13 signos de cáncer en niños que no deberías ignorar

Madre e hija, cáncer.
Getty
  • En todo el mundo se diagnostican alrededor de 300.000 casos anuales de cáncer en niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 
  • A menudo, las manifestaciones que estos sufren de la enfermedad suelen confundirse con síntomas de otras patologías más comunes. 
  • Pero la Sociedad Americana de Cáncer de Estados Unidos y el Cancer Research de Reino Unido detallan cuáles tienen mayor incidencia en cánceres como la leucemia, tumores cerebrales, de huesos o retina.
  • Estos son los signos de cáncer en niños que no deberías ignorar si los identificas en tu hijo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El cáncer, al igual que enfermedades víricas como el COVID-19, afecta de diferente manera a los niños y a los adultos, que presentan síntomas distintos

Al año, más de 300.000 pequeños —de 0 a 9 años— son diagnosticados con esta enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud

Y, aunque el 80% de los casos en países de altos ingresos se curan, el cáncer es una de las principales causas de muerte en menores, sentencia la OMS

Leer más: 32 alimentos y sustancias peligrosas que la ciencia ha relacionado con el cáncer

"Este tipo de enfermedades pueden ser difíciles de reconocer de inmediato porque los primeros síntomas a menudo son como los causados ​​por enfermedades o lesiones mucho más comunes", reconoce la Sociedad Americana de Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), que apunta que este tipo de patología no es común en los más pequeños.

Asimismo, los síntomas son diferentes a los que los adultos presentan —al menos en su mayoría, puntualiza la institución—. 

"Los cánceres más comunes de niños son leucemia, tumores de encéfalo y médula espinal, neuroblastoma, tumor de Wilms, linfoma, rabdomiosarcoma, retinoblastoma y cáncer de hueso", enumeran

Estos son algunos de los síntomas clave que has de relacionar con un posible desarrollo de cáncer si tu hijo los presenta:

Bulto o hinchazón inusual

Getty

El 6% de los cánceres presentes en los infantes son neuroblastomas, que se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo. 

"La mayoría de los tumores sólidos malignos, como el neuroblastoma, producen hinchazón o dolor. Los síntomas varían porque la ubicación del tumor determina los síntomas que notan los padres", divulga Pediatric Oncology Resource Center.

Leer más: 8 mascarillas divertidas y lavables para niños

Normalmente, empieza a desarrollarse en formas tempranas de células nerviosas que se encuentran en un embrión o feto. Y se manifiesta en sus inicios en el vientre, provocando hinchazón, junto a dolor en los huesos y fiebre. 

Asimismo, otras de estas afecciones conocida como tumor de Wilms —nefroblastoma, técnicamente—, un tumor canceroso en el riñón, con incidencia en los niños de entre 3 y 4 años de edad, se manifiesta de manera idéntica. Y provoca náuseas y falta de apetito, destaca la ACS

Sangrados

Getty

Los sangrados y hematomas son síntomas típicos del cáncer más común en niños, la leucemia, que aglutina el 28% de todos los cánceres en niños, data la ACS

Leer más: 11 tipos de cáncer que están aumentando en niños, adolescentes y jóvenes

Este es un tipo de cáncer de la médula ósea y la sangre que puede venir también acompañado de otras manifestaciones como dolor en los huesos y articulaciones, fatiga y/o fiebre. 

Moratones con facilidad

Getty

"Los niños a menudo enferman o tienen golpes o hematomas que pueden enmascarar los primeros signos del cáncer", apunta la Sociedad

Leer más: Motivos por los que no debes llevar a tu hijo al colegio más allá de los síntomas compatibles con el coronavirus

A su vez, Cancer Research UK —una organización benéfica de investigación y concientización sobre el cáncer en Reino Unido y la Isla de Man— describe: "Moratones frecuentes o una erupción de pequeñas manchas rojas o moradas que no se pueden explicar".

Pérdida de energía inexplicable

Getty

La fatiga —una afección que los pacientes de COVID-19 podrían sufrir a largo plazo—, como verás mencionada en varios de los ejemplos previos y siguientes, es una de las manifestaciones más fáciles de identificar en los niños afectados por dichas patologías crónicas

Leer más: 27 maneras científicas en las que tu infancia influye en tu éxito como adulto

"Algunos síntomas comúnmente generales son sentirse muy cansado y agotado todo el tiempo y/o palidez de la piel notable", señala el Grupo de Cáncer y Leucemia Infantil de Reino Unido.

La pérdida de energía inexplicable en los menores podría ser un claro indicio de estar desarrollando algo anómalo en su organismo. Por ello, es importante vigilar su estado de salud y hacer las revisiones pertinentes en el caso de ser necesario. 

Anemia

Getty

En línea con el síntoma anterior, destacan desde Medical News Today, también puede aparecer la anemia —por la escasez de glóbulos rojos— con fatiga, debilidad, mareo, falta de aliento o sentirse inusualmente frío.

Leer más: Los 8 alimentos más ricos en hierro para prevenir la anemia

"Si tu hijo tiene una reducción del flujo sanguíneo al cerebro, es posible que tenga dificultad para hablar. Con un análisis de sangre se podrá ver si su hijo tiene un recuento de glóbulos rojos anormalmente bajo", informa la doctora Karen Gill, pediatra en el Mission Neighborhood Health Center (San Francisco, California, EEUU) a Healthline.

Dificultad para respirar

REUTERS/Willy Kurniawan

Asimismo, la pediatra Gill explica a Healthline que las células leucémicas se pueden agrupar alrededor del timo —órgano donde maduran las células T, imprescindibles para el sistema inmunitario adaptativo—. 

