Pasar al contenido principal

Por qué puedes ser inmune al coronavirus aunque los anticuerpos desaparezcan

Los médicos españoles creen haber descubierto un nuevo síntoma de coronavirus.
Reuters

  • La inmunidad contra el nuevo coronavirus sigue siendo uno de los mayores interrogantes por resolver en esta pandemia y las últimas investigaciones están arrojando cada vez más luz sobre cómo se defiende el sistema ante la infección.
  • Cada vez más estudios coinciden en una cosa: los anticuerpos generados desaparecen a los pocos meses. Sin embargo, esto no quiere decir que no haya inmunidad. 
  • Otras investigaciones apuntan a que los pacientes desarrollan inmunidad celular y los expertos piden que los análisis incluyan la búsqueda de los linfocitos responsables de esta respuesta. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La inmunidad contra el nuevo coronavirus sigue siendo uno de los mayores interrogantes por resolver en esta pandemia y las últimas investigaciones están arrojando cada vez más luz sobre cómo se defiende el sistema ante la infección. 

Cada vez más estudios coinciden en una cosa: los anticuerpos generados desaparecen a los pocos meses.

En la respuesta inmune ante este virus intervienen muchos factores y va mucho más allá de los anticuerpos. Los resultados de la tercera oleada del estudio de seroprevalencia del Ministerio de Sanidad, presentados en la primera semana de julio, también arrojaron resultados similares: un 14,4% de los casos que dieron positivo en la primera ronda ya no tenía anticuerpos detectables seis semanas después.

Estos hallazgos han causado el desánimo al sugerir que haber pasado la enfermedad no genera inmunidad a largo plazo, lo que cuestiona el desarrollo de las vacunas y preocupa ante la posibilidad de sufrir reinfecciones

Sin embargo, los anticuerpos no son la única línea de defensa del sistema inmune, que parece actuar de forma bastante compleja frente al nuevo virus y sugiere que no tener anticuerpos no implica no tener inmunidad. De hecho, es importante destacar que, hasta ahora, no se ha confirmado de forma oficial ningún caso de reinfección. 

Leer más: Ni para emitir pasaportes de inmunidad ni para confirmar infecciones: en qué situaciones son realmente útiles los test de anticuerpos

Por qué desaparecen los anticuerpos 

Los anticuerpos generados ante cualquier tipo de enfermedad se comportan de manera diferente. En el caso de los otros dos coronavirus causantes de síndromes respiratorios, los resultados también difieren. En el SARS, por ejemplo, los anticuerpos permanecen durante años en las personas que han pasado la infección, según algunos estudios seguimiento a largo plazo. Sin embargo, en los pacientes de MERS, los anticuerpos acababan desapareciendo algunos meses después.

En el caso del SARS-Cov-2 parece que desaparecen a los pocos meses, pero los expertos también advierten de que podrían estar presentes a niveles indetectables para los test o que podría haber anticuerpos para los que no se realizan pruebas. 

“Los anticuerpos IgA no se están mirando y también son muy importantes. Es un anticuerpo que se genera en los sitios por los que entra el virus, las mucosas, y es un anticuerpo que bloquea, neutraliza al virus. Pero no es habitual mirarlo, de momento no hay casi kits que lo detecten”, explica Alfredo Corell, inmunólogo y directivo de la Sociedad Española de Inmunología, a Nius

En los pacientes de coronavirus, varios estudios parecen apuntar también a que la presencia a largo plazo de anticuerpos difiere entre los casos leves y los casos graves. En el segundo caso, los anticuerpos aparecen en más cantidad y parece que se mantienen durante más tiempo, aunque todavía es pronto para sacar conclusiones. 

Leer más: La OMS advierte de que la pandemia es una ola continua y no será estacional

Si no hay anticuerpos, ¿cómo puede haber inmunidad? 

Un reciente estudio publicado en Science explicó que hay tres tipos de respuesta inmune ante el nuevo coronavirus y en una de ellas no hay anticuerpos, pero sí una respuesta celular. 

Es lo que se conocen como inmunidad celular y en la que destaca el rol de las células o linfocitos T, que organizan la defensa del sistema ante la nueva infección. 

Un estudio realizado en China con 175 pacientes leves de COVID-19 comprobó que 10 de ellos, un 6% de los analizados, no produjeron anticuerpos en absoluto o no en niveles suficientes para ser detectados. Los investigadores explican que "otras respuestas inmunes, incluyendo células T, pueden haber contribuido a la recuperación". 

Una investigación del Instituto Karolinska (Suecia) asegura que, teniendo en cuenta esta respuesta, "la inmunidad al COVID-19 es probablemente más alta de lo que las pruebas han mostrado" hasta ahora. 

Los expertos piden que se hagan pruebas y analíticas que busquen este tipo de linfocitos que, aunque son más complejas, ofrecerán una mayor comprensión de cómo está realmente de protegida la gente ante el coronavirus. 

La propia Sociedad Española de Inmunología (SEI) ha pedido ya varias veces que se estudie la presencia de estas células, sobre todo en los pacientes en los que han desaparecido los anticuerpos. 

“Sería dar un paso más en el conocimiento del virus a la vez que evitamos el desasosiego de pensar que, si no tenemos anticuerpos, no tenemos inmunidad”, apunta la doctora Carmen Cámara, secretaria de la SEI, a Efe

Leer más: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

La inmunidad celular sí parece estar presente e incluso podría proteger a personas de una primera infección 

Mientras que los estudios sobre anticuerpos han causado desánimo, las nuevas investigaciones sobre linfocitos T permiten ser optimistas, ya que están presentes en el 100% de pacientes que han pasado la enfermedad, según los datos del Hospital Universitario de Tubinga (Alemania). 

Los investigadores del Instituto Karolinska también destacan que sus resultados indican que "las personas que han desarrollado inmunidad de células T vienen a ser el doble comparación con aquellas en las que podemos detectar anticuerpos".

Además, la presencia de estas células causada por infecciones de coronavirus similares —como los que causan los resfriados comunes— podría también proteger a las personas, un proceso que se conoce como inmunidad cruzada. 

Varios estudios, como el del propio Hospita Universitario de Tubinga (pero también otros de la Universidad de Rotterdam o el Instituto de La Jolla) señalan que muchos de los pacientes no infectados tenían células inmunitarias con capacidad de detectar el SARS-CoV-2.

Leer más: Las farmacéuticas empiezan a descifrar cuál será el precio de la vacuna del coronavirus: todo lo que debes saber

En concreto, el más reciente de ellos, de La Charité-Universitätsmedizin de Berlín y el Instituto Max Planck de Genética Molecular, ha descubierto que una de cada tres personas sin exposición previa al SARS-CoV-2 tiene células T capaces de reconocer el virus.

"Yo creo que, por supuesto, cuántas más veces haya estado expuesta una persona a un virus parecido, más información tiene de ese virus", aventuraba ya en mayo Ana Fernández-Sesma, la viróloga española que  dirige un laboratorio en la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí (EEUU), en una entrevista con Business Insider España. 

"La infección por otros virus anteriores te puede ayudar a combatir la enfermedad. No creo que protejan contr la infección, pero quizá tienes un cuadro más leve", teorizó. 

Y además