PaloBiofarma, la startup española que está descubriendo nuevos medicamentos y ha firmado un acuerdo con Novartis

Equipo de PaloBiofarma

CEIN

  • La startup española PaloBiofarma nació en 2006 de la mano de dos químicos médicos que decidieron focalizarse en el desarrollo de nuevos fármacos basados en receptores de la adenosina. 
  • Más de 15 años después, la compañía tiene 6 compuestos en ensayos clínicos y ha cerrado un importante acuerdo de licencia con la farmacéutica Novartis. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La startup española PaloBiofarma nació en 2006 de la mano de dos químicos médicos: Julio Castro y Juan Camacho. 

Ambos tenían claro que querían crear una empresa enfocada en el descubrimiento de nuevos fármacos, pero no coincidían en la forma de hacerlo. 

Por aquel entonces se publicó por primera vez la primera estructura cristalina del receptor de adenosina y el hallazgo resolvió el dilema de los fundadores. 

La situación de las variantes en España: qué se espera obtener de la inmunidad de rebaño en verano y de la cepa Delta

"Decidimos focalizarnos en medicamentos que se dirigieran a los receptores de adenosina", señala Julio Castor, ahora director general de una compañía que tiene varios compuestos en ensayos clínicos y que ha cerrado un acuerdo con la farmacéutica Novartis. 

El potencial de los medicamentos que apuntan a la adenosina

La adenosina juega un papel fundamental en la inmunidad, explica Castro, que detalla que tiene 4 receptores clave: "2 son inmunosupresores y 2 son inmunoactivadores". 

A partir de ese conocimiento de la adenosina, PaloBiofarma puso en marcha 2 tipos de proyectos para generar compuestos antagonistas de los inmunoactivadores para tratar las enfermedades autoinumnes y compuestos antagonistas de los inmunosupresores para tratar el cáncer 

Ahora mismo, PaloBiofarma cuenta con 6 compuestos en ensayos clínicos. "3 de ellos son inmunoactivadores dirigidos al tratamiento del cáncer", explica Castro. 

Los otros 3 son inmunosupresores dirigidos a tratar el asma, la colitis ulcerosa y la esteatohepatitis no alcohólica (NASH). 

El fármaco de AstraZeneca contra el COVID-19 fracasa en ensayos: Pfizer se mantiene como el único fabricante de vacunas que podría también desarrollar un medicamento

La ventaja de este tipo de medicamentos es que tienen un componente de universalidad muy importante, ya que su actividad es moduladora del sistema inmune más que dirigirse a una enfermedad en concreto. 

Esto significa que ofrecen la posibilidad de desarrollar fármacos para numerosos tipos de trastornos y patologías. 

El acuerdo con Novartis que supuso un hito para la compañía 

En 2015, PaloBiofarma alcanzó un acuerdo con el gigante farmacéutico Novartis para licenciarle uno de sus compuestos dirigidos a tratar el cáncer. 

Gracias a la universalidad de la adenosina, Novartis está utilizando el compuesto para buscar terapias para 6 tipos de cáncer diferentes.  

Además, también tiene ensayos en diversas fases para probar el compuesto de PaloBiofarma en combinación con uno de sus propios fármacos, lo que ha supuesto dos pagos más para la startup española. 

En cuanto al ensayo principal, "la fase 2 terminará a principios de 2022", estima Castro, por lo que esperan iniciar una fase 3 con Novartis en 2023. 

El CEO de PaloBiofarma reconoce que el acuerdo con Novartis ha sido un antes y un después para la compañía. 

De los interrogantes sobre la inmunidad a la suspensión de patentes: certezas, dudas y desafíos de la mayor campaña de inmunización de la historia 6 meses después

Hasta 2014, la compañía obtuvo respaldo exclusivamente de capital riesgo a través de rondas de financiación. De hecho, la startup nació en Barcelona, pero se trasladó a Navarra después de que Sodena, sociedad pública del Gobierno de Navarra, liderará una ronda. 

"No teníamos ganancias, todo lo que obteníamos lo invertíamos en desarrollar los compuestos", recuerda el director general. 

Gracias al pago inicial de Novartis, PaloBiofarma pudo ya repartir dividendos entre los inversores además de dar un impulso a la investigación.  

Según informa Sodena, el acuerdo incluyó un pago inicial de 15 millones de dólares (13,7 millones de euros) con posibilidad de aumentar hasta los 450 millones de dólares (410 millones de euros), si se cumplen todos los hitos científicos y comerciales que se estipularon en el contrato.

2021, un año clave para la compañía 

Además de su acuerdo con Novartis, PaloBiofarma espera cerrar pronto dos nuevos acuerdos de licencia. 

La startup acaba de cerrar la Fase II de su compuesto para el asma con buenos resultados, por lo que está buscando interesados para licenciarlo. 

El aducanumab, el polémico fármaco de Biogen pionero contra el alzhéimer que divide a los científicos, recibe luz verde en EEUU: por qué algunos médicos se negarán a recetarlo

El mes que viene también espera terminar la misma fase para el fármaco contra la colitis. En septiembre tendrán los resultados y, si son positivos, también intentará licenciarlo. 

Por tanto, el 2021 se presenta como un año clave para la compañía, que más de 15 años después de iniciar su andadura se encontraría cada vez más cerca de poder llevar al mercado algunos de sus nuevos fármacos. 

El impacto de la pandemia en PaloBiofarma: la paralización de los ensayos y una oportunidad 

Aunque la pandemia de coronavirus ha supuesto una auténtica mina de oro para algunas compañías de la industria farmacéutica, lo cierto es que otras han acusado el impacto de una crisis que ha paralizado la actividad investigadora y el desarrollo de ensayos clínicos. 

"Estuvimos casi 6 meses sin reclutar ni un solo paciente", reconoce Julio Castro. De hecho, los hitos que se esperan para el compuesto del asma y la colitis deberían haber sucedido el año pasado, pero la pandemia retrasó los plazos. 

"Ahora vemos bastante reactivación", asegura el director general. 

Sin embargo, que la pandemia golpeara parte de su actividad no significa que PaloBiofarma se quedara de brazos cruzados. 

La UE presentará una propuesta alternativa para intentar impedir la suspensión de las patentes de las vacunas

La startup pensó en cómo aprovechar su know how para ofrecer una solución a la crisis sanitaria que tenía a España en vilo y finalmente ha obtenido financiación del CDTI para desarrollar un fármaco contra el COVID-19. 

El proyecto de investigación ha identificado dianas que están presentes en todos los coronavirus para poder desarrollar un fármaco que no sea específico del SARS-Cov-2, sino que pueda servir para combatir cualquier tipo y hacer frente a futuras pandemias. 

Castro advierte de que, a pesar de que las vacunas son absolutamente necesarias y su desarrollo ha constituido un auténtico hito para la ciencia, sigue siendo necesario desarrollar terapias contra la enfermedad. 

"Puede aparecer resistencias a las vacunas", advierte el director general de PaloBiofarma. "O pueden aparecer nuevos coronavirus", señala. 

Además, la investigación de la startup apunta a un fármaco oral que podría ayudar a combatir el COVID-19 en los países de menos ingresos que no cuentan con vacunas o que tienen problemas de logística para almacenarlas y distribuirlas. 

Otros artículos interesantes:

Algenex, la biotecnológica española que ha acelerado su entrada en la salud humana gracias a la pandemia: "Necesitamos fábricas de vacunas humanas en España"

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

Te recomendamos