Peter Thiel, millonario, libertario, gurú tecnológico y fundador de Palantir, asegura que la inteligencia artificial para la videovigilancia es “una tecnología totalitaria y comunista”

Peter Thiel en el centro, junto con Donald Trump a su izquierda y Tim Cook, CEO de Apple a su derecha.
Peter Thiel en el centro, junto con Donald Trump a su izquierda y Tim Cook, CEO de Apple a su derecha.
REUTERS/Shannon Stapleton
  • Peter Thiel es el cofundador de PayPal. Tras vender la compañía a eBay se hizo millonario y montó su propio fondo de inversión, además de la compañía Palantir. 
  • Palantir es una empresa tecnológica especializada en el análisis de big data que ha colaborado con el gobierno de Estados Unidos, la CIA o el FBI en materia de seguridad ciudadana.
  • Thiel ha alertado en una conferencia en Miami sobre el peligro que entraña la inteligencia artificial de vigilancia utilizada según de qué manera. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Cada vez que Peter Thiel habla, no deja indiferente a nadie. 

El polémico y millonario gurú de Sillicon Valley, cofundador de PayPal y Palantir, y miembro del Consejo de Administración de Facebook, ha asegurado que la gente debería estar más preocupada de la inteligencia artificial de vigilancia, que de la propia inteligencia artificial general (AGI por sus siglas en inglés). 

La inteligencia artificial para la vigilancia es aquella tecnología que se utiliza para monitorizar y recopilar de manera masiva los datos de los ciudadanos; desde su apariencia física, hasta los lugares por los que se mueve. 

El reconocimiento facial o el uso de datos biométricos como la forma de caminar o moverse para identificar a las personas, son algunos ejemplos. 

De esta manera, con la excusa de la seguridad, se recopila todo tipo de información de millones de personas que puede ser usada de múltiples maneras diferentes, algunas de ellas pueden suponer una amenaza para la libertad de los individuos y la democracia.

Por otro lado, la Artificial General Intelligence o inteligencia artificial general en castellano, viene a ser un estado superior de lo que actualmente conocemos como inteligencia artificial. 

Una máquina con esta tecnología podría pensar, aprender, comprender y aplicar su razonamiento a la hora de resolver problemas. 

La AGI tiene unas características similares a las del cerebro humano, es decir, tiene la capacidad de percibir y entender el mundo como lo hacemos nosotros. Y no solo eso, sino de tomar decisiones basándose en esa percepción y entendimiento de lo que le rodea. 

La humanidad no podrá controlar a la inteligencia artificial, según este nuevo estudio

Para muchas personas esto puede sonar a ciencia ficción, o a un futuro distópico al más puro estilo Terminator o Matrix. Pero realmente, todavía quedan bastantes años para que este tipo de inteligencia artificial sea una realidad.

Por esta razón, Thiel advierte de que la IA de vigilancia ahora, debería ser una fuente de preocupación para los ciudadanos de todo el mundo. Así lo ha asegurado en un reciente evento en Miami, en el que ha llegado a declarar que la IA de vigilancia es “una tecnología totalitaria y comunista”. 

Aquellos que están preocupados por la AGI no están “prestando atención a lo que realmente importa”, aseguraba Thiel durante su charla, y añadía que los gobiernos utilizarán la tecnología de reconocimiento facial impulsada por la IA para controlar a las personas. 

Probablemente Thiel, conocido activista libertario y partidario del expresidente Donald Trump, se refiera al Gobierno chino, quien es abiertamente conocido por el uso de la tecnología para vigilar de manera masiva a sus ciudadanos.

Un ejemplo de esto, es la inmensa red de cámaras de seguridad de CCTV colocadas a lo largo y ancho del país. De hecho, en la ciudad china de Chongqing —la ciudad del mundo más vigilada— el ratio es de una cámara por casi 6 habitantes. 

Pero no solo eso, el país asiático también cuenta con un sistema de crédito social al más puro estilo Black Mirror, y un sistema de alta tecnología de vigilancia, implementado en ciudades como Xinjiang, donde reside un gran número de uigures, una comunidad minoritaria musulmana, que vive bajo un férreo control del gobierno de Pekín. 

La comunidad internacional ha denunciado en reiteradas ocasiones la vulneración de derechos humanos llevados a cabo por el gobierno chino contra esta comunidad. El diario The New York Times reveló en un reportaje las “cercas virtuales” en las que vivían muchas de estas personas. 

Mediante una app instalada en los teléfonos móviles se encargan de vigilar a todo aquel que consideren sospechoso, como por ejemplo realizar viajes prolongados al extranjero o usar una cantidad "inusual” de electricidad. 

Sin embargo, China no es el único país que utiliza la tecnología para vigilar a sus ciudadanos. Estados Unidos también lo hace, y el propio Peter Thiel tiene mucho que ver en ello. 

Thiel es el fundador de Palantir, una compañía tecnológica estadounidense de software especializada en el big data. Esta compañía ha colaborado estrechamente con el gobierno de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán en materia de seguridad y antiterrorismo. 

Un nuevo informe de la Universidad de Stanford advierte de que el riesgo real de la IA es la confianza de la industria en que la tecnología pueda solucionar todos los problemas del mundo

Uno de los primeros trabajos de Palantir fue para la NSA (la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos), y consistió en el desarrollo de su sistema llamado XKEYSCORE

Este software consiste en un buscador capaz de adquirir correos, chats, historiales de búsqueda, localización, fotos, documentos, es decir, prácticamente todo de una persona, tan solo sabiendo su nombre o su número de teléfono. 

Hoy curiosamente, Palantir está valorada en cerca de 48.000 millones de dólares. Como recoge la periodista Marta Peirano en su libro El enemigo conoce el sistema, entre sus primeros inversores estaba la CIA quien a través de su fondo In-QTel inyectó 2 millones de dólares en la compañía del exfundador de Paypal. 

Y no solo eso, a pesar de las declaraciones alarmistas de Thiel sobre el poder de la IA de vigilancia como una tecnología "totalitaria y comunista", su empresa ha desarrollado tecnología de rastreo de datos para agencias de inteligencia y cuerpos de seguridad, como la propia CIA, el FBI y el ejército de Estados Unidos. 

Otro ejemplo de la relación entre la tecnología de vigilancia de Thiel y EEUU, es la colaboración desde el año 2014, de Palantir y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). 

El CEO de Apple confiesa que está "realmente entusiasmado" con las posibilidades de la inteligencia artificial

La compañía de Sillicon Valley desarrolló el software para que la organización gubernamental recopilara y almacenara información detallada sobre los inmigrantes indocumentados antes de las redadas de deportación. 

Sin embargo, como documentó esta investigación de Bloomberg, en muchas ocasiones el algoritmo y la base de datos del sistema utilizado por la organización gubernamental y desarrollada por Palantir, a menudo fallaba y entrañaba un sesgo discriminatorio. 

Muchos jóvenes latinos eran detenidos arbitrariamente porque el sistema decía que pertenecían a bandas callejeras. 

Thiel tiene razón en una cosa, quizá es pronto para alarmarse por una inteligencia artificial superior capaz de comportarse como seres humanos. Depende de a quién se le pregunte, el horizonte está en 30, 50 e incluso a 100 años vista. 

Otros artículos interesantes:

Elon Musk cree que Peter Thiel, fundador de PayPal, es un 'sociópata', y otros 6 ejemplos de la relación de amor-odio entre ambos multimillonarios

China se adelanta a Europa y publica unas directrices éticas para regular los modelos de inteligencia artificial

Facebook prepara una inteligencia artificial que rastreará todos tus movimientos

Te recomendamos