Skydweller, la empresa que está desarrollando en Castilla-La Mancha aviones autónomos que funcionan con energía solar y pueden permanecer meses en el aire, levanta 40 millones de euros

Avión propulsado por energía solar de Skydweller.
Avión propulsado por energía solar de Skydweller.

Skydweller

  • Skydweller, empresa hispanoestadounidense que opera en Castilla-La Mancha, acaba de levantar una ronda de financiación de 40 millones de euros.
  • Estos fondos le servirán para seguir desarrollando su proyecto de sacar al mercado en el plazo de 2 o 3 años un avión autopilotado y propulsado con energía solar que se pueda mantener en el aire durante meses.
  • Los inversores han premiado los avances de la empresa, que trabaja con el Ejército de EEUU: hace unos meses cerró con Skydweller un contrato de 5 millones de dólares (4,22 millones de euros).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un avión sin piloto propulsado por energía solar. Por sí misma, esta idea ya sería capaz de inspirar alguna que otra escena de una película de ciencia ficción. Pero es real. Y hay más.

Desde hace años, la startup Skydweller no solo trata de fabricar aviones propulsados por el sol, sino que desarrolla una tecnología capaz de hacer que vuelen sin interrupción durante semanas o meses.

Lo hace en España. Concretamente, en Castilla-La Mancha, en el aeródromo de Valdepeñas. Allí, Skydweller ha encontrado las condiciones óptimas de días de sol y falta de humedad para probar sus prototipos.

Estos están sustentados por unos diseños iniciales que, a ojos de los inversores, resultan, como poco, esperanzadores.

No se encuentra en ningún buscador, nadie puede comprar billetes para volar con ella y conecta con el Área 51: Janet, la aerolínea de la que nadie puede hablar

El pasado mes de abril, la empresa completó con éxito en Albacete su primera prueba de vuelo sin piloto.

Ahora, Skydweller acaba de anunciar que ha cerrado una ronda de financiación de 40 millones de euros. La cifra supera los 32 millones previstos inicialmente por la empresa.

Esta ha estado liderada por Leonardo S.p.A, Marlinspike Capital y Advection Growth Capital, entre otros fondos de inversión, que ven un importante margen de crecimiento en Skydweller.

Además, a partir de los próximos meses se unirá al proyecto Palantir, empresa estadounidense especializada en el desarrollo de software que sirve para el análisis de datos.

Se trata de una alianza que tiene mucho que ver con el horizonte de las herramientas que Skydweller quiere poner próximamente en el mercado.

Más que para el transporte comercial de pasajeros sin emisiones de dióxido de carbono, algo que Skydweller contempla para más adelante, la tecnología de esta startup está pensada para otros usos.

Por un lado, claro, el transporte de mercancías, que se podría mejorar ostensiblemente gracias a aviones que no necesitan repostar más que alguna vez cada unos cuantos meses. 

Por ahora, los prototipos de Skydweller tienen capacidad para carga útil de unos 400 kilogramos. 

Aunque multiplica por 10 o 20 prototipos similares, se queda aún lejos de los 16.200 kilos que, por ejemplo, puede sumar un Airbus A320, uno de los modelos con los que opera Iberia.

Por otro, la empresa está desarrollando sus aeronaves pensando también en la posibilidad de aportar soluciones a gobiernos de todo el mundo.

Iberia, Ryanair y Easyjet permitirán cambios de billete gratis para sortear la incertidumbre y salvar el verano

Concebidos como una suerte de satélite dentro de la atmósfera, Skydweller cree que sus persistentes aviones podrían aportar información valiosa a las instituciones públicas.

Entre estas destaca, por ejemplo, la lucha en la prevención de incendios, el control de fronteras, el apoyo a las tropas o el refuerzo de las telecomunicaciones.

Entendidas como torres suspendidas en el aire, los aviones solares de Skydweller podrían, por ejemplo, actuar como antenas para reforzar la conexión 5G en lugares especialmente concurridos.

La empresa no es la única que subraya las posibilidades de estas herramientas. El Ejército de EEUU ha estado siempre muy atento a los avances de la compañía. 

Tanto es así que, hace algo más de un mes, cerró con ella un primer contrato de 5 millones de dólares (unos 4,22 millones de euros).

Y aquí es donde entra en juego la alianza con Palantir.

La empresa, que cuenta entre sus clientes con el Pentágono y la CIA y vive envuelta en un aura de secretismo, provee en ocasiones servicios relacionados con el trato de datos sensibles.

"Vemos a Skydweller como una plataforma de aeronaves con energía renovable que puede obtener datos de inteligencia, telecomunicaciones y geoespaciales, entre otros", ha dicho el jefe de tecnología de Palantir Technologies, Akash Jain.

"Esta asociación demuestra la inversión continua de Palantir en el desbloqueo de los crecientes desafíos de datos del mundo", ha añadido.

"Es una de las empresas más modernas que existen. La unión con ellos será fácil y natural", explica a Business Insider Sebastien Renouard, jefe de Operaciones y Desarrollo de Negocio.

Este confía además en que el vínculo con el Ejército de EEUU, que se remonta a los tiempos en que su consejero delegado, Robert Miller, era uno de sus consultores aeronáuticos, atraiga incluso más interés.

"EEUU es el 50% del mercado aeronáutico del mundo. Convencer a la mitad del mercado de tu proyecto ya es importante, pero es que esto además puede atraer a la otra mitad", cuenta Renouard.

Skydweller quiere lanzar sus aviones al mercado en 2 o 3 años

Aunque cabe imaginar que la posibilidad de contar con aviones sin piloto surcando los cielos con energía solar durante meses es algo lejano, en Skydweller no lo ven así.

La idea, explica Renouard, es que esta tecnología esté a disposición de sus clientes potenciales en apenas 2 o 3 años.

"Con el tema de la innovación en tecnología conviene siempre ser prudente. Pero, desde esta humildad, creemos que estamos en el camino correcto y que lo vamos a conseguir", cuenta Renouard.

Si aviones como los de Skydweller vuelan en el tiempo que la empresa tiene previsto, la industria aeronáutica esquivará un problema que los coches siguen tratando de resolver: la conducción autónoma.

Se trata de un muro contra el que llevan chocando una y otra vez desde hace al menos una década empresas como Tesla. 

La empresa de Elon Musk se ha visto recientemente envuelta en una investigación abierta por el Gobierno de EEUU, que estudia las causas de 11 accidentes relacionados con la conducción autónoma.

Así son los ekranoplanos, los híbridos entre barcos y aviones que pueden planear sobre el agua a 200 kilómetros por hora

"La aeronáutica tiene décadas de experiencia en sistemas de conducción autónoma. Además, el tráfico aéreo no es tan difícil de gestionar como el de carretera", explica al respecto Renouard.

Pero no todo son ventajas para los aviones. La seguridad, por ejemplo, es un elemento crucial para el sector. Un accidente de coche puede ser grave o no serlo, pero uno de avión lo es casi necesariamente.

Es por ello que esta es la gran preocupación de Skydweller: "Nuestros principales esfuerzos ahora están en comprobar que todo funciona de manera segura", comenta el jefe de Operaciones.

Otros artículos interesantes:

Cómo llega el wifi a los aviones

Reglas de cortesía para viajar en avión sin pasar un mal rato ni causar un espectáculo

Por qué las ventanas de los aviones son redondas y no cuadradas