Malas noticias para la vuelta al cole: un nuevo estudio sobre el coronavirus insiste en que los niños contagian igual que los adultos

Una clase vacía por la epidemia del coronavirus

REUTERS/Nacho Doce

  • "Los niños no son inmunes a esta infección", es la clara conclusión de un nuevo estudio publicado en el Journal of Pediatrics que investiga la incidencia del coronavirus en los menores. 
  • La investigación se suma a la evidencia científica que coincide en señalar que no se puede subestimar el papel que juegan los niños en la propagación de la pandemia de cara a la vuelta al cole. 
  • A pesar de todo, Quique Bassat, pediatra e investigador ICREA en ISGlobal, insiste en que la apertura de las aulas se puede llevar a cabo de forma segura y señala que, aunque se contagian igual, es posible que tengan menos capacidad de propagarlo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"Los niños no son inmunes a esta infección", es la clara conclusión de un nuevo estudio publicado en el Journal of Pediatrics que investiga la incidencia del coronavirus en los menores. 

El estudio, realizado en el Hospital General de Massachusetts y Mass General Hospital for Children, ha seguido a 192 pacientes de entre 0 y 22 años, 49 de ellos infectados por coronavirus, y asegura que los menores tienen cargas virales iguales e incluso mayores que las de los adultos. 

De cara a la vuelta a colegio, los autores de la investigación resaltan la importancia de estos hallazgos asegurando que, aunque los niños con COVID-19 no tienen tantas probabilidades de enfermarse tan gravemente como los adultos, como portadores asintomáticos que van al colegio, pueden propagar la infección y llevar el virus a sus hogares. 

"Hemos pasado de pensar que los niños estaban protegidos a saber que sí que se contagian", explica Quique Bassat, pediatra e investigador ICREA en ISGlobal, centro impulsado por Fundación la Caixa, a Business Insider España.

Bassat rechaza que los menores sean supercontagiadores, pero asegura que la evidencia que establece que los menores se contagian igual que los adultos se acumula. 

Leer más: Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

"Durante esta pandemia de COVID-19, hemos examinado principalmente a los sujetos sintomáticos, por lo que hemos llegado a la conclusión errónea de que la gran mayoría de las personas infectadas son adultos. Sin embargo, nuestros resultados muestran que los niños no están protegidos contra este virus", asegura la investigación recientemente publicada. 

Bassat es cauteloso a la hora de establecer si la edad de los menores influye en su susceptibilidad al virus. "Hay varios estudios que aseguran que los menores de 10 años se contagian menos", reconoce. 

En Islandia, un equipo de investigadores analizó al 6% de la población del país para detectar el coronavirus. De los más de 848 niños que respondieron a una invitación para participar en una parte del estudio, el equipo no encontró infecciones por coronavirus en niños menores de 10 años, incluso con los colegios y guarderías abiertos en ese momento. 

En esta misma línea, un estudio del 80% de la población del pueblo italiano de Vó encontró que ningún niño de 10 años o menos contrajo el virus allí, aunque al menos 13 de ellos convivían con miembros de la familia infectados.

"Aunque puede tener cierta lógica en el sentido de que el cuerpo de un adolescente es más parecido al de un adulto, todavía no lo sabemos", advierte aun así Bassat. El propio médico ha participado de un estudio en Hospital Sant Joan de Déu Barcelona  que investigó los contactos de casos primarios y determinó que los niños expuestos al virus tienen la misma probabilidad de contagiarse que un adulto.

Leer más: El coronavirus podría estar multiplicando los casos de niños con síntomas de la enfermedad rara de Kawasaki, según los últimos datos de un estudio italiano

Los niños se contagian igual, pero es probable que lo transmitan menos 

Aunque se ha establecido que los niños se contagian igual, también parece estar generándose consenso en torno a la teoría de que los menores contagian menos. 

"Probablemente su capacidad de transmisión es menor", reconoce Bassat, que explica que de todos los brotes investigados, ninguno suele estar iniciado por un niño. Sin embargo, él mismo advierte de un sesgo en ese razonamiento: "la mayoría de los niños son asintomáticos y en un brote se identifica al paciente índice en función de cuál fue la primera persona en cursar enfermedad". 

