Las personas que han superado el COVID-19 pueden presentar "déficits cognitivos persistentes", según un estudio

Las personas que han superado el COVID-19 pueden presentar "déficits cognitivos persistentes", según un estudio

Yves Herman/Reuters

  • Un nuevo estudio se suma a las evidencias que sugieren secuelas neurológicas causadas por el COVID-19, a partir de la evaluación de más de 80.000 participantes con tests de inteligencia y un cuestionario.
  • Tras tener en cuenta factores socioeconómicos, demográficos y de salud previa, el equipo científico ha observado que personas recuperadas del COVID-19, incluso las que ya no declaraban síntomas, "presentaban déficits cognitivos significativos".
  • Estos resultados "deberían servir de llamada de atención" para realizar más investigaciones en esta línea, señalan los autores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el inicio de la pandemia, la evidencia sobre las secuelas neurológicas que podría causar el COVID-19 se ha ido ampliando con el paso del tiempo.

Se ha hablado de problemas neurológicos como la 'niebla mental', así como trastornos de la atención, delirios y pérdida de memoria en los pacientes afectados por el coronavirus. Incluso, en algunos casos, algunos efectos del virus han durado semanas y hasta meses, en lo que se conoce como covid persistente o de larga duración.

Sin embargo, "aún no se ha establecido si la infección por COVID-19 se asocia a déficits cognitivos a nivel poblacional y cómo difiere esto con la gravedad de los síntomas respiratorios", aclaran los autores de un nuevo estudio.

Estos dicen que "es de esperar" que se presenten problemas cognitivos en las personas que han requerido de una estancia hospitalaria prolongada, pero "está menos claro" si los casos leves en personas no hospitalizadas también pueden sufrir estos déficits.

Con el desafío de medir y comprobar este punto han trabajado varios científicos en una investigación, publicada en The Lancet, en la que han analizado los datos de rendimiento cognitivo de 81.337 participantes que, a lo largo de todo 2020, realizaron una evaluación como parte de unos tests de inteligencia y un cuestionario.

De esta forma, el equipo científico ha observado que "personas que se habían recuperado del COVID-19, incluidas las que ya no declaraban síntomas, presentaban déficits cognitivos significativos" frente a los controles realizados de distintas variantes de nivel socioeconómico y demográfico (edad, grupo étnico, nivel educativo, ingresos...), así como de los trastornos médicos preexistentes, el cansancio, la depresión y la ansiedad.

Los déficits tenían un tamaño de efecto sustancial para las personas que habían sido hospitalizadas, pero también para los casos no hospitalizados que tenían confirmación biológica de la infección por COVID-19, aclara el estudio, que resalta que estas diferencias no parecían presentes antes de la infección.

"Un análisis más detallado del rendimiento en las subpruebas apoyó la hipótesis de que el COVID-19 tiene un impacto multidominio en la cognición humana", añade.

Así, "este estudio confirma la hipótesis de que los individuos que han sido infectados por el COVID-19 tienen déficits cognitivos persistentes objetivamente medibles después de controlar cuidadosamente el CI premórbido, las condiciones médicas preexistentes, los factores sociodemográficos y los síntomas de salud mental", establecen los autores.

Estos resultados concuerdan con los informes previos sobre los síntomas cognitivos del covid persistente que se mantienen en la fase crónica temprana y "deberían servir de llamada de atención" para realizar más investigaciones e "identificar la base biológica de los déficits cognitivos en los supervivientes del SARS-CoV-2", concluyen los investigadores, en referencia al coronavirus actual.

Otros artículos interesantes:

Los científicos han descubierto qué es la 'niebla mental' y cómo podría afectarte si has tenido COVID-19

Todas las secuelas neurológicas del COVID-19: trastornos de la atención, pérdida de memoria y más

El covid persistente plantea una sutil crisis en el lugar de trabajo, ya que las personas afectadas dicen que trabajan más horas y sienten más estrés