Salvar el verano aunque eso implique sacrificar la Semana Santa, la última esperanza del sector turístico

Una mujer accede a la estación de Atocha (Madrid) en pleno brote de coronavirus.
Una mujer accede a la estación de Atocha (Madrid) en pleno brote de coronavirus.
Reuters/Sergio Pérez
  • Los empresarios del sector turístico asumen que lo importante ahora es prepararse para el verano, cuando arrancará verdaderamente la recuperación del sector. 
  • Para lograrlo tienen que sacrificar la Semana Santa, por lo que esperan que no se relajen las restricciones de movilidad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sector turístico lleva tiempo dando por perdida la Semana Santa y ahora tiene el foco puesto en verano, cuando se espera que la industria alce el vuelo gracias a la llegada de los turistas internacionales

Como los últimos meses han hundido al sector, los empresarios apuestan por no dejarse llevar por los festivos de las próximas semanas. El miedo a una cuarta ola que perjudique la temporada alta de verano les lleva a ser precavidos, de lo contrario supondría el fin para muchos de estos negocios, así se lo han hecho saber a Vozpópuli.

La falta de consenso entre las comunidades autónomas sobre si levantar o no las restricciones, en especial los cierres perimetrales, trae de cabeza al sector. 

Mientras que Madrid, Extremadura y los archipiélagos son partidarios de facilitar la movilidad, las patronales del sector turístico no quieren poner en riesgo la temporada estival, por lo que esperan que no se relajen totalmente las restricciones durante estos días, ya que más vale prevenir que curar, según informa el mismo medio.

En lo poco que llevamos de "un 2021 que empieza tan horroroso como 2020", según señalaba recientemente Raúl González, CEO de Barceló Hotel Group para EMEA, importantes eventos como las Fallas o las procesiones de Semana Santa han tenido que ser cancelados.

El sector turístico se aferra a un pasaporte sanitario europeo, pero algunos expertos advierten que un sello en una cartulina puede ser igual de útil y menos problemático

En declaraciones a Vozpópuli, Juan Molas, presidente de la Mesa del Turismo, ha indicado que se debería "tomar conciencia, ser pacientes y reducir la movilidad a lo mínimo posible", con el fin de retomar los viajes en un futuro.

Los empresarios quieren evitar episodios de movilidad masiva como los ocurridos en Navidad que provocaron la tercera ola de la que ahora trata de salir España.

La viróloga del CSIC, Margarita del Val, pidió en una entrevista a la ciudadanía hacer un esfuerzo en Semana Santa por evitar celebraciones. Según la viróloga aún no se dan las circunstancias idóneas para reducir el riesgo de que haya un repunte importante: "En Semana Santa todavía hace frío en muchos sitios y no se pueden hacer actividades al aire libre", expuso la experta.

Del Val volvió a señalar que el verano puede ser una fecha en la que se haga vida con más normalidad, aunque para ello, matizó, "es importante ganar 2 meses" de continuo descenso en el índice de contagios.

Ante esta situación, numerosos establecimientos han optado por seguir cerrados durante las vacaciones de Semana Santa, ya que no les sería rentable subir la persiana con estas medidas. 

"Hay que concentrarse en reducir los contagios y aumentar las vacunaciones para llegar a junio con unos niveles aceptables de inmunidad y no perder el verano. Si eso no ocurre y el sector turístico pierde la temporada, estamos muertos", indica a Vozpópuli el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

Los empresarios del sector reclaman al Gobierno y a las autoridades regionales que cumplan con su parte para lograr una temporada exitosa, lo que incluye que se extremen los esfuerzos en la vacunación y que se apoye económicamente a las compañías turísticas.

Otros artículos interesantes:

El Ayuntamiento de Madrid prepara crear una criptomoneda internacional para el sector turístico

14 startups del sector turístico que debes tener en el radar en 2021, según los principales expertos del sector

Google reúne en un 'think tank' a expertos del sector turístico durante 18 meses para diagnosticar y paliar los desafíos a los que se enfrenta la industria