La explicación a por qué pueden tener menos probabilidades de transmitirlo no está clara. "En un primer momento se pensó que los menores tenían menos carga viral, pero estamos viendo que realmente es parecida", explica Bassat, algo que confirma el nuevo estudio. 

De hecho, la investigación asegura que los niños infectados tenían un nivel significativamente más alto de virus en sus vías respiratorias que los adultos hospitalizados en las UCI para el tratamiento del COVID-19 y advierte de que "el riesgo de contagio es mayor con una alta carga viral". 

Bassat aventura una posible causa de la menor capacidad de transmisión de los niños. "Probablemente tenga que ver con la capacidad de expresar clínicamente la enfermedad", señala. Es decir, hay síntomas de la enfermedad, como la tos, que aumentan las posibilidades de contagiar a otra persona. Los menores tienden a ser asintomáticos, por lo que esto podría reducir su capacidad de contagio. 

Leer más: Por qué puedes ser inmune al coronavirus aunque los anticuerpos desaparezcan

Los interrogantes que más urge responder sobre el coronavirus y los niños 

La evidencia científica en torno a los niños y el coronavirus sigue siendo limitada en todos los campos y el investigador señala los interrogantes que sería más importante despejar. 

"Habría que entender cuáles son los factores que predisponen a algunos niños a enfermar gravemente o incluso a sufrir el síndrome parecido a Kawasaki", reflexiona el pediatra. "Afortunadamente son pocos, pero están ahí", concluye. 

También habría que entender exactamente si la menor presencia de receptores ACE-2 en los menores o la inmunidad cruzada por la mayor exposición a coronavirus parecidos al SARS-Cov-2 hace que estén más protegidos contra el virus. "Es una explicación plausible, pero la realidad es que no lo sabemos", advierte Bassat. El médico cree que todavía se necesita un gran estudio centrado en cómo afecta el coronavirus a los pacientes pediátricos. 

De hecho, el nuevo estudio publicado en Journal Pediatrics realiza un descubrimiento interesante relacionado con la presencia de receptores ACE-2, asegurando que aunque los niños más pequeños tienen un número menor de receptores del virus que los niños mayores y los adultos, esto no se correlaciona con una disminución de la carga viral.

Leer más: Los centros educativos se aproximan al inicio de curso con la incertidumbre de cómo adoptar las medidas para asegurar una vuelta a las aulas sin riesgo: "Todo eso sin tiempo y sin previsión no se puede hacer"

A pesar de todo, Bassat asegura que tanto pediatras como educadores coinciden en que la vuelta al cole presencial es necesaria y es posible garantizar que se haga de forma segura si se aplican las medidas recomendadas. 

El médico señala el caso de Israel, que ha tenido que cerrar muchos colegios al poco de organizar la vuelta a las aulas. "No han seguido las recomendaciones, pero se pueden hacer bien las cosas", asegura Bassat. 

"Lo que se necesita para la vuelta al colegio es tenerle respeto al virus y tomárselo en serio", concluye el experto. 

Por su parte, los autores del estudio recomiendan no confiar en los controles de temperatura a los alumnos y priorizar el distanciamiento social, el uso de mascarillas, protocolos de higiene de manos y combinar la educación presencial con la virtual. 

"Si las escuelas se reabrieran completamente sin las precauciones necesarias, es probable que los niños desempeñen un papel más importante en esta pandemia", concluyen los autores.

Otros artículos interesantes:

Llega una ciclogénesis explosiva: qué es y cómo afectará a España

Las polémicas zapatillas Vaporfly de Nike son tan rápidas que algunos atletas patrocinados por otras marcas las usan en secreto para competir

La OMS advierte de que los jóvenes son los protagonistas de los rebrotes y crea un comité de expertos en conducta: "El mayor desafío es convencer a los jóvenes del peligro"

Te recomendamos

Y además