Pasar al contenido principal

Último día para presentar la Renta 2017: 30 recomendaciones prácticas que debes tener en cuenta

Mujer haciendo la declaración de la renta
Sam Edwards/Getty Images

La campaña de Declaración de la Renta 2017 acaba este lunes de 2 julio, último día para que los contribuyentes puedan presentar sus declaraciones de Renta y Patrimonio del ejercicio 2017. Esto significa que todavía estás a tiempo de mejorar tu declaración y cumplir con Hacienda sin llevarte un par de sustos indeseados. 

Todos los años el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas, publica un estudio con motivo de la Campaña de Renta y Patrimonio donde recogen una lista de aspectos a tener en cuenta, explican las novedades la campaña de este año y ofrecen una serie de recomendaciones prácticas para realizar la declaración de la renta. 

Desde cómo obtener el borrador hasta el funcionamiento de la asignación tributaria, la publicación repasa todo lo que el contribuyente debe saber y hace más fácil  el mal trago que puede llegar a ser rendir cuentas a la Agencia Tributaria (AEAT) de su situación fiscal.  

Esta es la guía definitiva de recomendaciones paso por paso para hacer la declaración de la Renta según el REAF. 

Borrador y datos fiscales

1. Pedir el borrador y los datos fiscales. Lo primero que hay que hacer es obtener el borrador y los datos fiscales a través de la web de la AEAT o de la nueva app, porque ello nos dará seguridad al contrastarlos con nuestros certificados de retenciones y toda la información fiscal recibida. Siempre hay que advertir que los datos que pone a nuestra disposición la Administración pueden no ser totalmente correctos o pueden faltar otros que necesitemos para cumplimentar la declaración.

2. Compruébalo antes de enviarlo. Revisa con mucho cuidado el borrador de la declaración antes de confirmarla, atendiendo en especial a lo siguiente: titularidad real de bienes y derechos a efectos de los rendimientos de cuentas, de activos financieros o inmuebles, imputación de rentas inmobiliarias, circunstancias personales y familiares si hubieran cambiado o rentas por las que no ha tenido que retener el pagador, ya que de las mismas no se habrán facilitado datos a la Administración.

Leer más: 10 consejos imprescindibles al presentar el borrador de la Renta

Recupera las declaraciones de años anteriores

3. Tenga a la vista las declaraciones de los cinco años anteriores: Sí, cinco, porque podrían existir excesos de aportaciones a sistemas de previsión social de 2012 o siguientes que no hayan podido utilizarse para reducir la base imponible y nos sirvan en 2017. Asimismo, es posible que tengamos –de 2013 y siguientes– excesos de gastos financieros y de reparación y conservación de inmuebles alquilados, rendimientos negativos de actividades económicas o de alquiler de inmuebles, saldos negativos de ganancias y pérdidas patrimoniales o rendimientos negativos del capital mobiliario que podamos deducir en esta autoliquidación. Y no olvide revisar si existen rentas positivas pendientes de imputar por operaciones a plazo u otras reglas especiales de imputación.

4. También con las declaraciones de ejercicios anteriores podremos ver si hemos incumplido algún requisito de un beneficio fiscal. Ello nos obliga a incorporar algún importe a la cuota de esta declaración o a presentar declaraciones complementarias de los años en los que lo aprovechamos. Puede ser el caso, por ejemplo, de una exención por reinversión en vivienda cuando se nos haya pasado el plazo para reinvertir.

5. Devoluciones por cláusulas de suelo. Las declaraciones de años anteriores serán importantes si una entidad bancaria nos ha devuelto en 2017 intereses que nos cobró indebidamente por la cláusula suelo. En ese caso tendremos que añadir a la cuota de esta declaración –si dichos intereses fueron base de la deducción por adquisición de vivienda– la parte proporcional de lo deducido en los últimos cuatro ejercicios, sin recargos ni intereses de demora. Si las cantidades devueltas fueron gastos que se dedujeron en la base –de los rendimientos del capital inmobiliario o de los de actividades económicas– deberemos presentar complementarias de los años correspondientes.

6. Reducciones por rendimientos de trabajo. Incide lo hecho en años anteriores respecto a la aplicación de la reducción del 30% a rentas irregulares del trabajo ya que, cuando se trata de percepciones que no provienen de despido, como pueden ser los bonus o incentivos a más de dos años, solo es posible aplicar la reducción si no se ha aplicado en los 5 años anteriores a otros rendimientos del trabajo. Si no hemos reducido los rendimientos del trabajo antes, conviene valorar si lo hacemos este año, en caso de que tengamos previsto obtener más rendimientos irregulares de este tipo en los ejercicios siguientes que prefiramos reducir por su cuantía.

Qué pasa si no declaro

7. Cuidado con no declarar. Hay que tener cuidado para no equivocarse si uno piensa que no está obligado a declarar porque ello podría acarrearle una sanción. La base es que están exentos aquellos que cobran menos de 12.000 euros, pero hay que algunas excepciones en las que sí que hay hacer la declaración. Por ejemplo, tendrá que declarar un contribuyente que obtenga rendimientos del trabajo de 2.000 euros y haya obtenido una ganancia patrimonial de 50 euros al transmitir acciones, una empleada de hogar en casas particulares con rendimientos del trabajo de 12.200 euros o alguien con imputaciones de rentas inmobiliarias superiores a 1.000 euros.

Leer más: Cómo saber si estoy obligado a hacer la declaración de la Renta

Indemnizaciones o asignaciones

quién debe hacer la declaración de la renta
Pixabay

8. Indemnización que no tributa: Si le han indemnizado por un despido improcedente, o por causas técnicas, organizativas, de producción o fuerza mayor recuerde que no tributará por la indemnización obligatoria que no supere los 180.000 euros.  

9. Reducción por la indemnización: Si la indemnización por despido excede de la cuantía obligatoria o de 180.000 euros, sepa que seguramente podrá aplicar la reducción por irregularidad del 30%, y tributar solo por el 70% de la renta obtenida, salvo que se fraccione en varios años.

10. Asignaciones de la empresa: Si por su trabajo recibe dietas y asignaciones para gastos de viaje por los que puede no tributar, guarde –o asegúrese de que los conserva su empresa– los justificantes de los gastos en unos casos, o de la realidad del desplazamiento en otros, porque es muy probable que la Administración tributaria se los exija en un procedimiento de comprobación.

Te puede interesar