Pasar al contenido principal

La tercera resurrección, eléctrica, del mítico Volkswagen Beetle

La tercera resurrección, eléctrica, del Volkswagen Beetle
Todas las generaciones del Volkswagen Beetle. Volkswagen.

Volkswagen

  • Si hay un coche mítico en la historia de Volkswagen ese es el Beetle. 
  • El modelo original se fabricó ininterrumpidamente bajo la misma forma entre 1938 y 2003. A finales de los 90 apareció, el New Beetle, la segunda generación. 
  • Tras el final de producción de la tercera versión, ahora Volkswagen quiere que el Beetle de cuarta generación sea eléctrico. 


La tercera resurrección del Volkswagen Beetle solo podía ser eléctrica. La última generación del Escarabajo, que se presentó en 2012, está a punto de dejar de fabricarse. Y si no fuera porque se trata del modelo más mítico en la historia de la marca alemana, a buen seguro que está sería la última vez que se produce. 

El concepto del primer Käfer —Escarabajo, en alemán— fue un coche tan revolucionario para su época que sobre él se asentó no solo la marca Volkswagen, sino el propio espíritu con el que esta nació: fabricar coches para el pueblo, que no es otra cosa sino la traducción literal de la palabra volks-wagen

El éxito del primer Beetle tuvo varias etapas. La primera fue básicamente publicitaria, ya que se anunció como la solución de movilidad que el régimen Nazi de Hitler había imaginado para el pueblo alemán, aunque debido a la Segunda Guerra Mundial su producción fue relativamente corta. Tras la contienda, comenzó la etapa de éxito industrial del Beetle. 

Y no solo ya en Alemania, porque desde mediados de los 50 el Beetle fue el primer coche global de Volkswagen, que estableció fábricas del Escarabajo en países como Brasil, Nueva Zelanda o México. En este último se estuvo produciendo el modelo en su versión original hasta el año 2003. Mucho atrás, a comienzos de los 70, Volkswagen tuvo que decidir si su nueva gran apuesta sería una evolución del Beetle o un nuevo concepto de vehículo.

Leer más Un falso empleado de Byd engañó al Arsenal haciéndole creer que firmaba un contrato de patrocinio

Ganó la segunda opción, que implicó la llegada del Volkswagen Golf en 1975, pero a pesar del éxito del primer compacto de Volkswagen, en muchos mercados el Beetle siguió siendo una referencia. En EE.UU. por ejemplo había sido el vehículo con el que la marca alemana se presentó en los años 60 y que, gracias a unas originales campañas de publicidad, consiguió posicionar como coche de culto, aunque donde caló más en la movilidad masiva y en la cultura popular fue en México, donde al modelo se lo conoce popularmente como Vocho. 

Así, a mediados de los 90 y con el modelo completamente amortizado, Volkswagen decidió llevar a cabo la segunda resurrección del Escarabajo, que pasaría a denominarse New Beetle. Se trató de la primera vez en 50 años que este coche recibía  cambios significativos, aunque no en su forma y concepto básico. Aunque el diseño actualizado y las mejoras no pudieron evitar que el Beetle saliera de pequeño nicho de mercado al que había quedado relegado. 

La tercera resurrección del Beetle 

Desde el año 2011, está a la venta la tercera generación del VW Beetle, que a pesar de haber reducido a ser un coupé con una versión descapotable y recibir numerosas ediciones especiales, no ha conseguido recuperar terreno entre los conductores jóvenes de EE.UU., ni tampoco ser lucrativo para Volkswagen. Sin embargo, a partir de 2019, el fabricante alemán comenzará a fabricar coches eléctricos en serie sobre su plataforma MEB.

Hace unos días, el jefe de Diseño de Volkswagen, Klaus Bischoff, reconocía la complicada situación del modelo en una entrevista con Autocar: "El Beetle de hoy en día, es un coupe o cabrio de dos puertas muy atractivo, pero las posibilidades en ventas que tiene son limitadas al tratarse de un vehículo tan de nicho. Sin embargo, si mira la versión más corta de nuestra plataforma MEB, que se corresponde con el VW I.D., es evidente que se podría construir el Beetle sobre ella". 

La tercera resurrección, eléctrica, del Volkswagen Beetle
Plataforma MEB de Volkswagen sobre la que se asentaría el Beetle IV. Volkswagen

En realidad, la arquitectura del Beetle en forma de arco no se diferencia en exceso de la del I.D., el compacto eléctrico con 500 km de autonomía que Volkswagen ve como sucesor natural de la saga iniciada por el propio Escarabajo y seguida por el Golf. "Habría un montón de espacio disponible, sin comprometer la funcionalidad del coche en ningún momento, así que el Beetle eléctrico podría ser un coche muy atractivo", puntualizaba un Bischoff que parece haber dado ya unas cuantas vueltas sobre la idea. 

Si su, parece, intención de apostar por un VW Escarabajo eléctrico para la cuarta generación, que además recuperaría la configuración de cuatro puertas para hacerlo un coche más de masas, acabará siendo la tercera resurrección del mito del Beetle, solo el tiempo lo dirá. 

Te puede interesar