China da un paso adelante en la carrera hacia los robotaxis: dos empresas transportarán pasajeros mediante coches autónomos en una zona equiparable a San Sebastián

El robotaxi Apollo de Baidu.
El robotaxi Apollo de Baidu.

Reuters/Tingshu Wang

  • El motor de búsqueda chino Baidu y la empresa de tecnología de vehículos autónomos Pony.ai  han conseguido licencias para transportar pasajeros en Pekín.
  • Las licencias piloto permitirán que una flota de unos 100 coches de las dos empresas se desplacen por un área de unos 60 kilómetros cuadrados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los robotaxis están cada vez más cerca de ser una realidad. Tal y como recoge Bloomberg, el gigante de las búsquedas Baidu y Pony.ai. —una startup respaldada por Toyota— acaban de hacerse con el primer lote de licencias de los reguladores de Pekín para iniciar operaciones de conducción comercial autónoma en carretera. Eso sí, en una parte delimitada de la ciudad.

Las licencias piloto permitirán que una flota de unos 100 coches de Baidu y Pony.ai recorran los 60 kilómetros cuadrados (un área similar a la ciudad de San Sebastián) de la llamada Zona de Demostración de Conducción Automática de Alto Nivel de Pekín, según han informado los medios de comunicación locales.

Baidu ha recibido 67 de los permisos y permitirá que sus robotaxis se muevan entre más de 600 puntos de recogida y entrega desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche, según ha señalado la empresa de internet en un comunicado. La zona incluye tanto recintos comerciales como residenciales. Por su parte, Pony.ai instalará unos 200 puntos en la zona, con un horario de 8:30 a 22:30 horas.

"La concesión de los permisos significa que el desarrollo de la conducción autónoma en China ha completado la fase de pruebas para comenzar una exploración comercial más amplia", ha afirmado Baidu.

Un futuro indefinido

Baidu y Pony.ai no son las únicas compañías que han hecho una incursión en el mundo de los robotaxis. Zoox, filial de Amazon, ya compartió imágenes del que sería su vehículo para competir contra Uber y DiDi. 

Otras compañías como Waymo (de Alphabet) y Cruise (en la que ha invertido General Motors) han estado probando productos similares en Estados Unidos, principalmente en California y Arizona. En el caso de la primera sus vehículos no necesitan un conductor de seguridad.

Por su parte, Cruise ha solicitado al gobierno de California la aprobación final para convertirse en el primer operador de robotaxi que comercialice viajes totalmente autónomos en San Francisco, aunque las autoridades todavía no han dado el visto bueno.

Sin embargo, no todos ven tan cerca la revolución de los coches autónomos. 

El experto en desarrollo de software Martin Ford avisó en septiembre que la inminente llegada de este tipo de vehículos no sería tal. En concreto, Ford defendió que "existe un peligro real de que los coches verdaderamente autónomos sigan siendo algo que pertenezca solo al futuro durante muchos años".

Por su parte, Daimler y Bosch cerraron en agosto el proyecto de robotaxis y conducción autónoma que pusieron en marcha de manera conjunta en 2017. Aunque no han tirado por completo la toalla, estos dos gigantes han decidido aparcar la idea por un tiempo a la espera de una mayor seguridad y desarrollo tecnológico.

Otros artículos interesantes:

Los robotaxis de la compañía impulsada por Google llegarán a Europa de la mano de Renault

5 predicciones de Elon Musk que siguen lejos de cumplirse y cuestionan el futuro del Tesla Bot: del apocalipsis de la IA a los robotaxis

El fabricante chino Xpeng muestra en vídeo su sistema de conducción autónoma circulando por las calles con tráfico real

Te recomendamos

Y además