La inhalación de fluidos vagianales durante el parto podría estar detrás del cáncer del pulmón en niños, según un nuevo estudio

Madre con cáncer junto a su hija.
Getty
  • Un nuevo estudio revela que existe trasmisión de células cancerosas de madres con tumores de cuello uterino a bebés durante el nacimiento. 
  • Los investigadores estiman estiman que, en general,  la incidencia de  transmisión del cáncer materno a hijos se da solo 2 veces por cada millón de nacimientos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La transmisión vaginal de células cancerosas de madres con cáncer de cuello de uterino a bebés durante el momento del parto es teóricamente posible, según revela nuevo estudio del que Science Alert se ha hecho eco.

La investigación, que ha estado dirigida por el oncólogo pediátrico Ayumu Arakawa del Hospital del Centro Nacional del Cáncer en Tokio, detalla que aunque no es frecuente que un bebé contraiga el cáncer de su madre esto no sería del todo imposible. 

De hecho, los investigadores estiman estiman que, en general, la incidencia de  transmisión del cáncer materno a hijos se da solo dos veces por cada millón de nacimientos, cuando las células cancerosas llegan al bebé a través de la placenta. 

Sin embargo, el nuevo estudio revela que esta no sería la única forma en la que una madre con cáncer podría infectar a su hijo durante el nacimiento.

"Si la madre tiene cáncer de cuello uterino, el bebé puede estar expuesto a aspirar las células tumorales en los fluidos que se producen durante el parto", detalla el investigador Ayumu Arakawa a la revista médica The New England Journal Of Medice.

Esta inhalación de fluidos vagianales parece estar detrás del caso de dos niños, uno de 23 meses que sufrió tos y otro de 6 años que experimentó dolor en el pecho, en los que tras las pruebas diagnósticas se confirmó que tenían tumores cancerosos en los pulmones, que aunque fueron tratados de forma exitosa, no fueron fáciles.  

11 tipos de cáncer que están aumentando en niños, adolescentes y jóvenes

A pesar de que ambos pacientes recibieron sesiones de quimioterapia, solo se consiguió frenar la enfermedad tras intervenciones quirúrgicas para extirpar el tejido canceroso. En el caso del más pequeño se logró extraer un lóbulo, mientras que al niño de 6 años se le tuvo que extirpar el pulmón izquierdo por completo.

Aunque resulta imposible saber con certeza cómo estos niños desarrollaron la enfermedad, los investigadores creen haber identificado la causa más probable

Mismo perfil genético

Así bien, la madre del niño de 23 meses, que no había sido vacunada del virus del papiloma humano (VPH), se le diagnosticó un cáncer de cuello uterino tan solo tres meses después del nacimiento. Enfermedad de la que acabó falleciendo.

El análisis tanto del tejido tumoral cervical de la mujer como el de su hijo reveló similitudes en el perfil genético, lo que sugiere, según los investigadores, que el cáncer del pulmón del hijo provenía directamente de su propia madre.

G-quadruplex, la clave del ADN que tiene la solución para frenar el avance rápido del cáncer

Estos antecedentes maternos también se dieron en el caso del niño de 6 años, cuyo tumor tenía la misma firma genética que el cáncer de cuello uterino que le fue diagnosticado a su madre durante el embarazo y que también acabó con su vida, a pesar de la extirpación del útero, las trompas de Falopio y los ovarios. 

Los pulmones: una pista sólida para descubrir la transmisión

Los expertos consideran que en la mayoría de casos donde se producen una transmisión del cáncer de madre a hijo esta se debe a la liberación placentaria, lo que puede derivar, aunque no es lo habitual, en la propagación de tumores en órganos como el hígado, cerebro, incluido los pulmones. Algo que no sucede con este nuevo hallazgo. 

Así bien, el estudio considera que el hecho de que el tumor solo se produzca en los pulmones ofrece una pista sólida de cómo la enfermedad podría haberse transmitido a los niños. 

"Es probable que las células tumorales de la madre estuvieran presentes en el líquido amniótico, las secreciones o la sangre del cuello uterino, las cuales fueran aspiradas por los bebés durante el parto vaginal", detallaron los expertos.

Con todo esto sobre la mesa, los investigadores resaltan la importancia de la vacunación contra el VPH, algo que no ha calado, especialmente, en Japón, al tiempo que sugieren la cesárea como forma de parto en madres con antecedentes de cáncer de cuello uterino.

LEER TAMBIÉN: Científicos españoles diseñan una nueva técnica para frenar el cáncer cerebral más peligroso

LEER TAMBIÉN: 13 signos de cáncer en niños que no deberías ignorar

LEER TAMBIÉN: 12 cosas potencialmente cancerígenas que consumes a diario

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido