Pasar al contenido principal

Bruselas pide a Facebook, Twitter y YouTube que cumplan las mismas normas que aplica a los medios de comunicación contra los mensajes de odio

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook
Mark Zuckerberg, CEO de Facebook REUTERS/Leah Millis/File Photo

  • La Comisión Europea ha anunciado este jueves sus nuevas pautas para la Directiva comunitaria de Servicios de Comunicación Audiovisual, en la que precisa que Facebook, Twitter o YouTube, entre otras, tendrán que cumplir las normas contra el discurso de odio y los contenidos dañinos.
  • De este modo, las redes sociales estarán sujetas a la misma normativa que regula la difusión de mensajes de odio que ya se aplica desde 2018 a los medios de comunicación audiovisuales.
  • Los medios tradicionales han presionado desde hace 2 años para que se apliquen estas normativas a las redes sociales, según Reuters.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las redes sociales serán responsables de los mensajes de odio y los contenidos perjudiciales que se transmiten a través de sus plataformas, al menos en la Unión Europea. Así se desprende de las nuevas directrices para la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual de la UE que ha publicado la Comisión Europea este jueves.

La principal novedad de las nuevas directrices audiovisuales comunitarias es que aplica a Facebook, Twitter o YouTube la misma normativa que están obligados a cumplir los medios de comunicación tradicionales desde 2018, cuando se aprobó la directiva que controla los estándares de calidad de los contenidos audiovisuales en el mercado común.

Leer más: Youtube desactiva los comentarios en los vídeos en los que aparecen niños ante la polémica de los pedófilos

Precisamente, han sido los medios tradicionales los que han presionado en los 2 últimos años para que se apliquen estas normativas a las redes sociales y plataformas online, según Reuters, que recoge declaraciones de la Asociación Europea de Televisión Comercial señalando que "las directrices se aplican nuevas responsabilidades a las plataformas online, de forma limitada pero son bienvenidas".

Así, el texto publicado por Bruselas señala que las plataformas digitales "deberán garantizar, de manera similar a las cadenas multimedia tradicionales, que los usuarios están protegidos contra el discurso de odio y que los menores están protegidos contra los contenidos perjudiciales", destacando que "al igual que otros bienes y servicios, los medios audiovisuales están sujetos a las normas del mercado único europeo".

En concreto, el texto de la CE hace referencia a "tomar medidas contra el contenido señalado, que incite a la violencia, al odio y al terrorismo, y garantizar que la publicidad y el product placement en los programas infantiles es adecuado". No obstante, las directrices de Bruselas no son vinculantes y serán los 27 los que definan antes del 19 de septiembre cómo y a qué empresas se aplican estas normas.

Por otra parte, la Comisión también ha anunciado que se solicitará a los servicios de streaming que dediquen al menos un 30% de sus catálogos audiovisuales a contenidos creados o producidos en el entorno comunitario, lo que supone una apelación directa a las plataformas que lideran el streaming en el Viejo Continente, como HBO, Netflix y Amazon Prime.

Leer más: Todo lo que necesitas saber sobre el GDPR, la normativa de la UE que hace temblar a Silicon Valley

La CE desestima así las exigencias de las plataformas online, mayoritariamente estadounidenses, que reclamaron en enero a la UE que no las responsabilizase por los contenidos ilegales publicados en sus plataformas. En concreto, Google, Facebook y Twitter, a través del lobby tecnológico Edima, enviaron una carta a la Comisión Europea mientras preparaba las directrices que presentó este jueves.

Hasta ahora, la UE ha permitido que las redes sociales se autorregulen, es decir, gestionen ellas mismas el contenido ilegal con la única excepción del contenido vinculado al terrorismo, y sin que se las considere legalmente responsables por los mensajes de odio y los contenidos perjudiciales que están publicados en sus plataformas.

Y además