Leer más: Todo lo que se sabe sobre los niños y el COVID-19: contagian igual que los adultos, pero pueden empezar con síntomas diferentes y tener el virus activo durante más tiempo

Este se localiza en la base del cuello y su afección puede provocar disnea (falta de aire) o dificultad para respirar —algo que actualmente se puede confundir con el cuadro sintomatológico de COVID-19, aunque no sea frecuente en niños—.

Dolor localizado permanente

Getty

En casos como el cáncer rabdomiosarcoma, que puede localizarse en el cuello, la ingle, el abdomen, la pelvis o una de las extremidades, los dolores localizados tienden a ser señales del cuerpo de que algo no anda bien

Leer más: 19 signos silenciosos de tu cuerpo que indican problemas

Si no ha habido ningún incidente previo, en el que el menor pueda haberse golpeado con algo, se debería consultar a un especialista. 

Dolor en los huesos por la noche

Getty

El cáncer de huesos, particularmente el osteosarcoma —más común en adolescentes y en zonas donde los huesos crecen rápidamente—, suele empeorar en la noche o con excesos de actividad, causando incluso hinchazón en el área alrededor del hueso, describe la Sociedad

De hecho, Cancer Research UK subraya: "Dolor de espalda o de huesos que no desaparece, o dolor que despierta a tu hijo por la noche".

Enfermedad que no desaparece

Getty Images

Tener síntomas similares a los de la gripe que no desaparecen —como letargo, fiebre alta y náuseas, señala el Grupo de Cáncer y Leucemia Infantil de Reino Unido—, son algunas de las manifestaciones que indican una respuesta extraña del organismo.  

Pero la Sociedad Americana de Cáncer puntualiza que estos síntomas pueden aparecer por otra infinidad de patologías, aunque siempre se recomienda consultar a un experto. 

Leer más: El síndrome pos-COVID-19 está causando síntomas persistentes en los recuperados con secuelas que podrían durar años

"Es mucho más probable que la mayoría de estos síntomas sean causados ​​por algo diferente al cáncer, como una lesión o una infección. Aún así, si su hijo tiene alguno de estos síntomas, consulta a un médico", sentencia

"Muchos padres informan de que su hijo leucémico tuvo una infección o una gripe que no desapareció. Mirando hacia atrás, se dan cuenta de que el niño también tenía algunos de los otros síntomas mencionados anteriormente", recoge también Pediatric Oncology Resource Center.

Dolores de cabeza frecuentes 

Reuters

Los dolores de cabeza en los niños pueden ser uno de los indicios de tumores de cerebro y médula espinal, el segundo cáncer más común en la infancia (26% de los casos), siendo los de la médula espinal los más inusuales. 

"La mayoría de los tumores cerebrales en los niños comienzan en las partes inferiores del cerebro, como el cerebelo o el tronco encefálico", destaca la ACS.

Leer más: 8 signos que indican que tienes un tumor cerebral

Asimismo, Pediatric Oncology Resource Center insiste: "Como ocurre con la mayoría de los cánceres infantiles, los síntomas de los tumores cerebrales son difusos y confusos, y a menudo se atribuyen inicialmente a virus, problemas neurológicos o incluso problemas emocionales".

Y suelen ir acompañados de los siguientes 2 síntomas: 

Vómitos

Caitlin Ochs

Reuters

Las náuseas y los vómitos —también signos claves en el diagnóstico de COVID-19— inusuales entran en el cuadro de los tumores cerebrales en niños. 

Leer más: Por qué los niños menores de 5 años no deben comer uvas en Nochevieja

Pero también puede coincidir con el conocido como neuroblastoma, un tumor que, a pesar de poder localizarse en cualquier parte del cuerpo, normalmente se manifiesta en sus inicios en el vientre, provocando hinchazón. 

Cambios repentinos en la visión

Getty

Visión borrosa o doble, mareos, convulsiones, dificultad para caminar o manipular objetos se encuentran entre los síntomas más comunes de los tumores cancerígenos en niños

Aunque las principales afecciones a la vista aparecen en el cáncer retinoblastoma, el 2% de los cánceres infantiles. 

Leer más: Cómo proteger los ojos de tus hijos frente al uso excesivo de las pantallas

"Cuando ilumina el ojo de un niño con una luz (o toma una fotografía con flash), la pupila (la mancha oscura en el centro del ojo) se ve roja debido a la sangre en los vasos en la parte posterior del ojo. En un ojo con retinoblastoma, la pupila a menudo se ve blanca o rosada", detalla la ACS.

Pérdida de peso inexplicable

Getty Images

Es bastante inusual que un niño con una alimentación cuidada pierda o gane peso inexplicablemente —a excepción de los cambios hormonales, por ejemplo—.

Leer más: Los anuncios de la televisión podrían estar provocando que cada vez haya más niños que padecen obesidad

La pérdida de peso inesperada puede estar unida a algunos de los cánceres en infantes anteriormente mencionados

Sin embargo, acompañada de fiebre, sudoración, fatiga y bultos debajo de la piel del cuello es un indicio de los linfomas que se originan en las células del sistema inmunológico, los linfocitos. 

LEER TAMBIÉN: Este niño de tan solo 13 años ha inventado un modo más seguro para tratar el cáncer de páncreas

LEER TAMBIÉN: 15 signos de cáncer en hombres que debes dejar de ignorar

LEER TAMBIÉN: 15 signos de cáncer en mujeres que debes dejar de ignorar

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Salud
  2. Enfermedades
  3. Medicina
  4. Top
  5. Listas