Todo el mundo debería tener un 'cónyuge de trabajo', aunque algunos 'millennials' no lo crean así

Rebecca Knight,
Cónyuges de trabajo.

Getty Images.

  • Una parte de los millennials "desaprueba" tener un 'matrimonio laboral', es decir, tener a un compañero del otro sexo con el que compartir el día a día sin llegar a ser una pareja en realidad.
  • Mi opinión, como persona de la generación X: el trabajo es a menudo solitario y molesto, y todo el mundo necesita un 'cónyuge laboral'.
  • Todos necesitamos un compañero que nos entienda, que nos cubra las espaldas y que pueda ofrecer "franqueza a tope".
Análisis Faldón

Ya puedes escribir un Slack a la novia.  

Bueno, casi nunca es tan formal. Pero, para muchos de nosotros, tener una 'pareja laboral' de la que podamos depender tiene un valor incalculable. No tanto, al parecer, para los millennials, según una nueva encuesta.

Como periodista y cuarentona de la generación X, estoy aquí para contar la verdad: millennials, os equivocáis. Todo el mundo necesita una 'pareja laboral'.

Por supuesto, no se trata de echarte pareja de verdad entre tus compañeros solo para tener un apoyo dentro de él. Los 'cónyuges de trabajo' pueden ser colegas cercanos que se apoyan mutuamente, se hacen amigos y se cuentan todos los chismes. No hay sexo, casi no hay peleas y, sobre todo, se habla mucho de trabajo.

El trabajo puede ser un lugar solitario y, a menudo, cargante. Por eso, todos necesitamos un compañero que nos entienda, que nos cubra las espaldas y que escuche nuestras quejas cuando el jefe se comporta como un imbécil o cuando tenemos dificultades de algún tipo. "Cónyuge de trabajo" o "pareja laboral" no es más que otro nombre para definir al "mejor amigo del trabajo".

La gran carga de trabajo es el principal riesgo para la salud mental en el entorno laboral, por delante de la precariedad, según un reciente estudio

En una encuesta de Newsweek a 1.500 adultos estadounidenses, el 57% de los millennials encuestados, que el estudio categorizó como personas de entre 25 y 34 años, afirmaron que no les parecía bien tener un 'cónyuge de trabajo'. Por el contrario, la mayoría de los encuestados de la generación Z, de 18 a 24 años, y de los boomers, de 55 años en adelante, estaban de acuerdo con que se diesen este tipo de relaciones entre compañeros. 

A riesgo de parecer una entrometida de mediana edad que alecciona a los que vienen detrás de mí, quizá la razón por la que los millennials desdeñan tanto a las 'parejas laborales' es porque aún no han conocido a la persona adecuada. 

Todos esos niños amantes de las tostadas de aguacate no saben lo que se pierden.

"Son relaciones que suelen durar más allá del trabajo"

Erica Cerulo y Claire Mazur, coautoras del libro Work Wife: The Power of Female Friendship to Drive Successful Businesses, (Mujer del trabajo: El poder de la amistad femenina para impulsar negocios de éxito), explican a Business Insider que el concepto de "mujer del trabajo" se remonta a los años 30

En aquella época, los hombres, especialmente los que trabajaban en oficinas, tenían una esposa en casa y otra "mujer" en la oficina —a menudo su secretaria—, y ambas se ocupaban de todas sus necesidades.

Pero con los años el concepto ha evolucionado más allá de la mera aventura extramatrimonial. "Es más que una amiga en la oficina; es una socia y una compañera de equipo", afirma Mazur. El apoyo mutuo consiste en que "cada uno es la caja de resonancia del otro, se ofrece orientación y conocimientos. Son relaciones que suelen durar más allá del trabajo".

La oposición de los millennials puede deberse a razones morales. Es cierto que las relaciones laborales pueden llegar a ser demasiado estrechas, haciendo crecer el afecto mutuo y traspasando los límites de la amistad, algo que puede complicarse si las personas implicadas ya mantienen una relación con otra persona. 

36 preguntas que debes hacer a tu pareja para conocerla mejor, según expertos en relaciones

Probablemente, muchos millennials están ahora en pleno proceso de encontrar una pareja estable y real, y podrían ver con recelo a los compañeros con los que trabajan.

Pero ese razonamiento supone que las personas no pueden tener relación con los compañeros más allá del mero ámbito laboral. Por el contrario, Cerulo señala que es bueno tener un amigo cercano dentro del trabajo que conozca tu vida personal. La experta recuerda a una compañera que se apoyó mucho en su "pareja de trabajo" cuando falleció un familiar.

"Necesitaba reducir sus obligaciones en ese momento, pero no quería tener que darle explicaciones a los clientes", cuenta, y añade que su pareja dentro del trabajo era "alguien que tenía contexto y que entendía qué estaba pasando en casa".

La belleza de la "franqueza a tope"

Es posible que los millennials se opongan a los 'cónyuges de trabajo' porque creen en una firme separación entre trabajo y hogar. En este periodo pospandemia en el que se está revaluando el concepto de trabajo y los límites del mismo entre la vida personal y la profesional, muchas personas podrían estar poniendo otra clara línea de separación: las parejas en el trabajo no merecen la pena. 

Pero los estudios sugieren que, de hecho, es importante cultivar unas relaciones afectivas sanas dentro del trabajo, tanto para mejorar los niveles de estrés como para avanzar en la carrera profesional. Los estudios demuestran que tener un mejor amigo en el trabajo aumenta la productividad, el compromiso y la satisfacción laboral.

"Yo las llamo relaciones vitales", afirma Keith Ferrazzi, fundador de la empresa de consultoría y coaching Ferrazzi Greenlight.

Según explica a Business Insider, un 'cónyuge laboral' es alguien "con quien puedes ser vulnerable y a quien puedes recurrir en los momentos difíciles". Esta persona te habla con una "franqueza total" y "te dice la verdad cuando nadie más lo hace".

Lakshmi Rengarajan, consultora de empresas para temas relacionados con la creación de redes personales y las conexiones en el lugar de trabajo, tiene otra teoría sobre la oposición de los millennials a este respecto: es excluyente.

Los trabajadores de todo el mundo han alcanzado un nuevo pico de estrés en el trabajo y eso no es lo peor

"Si utilizas ese lenguaje, habrá personas con pareja o con otra situación personal a las que se deja fuera", explica a Business Insider. "Sin querer, estás estableciendo líneas territoriales y preparando el terreno para las alianzas".

Así que tal vez la expresión "cónyuge de trabajo" esté un poco pasada de moda o no tenga sentido. No hay por qué dejar a nadie fuera. Esto no es el colegio.

Sin embargo, eso no niega la necesidad de tener a alguien en el trabajo que te apoye, te ayude y te anime. En un momento en el que muchos se están replanteando los horarios establecidos y buscando nueva formas de equilibrar las presiones de la cultura laboral, podría decirse que es más importante que nunca tener un 'cónyuge de trabajo'.

Además, ¿quién dice que solo tenga que ser uno?

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.