Pasar al contenido principal

El coste de desarrollar una vacuna contra el coronavirus podría ser demasiado alto para el presupuesto de Europa

Vacuna contra el COVID-19 de Arcturus Therapeutics
Pruebas de la vacuna contra el COVID-19 de Arcturus Therapeutics.

Bing Guan/ Reuters

  • Fabricar una vacuna es un proceso de miles de millones de dólares que podría costar demasiado para Europa, según informa Politico
  • La Coalición para la Innovación en Preparaciones para Epidemia estima que desarrollar una vacuna contra el coronavirus costará unos 2.000 millones de dólares, eso sin incluir los costes de fabricación
  • Los expertos consultados aseguran que Europa funciona muy bien para financiar los primeros estadios de una vacuna, pero fallan a la hora de apoyar el proyecto a medida que avanza. 
  • El think tank Bruegel advierte de que los presupuestos de salud deben "multiplicarse" si quieren financiar una vacuna disponible para todos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cuánto costará producir una vacuna? La Coalición para las Innovaciones en la Preparación para las Epidemias (CEPI), una fundación que financia la investigación colaborativa de vacunas, estima que se necesitarán 2.000 millones de dólares para obtener una vacuna eficaz contra el coronavirus, y eso sin incluir los costes de fabricación.

Cuando se obtiene un candidato vacunal, las fases para probar su eficacia requieren de pruebas en animales, pruebas en humanos y ensayos a gran escala. Después, la vacuna debe recibir aprobación de los organismos reguladores y luego ser producida a gran escala.

Las compañías están pidiendo flexibilizar esos procesos para acelerar la llegada de una vacuna al mercado, lo que también podría suponer una reducción de los costes.  En cualquier caso, el precio podría ser más alto de lo que Europa estaría dispuesta a pagar, según informa Politico. 

Los expertos consultados por el medio explican que, en general, Europa hace un buen trabajo financiando las primeras fases de investigación de una vacuna son realizadas por empresas de biotecnología o instituciones de investigación más pequeñas.

A medida que el desarrollo de una vacuna avanza, el proceso se va encareciendo, por lo que es común que las grandes farmacéuticas pasen a tomar el control del desarrollo de una vacuna en este punto.

Leer más: Las 5 vacunas contra el coronavirus que ya se están probando en humanos en todo el mundo: fortalezas, debilidades y plazos estimados

De hecho, en la carrera por desarrollar una vacuna contra el COVID-19, se han visto alianzas entre pequeñas biotecnológicas y gigantes farmacéuticos, como la de la alemana BioNTech con Pfizer

Por su parte, la investigadora de la Universidad de Oxford, Sarah Gilbert, que lidera el desarrollo de un candidato vacunal que ya se está probando en humanos, reconoce que es muy complicado conseguir financiación. La vacuna ha ido recibiendo financiación para avanzar por las diferentes etapas de los ensayos clínicos, pero el proceso se irá encareciendo y también hay que asegurar los costes de fabricación. 

Bruegel, un think tank económico con base en Bruselas, escribe que los presupuestos públicos destinados a desarrollar una vacuna "deben multiplicarse" si se quiere financiar una vacuna disponible para todos.

El mismo think tank recuerda que  solo entre un 20 y un 40% de las vacunas que llegan a los ensayos clínicos luego tienen éxito. En el resto de casos, los ensayos sirven para revelar que no es eficaz o segura.  

Por eso, Jeremy Farrar, el director del Wellcome Trust (otro organismo que financia investigaciones), asegura a Politico que la clave es invertir en múltiples vacunas porque no hay garantía de qué vacunas funcionarán, pero reconoce que esa no es una forma habitual de trabajar. 

Y además