Pasar al contenido principal

Un software de reconocimiento facial permite identificar a personas a través de sus resonancias magnéticas, lo que podría causar un importante problema de privacidad

George Visger con su resonancia magnética
George Visger con su escáner cerebral

Reuters

  • En una investigación se cruzaron los datos obtenidos de escáneres cerebrales con fotografías de los sujetos y el software identificó a la mayoría de los participantes.
  • Se usaron las pruebas médicas de 84 voluntarios para que el programa reconstruyese sus caras y, al comparar la información con sus fotografías, se acertó en 70 de ellos.
  • Los datos de miles de personas que han participado en pruebas anónimas pueden estar al descubierto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La tecnología avanza con rapidez en el reconocimiento de personas y a día de hoy se puede reconstruir la imagen de una cara desde los datos obtenidos en una resonancia magnética.

Este descubrimiento ha surgido tras la polémica con unas investigaciones de MayoClinic, en Minnesota, donde 84 participantes se hicieron escáneres cerebrales para buscar síntomas de Alzheimer y otras enfermedades en unas pruebas cuyos resultados son anónimos.

Según recoge The New York Times, un equipo liderado por el científico Christopher Schwarz fotografió a los sujetos y, por otro lado, utilizó un software para reconstruir las caras en base a las resonancias hechas.

Leer más: El reconocimiento facial de Amazon ya es capaz de detectar el miedo

Al recurrir a un software de reconocimiento facial, el programa identificó correctamente a 70 de los participantes.

A pesar de tener que identificar a los sujetos sobre una base de 84 opciones y no millones, como puede pasar con los sistemas instalados en vías públicas, esto ha generado gran preocupación.

Esta clase de pruebas llevan haciéndose durante años y suman más de 6.000 escaneos

[RE] La policía de Washington tiene permitido realizar bocetos a través del sistema de reconocimiento facial de Amazon.
La policía de Washington tiene permitido realizar bocetos a través del sistema de reconocimiento facial de Amazon. Fredrik von Erichsen/picture alliance via Getty Images

Los datos almacenados pueden servir para identificar a las personas y se pone en duda que esta clase de investigaciones supuestamente anónimas puedan servir para que terceros o investigadores con mala práxis se dediquen a identificar a quién pertenecen los datos y violar su privacidad.

Según uno de los grupos a los que se envían los escaneos supuestamente anónimos, el Dr. Arthur Toga de la Universidad de California, “ha habido millones de descargas de imágenes”.

Leer más: Un instituto catalán está usando reconocimiento facial para controlar la asistencia a clase, algo por lo que ha sido multado con 19.000 euros un colegio sueco 

Ahora, los datos de todos los participantes en este tipo de experimentos pueden estar expuestos y al alcance de cualquiera que conozca más sobre el estado de salud de esas personas que los mismos sujetos.

La solución se antoja difícil con los participantes de pruebas anteriores y empuja a buscar medidas de protección de la identidad en las que se realicen en el futuro.

Y además