China prueba en secreto una nave espacial totalmente reutilizable, un hito que implicaría una importante ventaja en la carrera espacial

China espacio niño cohete

Reuters

  • Aunque se conocen pocos detalles del proyecto, China está desarrollando una aeronave espacial totalmente reutilizable, a diferencia de los cohetes Falcon 9, que son solo parcialmente reutilizables.
  • De ser así, el gigante asiático podría tener lista la aeronave para 2030, a la que se suma un proyecto aún mayor, un transbordador espacial de propulsión nuclear con fecha estimada en 2045.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los recursos terrestres son escasos y la construcción de vehículos espaciales extremadamente cara. Por ello, uno de los objetivos más claros que tienen todas las compañías espaciales es la reutilización de las aeronaves espaciales que harán viajes suborbitales. Aunque de momento, se conocen pocos cohetes así, uno de ellos de Blue Origin, el New Glenn, aunque todavía está en desarrollo. 

Aparte, muchas misiones espaciales se reservan un delicado hueco secreto para no desvelar a la competencia detalles importantes sobre los progresos tecnológicos y científicos. Ya ocurrió con el avión espacial X-37B, de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, el cual voló durante mucho tiempo, sin que nadie se diera cuenta de ello. O el avión WB-57 de la NASA. 

En China, ocurre algo muy parecido, aunque en este caso llevado a su máximo exponente, ya que se ha aventurado recientemente a la ya de por sí avivada carrera espacial. La misión más conocida del gigante asiático fue Tianwen-1, con el envío a Marte de su rover Zhurong, cuyo objetivo es buscar agua en marte. 

De este rover existen numerosas imágenes, a diferencia de lo que ocurre con una de las últimas misiones de China: una nave espacial suborbital reutilizable. Según comunicó la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC), una organización parecida a la NASA, dicho vehículo se propulsó desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan (China). Aunque pocos detalles se conocen.

El gran proyecto espacial de China

Cuando se realiza una misión por parte de la NASA, SpaceX o Blue Origin, casi al instante, se dan a conocer todos los detalles del vuelo, como la altitud, la duración o los sistemas de propulsión utilizados. 

Sin embargo, China es más reticente a la hora de ofrecer este tipo de comentarios. A pesar de ello, se sabe que la nave que ha realizado el vuelo es un vehículo de aterrizaje horizontal y despegue vertical (VTHL). Además, forma parte de un proyecto mayor cuyo inicio se remonta a pruebas en septiembre de 2020.

Tal y como anunció Chen Hongbo, el desarrollador de la nave, de la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento (CALT) de CASC, el objetivo del proyecto es la reutilización total de la nave. Los Falcon 9, por ejemplo, tienen como objetivo la reutilización parcial solamente.

Lanzamiento del cohete Falcon 9, de SpaceX, el 23 de abril de 2021.
Lanzamiento del cohete Falcon 9, de SpaceX, el 23 de abril de 2021.

Reuters

Concretamente, podrán llegar a reutilizarse hasta 20 veces, un hito en la industria aeroespacial sin precedentes, y volarán a una altura de entre 300 y 500 kilómetros, con transporte civil y militar, a lo que se suma un apartado de turismo espacial. Además, las pruebas tienen como fecha límite el año 2030, por lo que previsiblemente se conocerán más detalles a lo largo de esta década. 

Aunque esto no es lo único. China también incluye entre sus planes megalómanos de conquista espacial un transbordador de propulsión nuclear para 2045. A ello hay que sumar que las grandes compañías estatales, como la Corporación de Ciencia e Industria Aeroespacial de China (CASIC), están inmersas en sus propios desarrollos de aviación espacial. Esta última es la responsable de la creación del Tengyun, una aeronave espacial con sistema de despegue horizontal y aterrizaje horizontal (HTHL), tal y como informó Space News

Maqueta del Tengyun.
Maqueta del Tengyun.

CASIC

Además, China no avanza sola en esta carrera de fondo, ya que tiene a Rusia de su lado, con la construcción conjunta de una Estación Internacional de Investigación Lunar

Si China consigue llegar a concluir todos los proyectos en el tiempo propuesto, el gigante asiático podría convertirse en dueño del espacio y de la órbita, más allá de la NASA y las compañías privadas estadounidenses.

Otros artículos interesantes:

China está construyendo un tren de levitación magnética que llegará a los 600 kilómetros por hora y estará disponible de 5 a 10 años

El nuevo tren de alta velocidad de China que ha costado 4.733 millones de euros ya ha comenzado sus viajes en el Tíbet: sus trenes eléctricos recorren una distancia de 423 kilómetros

Jeff Bezos quiere mover "toda la industria contaminante" al espacio para mantener la Tierra limpia