuencias destacan las molestias estomacales, la niebla mental o el aumento del riesgo de obesidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Si al final de tu jornada laboral sueñas con el crujido de unas patatas fritas recién horneadas o no hay viernes que no pases por tu establecimiento preferido de comida rápida para darte un buen atracón, tu organismo podría sufrir las consecuencias de inclinarte demasiado por esta magnética comida basura

Según datos de Fat Secret, unas patats fritas pequeñas de McDonald's tienen 231 calorías, 29 gramos de hidratos de carbono, 11 gramos de grasa y 2,8% de proteínas. 

¿Qué le sucede a tu cuerpo si comes demasiadas patatas fritas? Una reciente investigación publicada en The American Journal of Clinical Nutrition investigó al respecto sobre las consecuencias de comerlas más de dos veces por semana. 

Sus conclusiones, obtenidas tras estudiar a 4.500 adultos, revelan que demasiadas patatas pueden duplicar el riesgo de muerte prematura.

Como principal causante de los problemas de salud no citaron a los propios tubérculos —fuente de carbohidratos saludables, vitaminas o minerales como el potasio—, sino a los aceites en los que se suelen freír las patatas

Los efectos secundarios de comer patatas fritas con frecuencia también afectan a tu peso, a tu sistema digestivo o incluso a tu capacidad cognitiva. Estos son algunos de los más destacados, recopilados por Eat This, Not That o LiveStrong.

Calambres y otros dolores estomacales 

Patatas fritas

Reuters

Las grasas son el macronutriente que el organismo digiere más lento, y también aquellas con mayor densidad calórica por gramo. 

Una investigación publicada en la revista Ultrasound International Open revela que los alimentos fritos como las patatas incrementan las papeletas de sufrir dolores de estómago. También otras consecuencias gástricas como náuseas, diarrea, hinchazón o calambres. 

Retención de líquidos y otras consecuencias del exceso de sal

Habitualmente las patatas fritas tienen exceso de sal, y el exceso de sodio causa retención de líquidos, por lo que si las preparas en casa, intenta reducirla o sustituirla por otros sazonadores como las especias. 

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) recuerda que demasiado sodio está ligado a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, osteoporosis, cáncer de estómago y enfermedad renal. 

Niebla mental

Las patatas se fríen en aceite hidrogenado, rico en grasas trans dañinas para la salud y especialmente nocivas para el colesterol y el corazón. 

Una investigación realizada durante una década a 1.600 personas mayores en Japón y publicada en la revista Neurology correlaciona los niveles más altos de grasas trans industriales en sangre con un 75% más de probabilidades de padecer demencia o alzhéimer. 

Dicho de otro modo: a tu cerebro no le gustan las patatas fritas. 

Defensas más débiles

Patatas fritas

Joyce Panda/Unsplash

Las dietas altas en grasas saturadas presentan una microbiota intestinal más pobre y un sistema inmune más deteriorado, según las conclusiones de un informe publicado en la revista Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care.

Comiendo muchas patatas fritas y otros alimentos grasientos y cocinados en aceites hidrogenados disminuirás el porcentaje de bacterias saludables de tu organismo, especialmente aquellas que te protegen desde el intestino. 

Mayor peligro de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares

En este ámbito destaca un estudio efectuado por el Departamento de Asuntos de Veteranos en Estados Unidos y  el Centro de Información e Investigación de Epidemiología de Veteranos de Massachusetts  a 150.000 militares, que indica una correlación entre comer fritos y la incidencia de enfermedades de las arterias coronarias. 

Según sus conclusiones, comer alimentos fritos 3 veces por semana implica un 7% más de peligro de padecer un accidente cerebrovascular o ataque cardiaco. Entre aquellos que los consumen todos los días, el riesgo se disparó al 15% 

Riesgo de obesidad

No es ningún secreto que las patatas fritas constituyen una bomba calórica. La evidencia científica advierte que su consumo está directamente relacionado con una mayor cintura y grasa abdominal, incluyendo directamente los casos de obesidad. 

Para hacer una versión light de las patatas fritas, utiliza el horno o la freidora de aire, córtalas finitas con mandolina, sustituye la sal por especias o remójalas unos minutos para que pierdan parte del almidón y absorban menos aceite

Otros artículos interesantes:

Se acabó el pelar patatas: descubre los beneficios escondidos en la piel del tubérculo que no deberías desperdiciar

El truco rápido e infalible para recalentar las patatas fritas y que recuperen su toque crujiente

Patata o batata, esa es la cuestión: ¿qué tubérculo es más sano para tu dieta?

Te recomendamos

Y además